Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
 ABC en Roma. 
 España e Italia, colaboradoras y no competidoras     
 
 ABC.    15/11/1958.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

15 DE NOVIEMBRE DE 1958.

ABC en Roma

ESPAÑA E ITALIA, COLA-BORADORAS Y NO COMPETIDORAS

Roma 14 (Crónica de nuestro corresponsal.) Se ha tenido la feliz idea de celebrar este año la Asamblea

cié la Cámara, de Comercio Española en Italia a bordo de un barco que es orgullo de la Ingeniería naval

española fondeado en el puerto de Genova y que -está batiendo con gallardía, eficacia, técnica y

comodidad los dos mares que bañan nuestras costas: el Mediterráneo y el Atlántico. No hay que decir que

la motonave es el "Cabo de San Roque". De otra parte,; era conveniente que reunión tan importante,

tuviera por cabecera el magnífico puerto de Genova, cuya, unión con el de Barcelona y con la capital

catalana es tradicional, representando con Marsella, en su vértice superior, el triángulo que puede

calificarse de núcleo, vital de una unión latina que tan beneficiosa podría ser para los intereses

económicos y políticos de nuestros pueblos.

La sesión de la Cámara de Comercio Española en Italia fue abierta por su presidente, D. Roberto

Balbontín, quien comenzó por presentar al nuevo consejero comercial de nuestra. Embajada,-D. Ramón

Ma-tpses, que en-sus palabras señaló que los fines del organismo se habían cumplido a la perfección y

que con la mayoría de edad de está Cámara de Comercio su libertad de , acción sería más extensa y hasta

muy posible que conviniera trasladar so. sede desde Roma a Milán, no soto .porque, allí reside la

Secretaría General, sirio´porque 3a-capital lombarda es -el centixrmás vital de la economía y del

comercio: italianos y, por lo tanto, la actuación en aquel punto sería más eficaz y más íntima su

colaboración con la Oficina Comercial de la Embajada de España en Roma,

Don Ramón Matoses se refirió en su discurso a la situación actual del comercio hispano-italiano,

señalando la esperanza que España fía Buesto en los positivos resultados ¡fe & nueva orientación de su

política económica, que tiende hacia una mayor integración en los organismos eco-nómicos europeos.

Destacó también la contribución italiana al desarrollo industrial de nuestro país, expresando la

conveniencia de fomentar la colaboración industrial, ya que los resultados eran óptimos y hasta el

mpmeato más de 150 empresas italianas se eacueatEan interesadas en diferentes órdenas de la industria

española. Matoses inco sffl&a de suma utilidad que en lo sucesivo que pueda establecer una mayor

colaboración industrial con. vistas a que los productos manufacturados en España puedan erigirse, no solo

al abastecimiento del mercado español, sino incluso a exportar a otros países; principalmente a los merca

dos hispanoamericanos. Y en cuanto al comercio de los productos agrícolas, una vez que la integración

europea sea un ne-cho total, nuestro consejero económico dijo que España e Italia deberían presentarse

ante terceros mercados como colaboradoras y no como competidoras.

A la Asamblea celebrada en el "Cabo de San Roque" siguió un banquete, también a bordo, presidido por

el embajador de España en Italia, conde de Navasqüés, y con la presencia de numerosas autoridades

italianas. Hubo los discursos de rigor y,. finalmente, eli embajador hizo constar con palabras elocuentes la

marcha lenta, pero firme, de España hacia el liberalismo económico y, por consiguiente, hacia una mayor

cooperación con Italia en el campo mercantil, lo que traería como consecuencia qué el conocido tópico

sobre el paralelismo de las dos economías, española e italiana, no fuera obstacula para una mayor

colaboración económica entre ambos países. Esta es, en definitiva, la finalidad de la Cámara de Comercio

Española en Italia.-- J.C.C.

 

< Volver