Autor: Massip Izábal, José María. 
   Proyecto norteamericano de asociación para el fomento internacional  :   
 España podrá convertirse en miembro de este nuevo organismo. 
 ABC.    21/08/1959.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Veinte representantes y muchos senadores. J. María MASSIP.

PROYECTO NORTEAMERICANO DE ASOCIACIÓN PARA EL FOMENTO INTERNACIONAL

Dispondrá de un capital de mil millones de dólares y facilitará créditos a largo plazo y bajo interés

ESPAÑA PODRA CONVERTIRSE EN MIEMBRO DE ESTE NUEVO ORGANISMO

Washington 20. (Crónica telefónica de maestro corresponsal.) Cuando los delegados de los 69 países que

constituyen en la actualidad el Banco Internacional de Re-construcción y Fomento—más conocido con el

nombre de Banco Mundial—, entre los cuales. figura España, se reúnan aquí a fines del próximo

septiembre, encontrarán sobre la´ mesa un importantísimo documento.

El documento es un proyecto patrocínalo por listados Unidos para la constitución Je un organismo

llamado Asociación ´para ;1 Fomento Internacional, destinado a funcionar como complemento del Banco

Mundial para ofrecer créditos a largo plazo y jajo interés, amortizables en gran parte :on divisas de los

países deudores y con destino, a obras de fomento nacional. Según ;1 proyecto, el capital de la nueva

institución será de mil millones de dólares. Dicho capital estará formado por unos 300 Millones de

dólares, aportados por la Te-sorería-norteamericana y el resto por divisas extranjeras, fuertes y blandas.

Dichas divisas provendrán en gran parte de os llamados fondos de contrapartida, pertenecientes a Estados

Unidos y depositados en muchos de los países que reciben actualmente ayuda norteamericana.

El plan—basado en un proyecto presenciado hace tres años al Senado por el senador Monroney, del que

se ocupó ftn su .nomento esre corresponsal—aspira a poner ¡n movimiento dichos´ fondos, actualmente

inmovilizados, ofreciendo a los países sub-iesarrollados una oportunidad de grandes réditos a largo

plazo, amortizables en gran jarte, como digo, en sus propias monedas 3or medio de un mecanismo de

"clearing".

Patrocinado y organizado por la misma institución. E1 hecho de que España sea miembro del Banco

Mundial y disponga como aliada de Estados Unidos de considerables sumas en fondos de

contrapartida da al proyecto un especialisimo interés nacional.

El signo de este tiempo es de tipo económico y Estados Unidos tiene perfecta consciencia de esta

realidad. Desde el Plan Marshall, en los años inmediatos a la segunda guerra mundial, los pasos

fundamentales de la política exterior americana se han dado en el campo económico. Este país sabe que la

gran batalla del futuro, el verdadero conflicto con el mundo comunista, es de carácter económico, y poco

a poco establece sus posiciones en este terreno.

Si a partir del Plan Marshall comparamos la Europa de hoy con la de los años de entreguerra—1920 a

1939—-la diferencia es asombrosa. De una Europa envenenada por nacionalismos desesperados,

truculentos y miserables se ha pasado a una Europa afanosa de progreso económico y de bienestar

humano. Las barricadas de entonces eran de hambre y de autarquía. Las cíe hoy son de créditos

monetarios y facilidades para >lar trabajo y esperanza a masas h´.mensas que aspiran, con toda razón, a

unas vacaciones pagadas.

El Plan Marshall inició en el mundo occidental el ciclo económico que sacó a las masas del concepto

marxista de la lucha de clases. Y este es hoy un fenómeno en marcha, que ya no se detiene, porque el

capitalismo ha descubierto que es su única garantía contra la revolución social. Esta será, con ti tiempo, la

deuda de gratitud del múñelo occidental a Estados Unidos. El capitalismo americano ha sabido hacer

desde arriba su revolución, para que no se la hiciesen desde abajo las barricadas de la calle.

No ha sido fácil. Ello ha requerido largos" anos de tanteo, de comprobación, de experiencias más o menos

afortunadas. A estas alturas, -catorce años después de la catástrofe de 1945, no se lia conseguido todavía

«na fórmula definitiva y -universal. Pero los intentos han sido múltiples, y cada vez más efectivos.

Tenemos las instituciones salidas de la Conferencia Económica de Bretton Woords,. el Banco Mundial y

el Fondo Monetario Internacional; tenemos el Banco de Exportación e Importación, el Fondo de

Asistencia Técnica v Ayuda a países subdesarrollados en la O. N. U.: los programas americanos de ayuda

exterior, que se inician con el Plan Marshall.; el "Development Loan Fund", el plan "Alimentos para la

paz", nacido en Colombo; ahora, un nuevo Banco interamericano de fomento, a punto de inaugurarse para

todo e1 Continente iberoamericano, con un capital de mil millones de dólares, y que dirigirá, con toda

probabilidad, el actual embajador de Perú en Washington, D. Fernando Berckemeyer...

Creo que la proyectada Asociación, para el Fomento Internacional, patrocinada por Estados Unidos, es un

plan lleno de posibilidades, que acabará unificando, dentro de sus características, a una gran parte de los

organismos internacionales creados con fines similares en 1os últimos años. La institución tiene en cuenta

algo esencial: la moneda de ios paises interesados en su propio desarrollo. La gran dificultad de estos añof

ha sido, en el mundo del intercambio económico, la disparatada diversidad y valor de las divisas

nacionales, consecuencia del grado de riqueza y modernización de los países más desarrollados. Esta es

una de las servidumbres del concepto liberal de las economías, sólo remediable con la aportación básica y

la buena voluntad de las naciones ricas e industrializadas como Estados Unidos.

El plan que ha dado lugar al provecto para la Asociación dispone en este momento del apoyo

incondicional del Gobierno de Washington y, .según informes, del de la Alemania occidental y el Japón.

En ambos casos, .ha sido la ayuda inicial americana la que ha hecho posible su estado actual de

prosperidad económica. Por lo que hace a España-—hoy en plena transformación de su economía—, creó

que tiene mucho que ganar enrolándose, con todas sus posibilidades, en la proyectada Asociación para el

Fomento Internacional.—T. M. M.

LA AYUDA ES "PELIGROSAMENTE BAJA"

Washington 20. El presidente Eisenhower ha enviado al Congreso un mensaje en que califica de

peligrosamente baja la cantidad asignada por la Cámara de Representantes para ayuda militar a los aliados

y otras naciones arrugas de Estados Unidos. La versión aprobada por la Cámara y que tiene en estudio el

Senado, prevé una ayuda total de 1.400.000.050 dólares, frente a los 2.000 millones solicitados por el pre-

sidente.

El mensaje, indica que Eisenhower está dispuesto a solicitar, ulteriormente, dentro de este mismo año,

cantidades suplementarias. Al mismo tiempo, el presidente ha enviado al Congreso un informe de los

técnicos militares norteamericanos con arreglo al cual los aliados de Estados Unidos están en condiciones

de asumir una parte mayor de sus obligaciones para la defensa, y un papel más importante en la ayuda al

progreso económico de las naciones poco desarrolladas.—Efe.

 

< Volver