Réplica del señor Lequerica al delegado ruso en el debate sobre colonialismo  :   
 Las falsedades de Zorín acerca de Canarias son un atentado a la soberanía y a la integridad de España. 
 ABC.    15/12/1960.  Página: 55-56. Páginas: 2. Párrafos: 8. 

REPLICA DEL SEÑOR LEQUERICA AL DELEGADO RUSO EN EL DEBATE SOBRE

COLONIALISMO

LAS FALSEDADES DE ZORIN ACERCA DE CANARIAS SON UN ATENTADO A LA

SOBERANIA Y A LA INTEGRIDAD DE ESPAÑA

Nuestro representante en la O. N. U. protesta enérgicamente por la actitud soviética

Sede de las Naciones Unidas 14. En el debate sobre el colonialismo ha intervenido el representante

permanente de España, don José Félix de Lequerica, para rebatir, en uso del derecho de réplica, las

falsedades expuestas por el representante de la Unión Soviética, Valerian A. Zorin, en la sesión del

miércoles. Como es sabido, en esta ocasión el representante soviético incluyó las Islas Canarias en una

enumeración que hizo de territorios no autónomos en el continente africano. El Sr. Lequerica dijo, entre

otras cosas:

"No quiero ofender la ilustración de los señores delegados; bien saben todos que las Canarias son

antiquísimas provincias insulares españolas, más antiguas dentro de la unidad nacional de España que

algunas de las provincias peninsulares de Europa. En Canarias se detuvo Cristóbal Colón cuando fue a

América, y fue Canarias un verdadero centro de irradiación para la obra de creación de España en el

Continente occidental. En América, durante los siglos de unión con la Corona de España, se hablaba

constantemente de españoles "peninsulares" y "canarios". De Canarias proceden muchos americanos del

centro y del sur del Continente, de nuestro idioma y de nuestra raza. De Canarias es el más grande

novelista español del siglo XIX, Galdos. Constituye, pues, una monstruosidad histórica decir lo que ha

dicho el portavoz soviético. Es ignorar lo que cualquier alumno un poco aprovechado de Geografía

europea sabe. Un ministro del Gobierno español, el Sr. Carrero Blanco, ha definido bien el carácter histó-

rico-geográfico de España al decir que la nación española es geográficamente una península con una

pequeña unión al continente europeo y varias islas y territorios que son tierra española en el Atlántico y

en el Mediterráneo. La península se acerca, mucho a una isla. El único nexo de unión de nuestra nación es

el mar. Somos un inmenso archipiélago, concluye el Sr. Carrero Blanco."

"Pero, sobre todo, lo que ha dicho el representante de la Unión Soviética implica un atentado a la

soberanía e integridad de España, garantizadas por la Carta de las Naciones Unidas, contra el cual

formulamos la más enérgica protesta, deplorando profundamente que tal tipo de agresión pueda surgir en

estos debates.

ATROPELLO INCALIFICABLE

El representante de la Unión Soviética, cuando se aludió por el señor representante británico a

deportaciones en masa de poblaciones enteras de su país y a la supresión de la nacionalidad que

acompañaba a esas deportaciones, añadiendo que eso había sucedido en la Crimea Tártara y en el Kal-

myk, y en algunas otras comunidades más pequeñas, protestó airadamente y vino aquí todo sofocado,

señalando que era una infracción de los principios generales aceptados en los trabajos de nuestra

Asamblea, y le pedía al señor presidente que protegiera a la Delegación soviética y a las Delegaciones de

otros Estados contra esa tentativa de inmiscuirse en los asuntos internos de un país. Lo mismo hago yo en

este caso, aceptando su precedente, señor presidente, y quiero, dentro del espíritu y de la letra de nuestra

constitución, dejar constancia de este atropello incalificable de la Delegación, de la Unión Soviética, para

la cual veo no existe respeto a la ley; ni siquiera al enfrentarse con texto tan visible para todas como el de

la Carta. Para la Unión Soviética hay dos medidas bien diferentes, ya que cuando se trata de aludir al

notorio imperialismo y colonialismo soviético exterioriza inmediatamente su protesta, y a la vez,

no duda, como prueba toda la historia de ese régimen, en inmiscuirse en los asuntos internos de los demás

países y atacar la integridad territorial de mí Patria, como ha, ocurrido el miércoles."

"Aun afectados muy poco directamente por los problemas coloniales, nosotros podemos hablar con

imparcialidad y con des-interés: No pensaba intervenir en este debate, pero ya que lo hago aprovecho la

ocasión para recoger la honradez de los países africanos y asiáticos que, a pesar de su mayor interés en el

problema, no han incurrida, durante este debate en culpa semejante a la de la Delegación soviética y han

guardado a la discusión colonial los respetos intelectuales y políticos debidos, sin acrobacias propias de

quienes buscan en ella, no el progreso humano, sino pretextos para enredar."

´´Y ya que estoy aquí, no he de callar que los pueblos de América del Centro y del Sur, en términos

conmovedores—y éstas si que son alusiones gratas de recoger—han reconocido con la precisa altura

intelectual el pasado español y han mantenido sus vínculos, con la vieja península europea y sus Islas

Canarias, Baleares y demás provincias insulares."

EL VERDADERO COLONIANISMO SOVIÉTICO

"Antes de concluir debo decir que pido a Dios que me libre de imitar el mal ejemplo soviético, que

permite interrumpir discusiones importantísimas encaminadas, como, decía antes, al progreso social del

mundo entero. Pero si quisiera hacerlo, con sólo leer el "New York Times" del 24 de septiembre de 1960

encontraría tema para hablar del colonialismo de los soviets durante otro largo período de sesiones. En él

se señalan todos los países violentamente "colonizados" por la Rusia Soviética: Lituania, Letonia,

Estonia, Armenia, Georgia, Azerbaiján, Uzbequistan, Turcomania, Kirguisia, Tadchiquistan, Kasakistan,

Tartaria y territorios de los yakutos y de los buriatos.

Y sin ir tan lejos, ni entrar en tanta complicación de geografía humana, nosotros podemos citar, con

arreglo al informe que ha traído Sir Leslie Munro, a los húngaros; y podemos citar con una sola mirada al

mapa a la Alemania oriental. Pero preferimos, por ahora, no perturbar esta sesión con interferencias como

esas que hacen poco honor a quienes las suscitan y que no tienen mayor seriedad que la que pudiera

implicar, por ejemplo, una petición nuestra de liberar del colonialismo soviético a Odesa o a Lenin-

grado."—Efe.

 

< Volver