Autor: Massip Izábal, José María. 
 ABC en Washington. 
 La actuación del Gobierno de Madrid ha tenido gran repercusión en Estados Unidos  :   
 Manifestaciones del embajador de España, D. José María de Areilza. 
 ABC.    21/08/1959.  Página: 25-26. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

ABC. VIERNES 21 DE AGOSTO DÉ 1959.

ABC en WASHINGTON

LA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO DE MADRID HA TENIDO GRAN REPERCUSIÓN EN

ESTADOS UNIDOS

Esperan los geólogos descubrir petróleo en el subsuelo español

INTERÉS EN NORTEAMÉRICA POR EL CASTELLANO, LA LENGUA EXTRANJERA MAS

ESTUDIADA

Manifestaciones del embajador de España, D. José María de Areilza

Washington 20. (Crónica de nuestro corresponsal.) "El año ha tenido un signo predominante económico.

Durante el mismo, tres importantes pasos han sido dados por nuestro Gobierno para liberalizar la

economía española. La ley de hidrocarburos, la de inversiones extranjeras y el programa de estabilización.

Los tres acontecimientos han tenido en Estados Unidos una gran repercusión...", me decía el otro día el

embajador de España en esta capital, al d espedirse de mí para unas breves vacaciones en Europa.

Para D. José María de Areilza, el año fiscal que acaba de terminar en Estados Unidos, ha sido de una

excepcionalísima actividad. Pocos embajadores en Washington tendrán más merecidas unas vacaciones

que el Sr. Areilza. Y menos tendrán, como él, razones para mayor satisfacción ante una misión realizada.

Este corresponsal se ha referido reiterada mente en los últimos meses a la importancia que las empresas

norteamericanas han dado y dan a las leyes citadas por el Sr. Areilza. La de hidrocarburos ha dado per

resultado inmediato el que más de 20 Compañías americanas—entre las que se encuentran subsidiarias de

los grandes nombres del mundo del petróleo— hayan solicitado permisos de prospección en la Península

y el Sahara español, y que varias de ellas se encuentren ya sobre el terreno, en busca de los yacimientos

que Sus geólogos esperan descubrir en nuestro subsuelo. En cuanto a la ley de inversiones extranjeras,

con el aliciente de un porcentaje alto de capitalización y garantías en materia de repatriación de

dividendos y capitales, ofrece mucho campo a la industria norteamericana para instalarse en España o

asociarse con empresas españolas. Según mis noticias, desde que apareció la ley se han prodrcido ya

varias e importantes gestiones en este sentido.

Por lo que hace al programa Je estabilización económica emprendido por España después de su

incorporación a la O. E. C. E., el Sr. Areilza, en estrecha y constante cooperación con el Gobierno de

Madrid, llevó a cabo aquí, durante largos messs, las intensas gestiones indispensables para coordinar la

que podríamos llamar parte americana de los créditos de estabilización, en el triple frente del Gobierno

americano, la Banca neoyorquina y el Fondo Monetario Internacional. A este respecto , la de Washington

y Nueva York fue una operación impeca-cional. A este respecto, la de Washington´ las autoridades

diplomáticas v económicas del Gobierno de Madrid. Una gran gestión rtara un gran proyecto.

—La Administración americana—me dijo el embajador—se solidarizó moral y materialmente desde el

principio con nuestro programa de estabilización, porque entiende que sin una moneda estable en el

orden interior y externo, no puede haber verdadero progreso económico. En definitiva, la ayuda

económica rué España viene recibiendo bajo diversas formas, desde 1953, tiene por objeto establecer los

cimientos del mejoramiento social necesario para fortalecer a una nación que, como la nuestra, mantiene

una sólida línea anti-comunísía. Por otra parte, el plan global de reformas económicas tiende a situarnos

en línea con los países de Occidente, a integrarnos gradualmente en la comunidad europea. El progreso en

esa dirección es considerable ya. El mejoramiento de nuestras relaciones con Francia y Gran Bretaña en

los últimos años, bajo la inspiración de nuestro ministro de Asuntos Exteriores, Sr. Castieíla, ha causado

en Estados Unidos una gran satisfacción.

En el curso del año fiscal que ha acabado, la afluencia de rignatarios y personalidades españoles a Estados

Unidos ha sido considerable.

—Entre otras muchas—comenta el señor Areilza—recuerdo la del ministro del Ejército, teniente general

Antonio Barroso, cuyas conversaciones aquí abriero;i el ca« mino a un proceso de modernización de

nuestras fuerzas de Tierra, actualmente en curso. Las autoridades militares americanas lo siguen con gran

interés, ´jfambién. quiero citar la muy breve del ministro de Trabajo, Sr. Sanz Orrio, que dio lugar a

interesantes contactos con sectores sociales vitales." Y no hablemos ya de la tan reciente del ministro de

Comercio, Sr. Ullastres, que tan excelente resultado dio. Y puestos a recordar visitantes españoles

distinguidos, no puede olvidar la estancia en esta capital de la gentil marquesa de Villaverde, acompañado

de su esposo, que realzó con su presencia la recepción del Di de la Raza, legrando un indiscutible éxito en

la sociedad washingtoniana.

Una de las actividades del embajador, que se ha convertido ya en sistemática, ha sido la de actualizar los

recuerdos históricos del pasado español en Estados Unidos y conocer los núcleos del origen remoto o

reciente del país. Las grandes y pequeñas ciudades del Oeste americano, las Misiones de California, la

concentración anual de vascos en Nevada; los pueblos de Nuevo Méjico; las reliquias históricas de Nueva

Orleáns, el cuatrícentenario del descubrimiento de la Florida, actualmente en celebración... Gracias a esta

labor, Norteamérica va despertando a la realidad histórica y cultural del paso de los españoles por su

inmensa geografía...

—La herencia española empieza a contar poderosamente en la vida de Estados Unidos. Se manifiesta en

la literatura, en el éxito de nuestros artistas, en el creciente-intercambio cultural y técnico, en cien

aspectos del folklore y el lenguaje popular, en el éxito de nuestros artistas. Fíjese que el español es la

lengua rué más se estudia actualmente en Norteamérica...

Antes de dejar al embajador—que acompañará al ministro de Asuntos Exteriores, Sr. Castiella, en el

curso de suá entrevistas de Londres con el presidente Eisenhower y el secretario de Estado, Mr. Herter, el

próximo día 31—, le hago una última pregunta:

—Señor Areilza, ¿cuál es, en su opinión, el hecho de más valor político que se ha producido en Estados

Unidos durante el año, en relación con España?

—Acaso el homenaje que la Cámara de Representantes y el Senado rindieron en julio a España, en

ocasión de nuestro aniversario nacional. Fue un acontecimiento sin precedentes, en el que más de veinte

representantes y muchos senadores, do todas las tendencias políticas, se levantaron a expresar

públicamente su admiración por nuestro país y su homenaje a la figura del Jefe del Estado.

No creo que haya habido muchos casos parecidos en la historia del Congreso norteamericano, cuya

sensibilidad recoge los latidos de una enorme y compleja opinión pública.—José María MASSIP.

 

< Volver