El Secretario del Foreign Office subraya su deseo de mejorar las relaciones anglo-españolas y de que vuelva a Londres el ministro Castiella. 
 El problema de las bases en los Comunes     
 
 ABC.    01/03/1960.  Página: 33-36. Páginas: 4. Párrafos: 65. 

EL PROBLEMA DE LAS "BASES" EN LOS COMUNES

Londres 29. "La semana-pasada una pequeña comisión alemana fue enviada a España para establecer

contactos con las autoridades españolas; desde el momento en >iue la noticia de ello apareció en los

periódicos he estado en ulterior comunicación con el Gobierno alemán, Se rué han ¿ado seguridades de

que esas conversaciones fueron puramente exploratorias", ha declarado el secretario del Exterior en la

Cámara de los Comunes.

Esas conversaciones no han alcanzado -^-siguió diciendo Selwyn Lloyd—la fase de negociaciones, a la

que .han .llegado las celebradas con.-varios países-del O. T. A.. N.; no ;se-trata, ni s& ha tratado nunca,

de bases militares en el sentido de instalaciones de cámbate de Alemania en. España.

Manifestó el secretario del Exterior que la primera noticia sobre la posibilidad de que Alemania disfrute

de facilidades.de carácier militar en España—depósitos de abastecimiento, hospitales y acaso zonas de

entrenamiento—la tuvo el mes pasado. "Sustenté —continuó—el criterio de que sería nvis ace´rtado por

parte de´ Alemania ´-´buscar esas facilidades en países miembros del O. T. A. N., sean-cuales fueren los

méritos del plan en-el terreno práctico. Tal criterio fue puesto en conocimiento de las autoridades

alemanas."

Lloycr manifestó que Alemania había dicho claramente al O. ,T.,A. N. en el pasado que necesitaba" esas

facilidades y- que había estado negociando- -con ciertas naciones de: la Alianza" Atlántica a esos efectos,

pero que el asunto no se ha suscitado aún en e).´Consejo parisién del O. T. A. N. Lloyd dio su parabién a

la declaración hecha el último fin de semana por el canciller Adenauer en el sentido de que. Alemania no

emprenderá negociaciones; ni d¿;-z ulteriores pasos en ese terreno sino´de atucr-do con el O. T. A. N.

EN BILBAO NO SE FABRICAN PROYECTILES DIRIGIDOS

En contestación a las acusaciones formuladas el viernes por e´ diputado laborista Robert Edwards de que

están muy adelantadas las negociaciones para construir una fábrica alemana de proyectiles dirigidos en

Bilbao, Lloyd declaró: "He estado en comunicación, a ese respecto, tanto con el Gobierno español como

con el alemán, y be recibido seguridades categóricas cíe que ello no es cierto." Interrumpió Edwards para

decir que sí es cierto y que una fábrica alemana de los alrededores de Bilbao está produciendo en estos

momentos proyectiles dirigidos y almacenándolos para el Ejército alemán, y que durante muchos meses

estuvo fabricándolos para el Ejército español, Nuevamente negó Selwyn Lloyd la veracidad de tales

asertos.

Edwards declaró que la empresa propietaria de ta´ fábrica es una compañía subsidiaria de I. G. Farben

Industrie, de propiedad exclusivamente alemana, míe en virtud del tratado de paz debía haber sido

"descartelizada", y que en estos momentos está produciendo y almacenando proyectiles» dirigidos para el

Eiército alemán, y ha estado produciéndolo durante muchos meses para el Ejército español. Facilitaré al

ministro todos los detalles necesarios, dijo. Añadió que no más ´eios que el lunes pasado se reunió la

Misión militar con el Estado Mayor General español v tiue el único tenia del orden del día fue el de bases

alemanas, en España.

¡Edwards dijo: "Alfred Krupp, ex criminal de guerra, visitó Bilbao en diciembre del año pasado, y de

rcsu´tas de su visita fue hecho un emorésíito de 3.000.000 de libras n. la gran fábrica siderúrgica de

Bilbao, v el empréstito fue ´garantizado por el Gobierno alemán. A la luz de estos hechos, ¿tratará el

secretario del Exterior de proseguir con mayor vigor las investigaciones que se supone lian sido hechas?"

( Aplausos.)

Lloyd replicó que la fábrica siderúrgica nada tiene que ver con la producción de armas. "El alegato de

Edwards de que están ni u y adelantadas negociaciones para la construcción de instalaciones alemanas de

proyectiles dirigidos en Bilbao no es cierto." Añadió que, naturalmente, investigaría cualesquiera otros

a´égatos hechos por Edwards y expresó "alguna sorpresa" por el hecho dé´ .estar´ el diputado informado

con precisión de lo ocurrido entre una Comisión visitante y el Estado Mayor General español.

"BONN HA DADO SUFICIENTES SEGURIDADES"

El laborista William Arbey preguntó si existe en los tratados clei O. T. A. N. o de la Linón Europea

Occidental algo que pueda impedir a Alemania fabricar y probar armas nucleares en suelo español, y

Lloyd respondió: "El Gobierno alemán ha declarado categóricamente que no piensa fabricar tales armas

en sucio alemán ni en ninguna otra parte, y doy crédito a esa clccía"-ración de su política.´´

Sobre la cuestión de si es o deja de ser compleía´nieiite irrazonable que Alemania busque tn el extranjero

facilidades para entrenamiento,´ Lloyd dijo: "El ancho medio de la República. Federal es de 255

kilómetros. Un caza moderno los recorre en diez o quince minutos. Recientemente se dio el caso de un

piloto inadecuadamente adiestrado que aterrizó en Checoslovaquia. Ello demuestra lo razonable de

pretender facilidades -de entrenamiento en otras naciones del O.T.A.N.

El dirigente del partido liberal, Joe Gri-mond, preguntó si Alemania está conforme con la sugerencia de

Lloyd de que sería más prudente buscar facilidades dentro del O. T. A. N._E1 secretario del Exterior

respondió ¡quc uno de los buenos resultados de la controversia será que el O. T. A. N. estudie esta

materia, y ello sobre la base, sugerida por ti.

El laborista Denis Healey dijo que el doctor Adenauer ha declarado que los sondeos y negociaciones en

esta materia se realizaban únicamente de acuerdo con el O. T. A. N. y que un representante oficial del

Ministerio alemán de Asuntos Exterio-res ha manifestado que los .embajadores de Estados Unidos,

Francia y Gran Bretaña habían sido consultados y habían expresado su parabién en relación con la acción

de Alemania. "¿Podría el secretario del Exterior—preguntó—manifestar que tales declaraciones son

altamente inexactas?"

"ALMACENAMIENTO DE DOS MILLONES DE TONELADAS"

Healey preguntó después hasta qué punto una decisión del O. T. A. N. requiere el apoyo unánime de

todos los miembros del Conseio de la Alianza. "¿Puede el secretario del Exterior—insistió—oponer su

veto a una decisión favorable a este respecto? i No sería—continuó—un acuerdo de esa naturaleza entre

Alemania y España totalmente incompatible con el Acuerdo de París, por el que, el Parlamento británico

y otros Parlamentos europeos dieron su asenso al rearme de Alemania occidental?´´

Finalmente, preguntó qué estrategia del O. T. A. N. es la que exigiría del Gobierno alemán que

almacenase en España dos millones de toneladas de artículos para las fuerzas armadas alemanas a 1.600

kilómetros del posible campo de batalla.

En contestación a la pregunta sobre la-declaración del doctor Adenauer, Lloyd dijo que, a su juicio, se

basaba sobré una mala lectura por parte de Healey Adenauer —manifestó Lloyd—dijo que no obraría en

este asunto sino de acuerdo con el O.T.A.N., lo que en mi opinión es de considerable importancia por lo

que al futuro se refiere."

En cuanto a la declaración de que el env-bajador británico había sido consultado y había prestado su

conformidad, Lloyd dijo que ello no es cierto.

Por lo que respecta a la unanimidad en el Consejo del O. T. A. N., el secretario del Exterior señaló que

nada hay allí previsto para las votaciones. "Parece presumirse—continuó Lloyd—que existe algún plan

para la fabricación de armas y el desarrollo de -bases, pero no hay propuestas específicas, en absoluto, y

el almacenamiento de materiales no es contrario al Tratado de la Unión Europea Occidental."

Lloyd dijo seguidamente que lo razonable de almacenar en España dos millones de toneladas de material

habrá de verse cuando se hagan propuestas específicas.

"GRAN BRETAÑA DESEA MEJORAR SUS RELACIONES CON ESPAÑA"

El laborista Thomas Driberg dijo 4ue durante la guerra española los ministros conservadores repitieron,

con perfecta inocencia, cuando se les preguntó, las mentiras que les habían dicho Hitler y Musso-lini.

"¿Está seguro el secretario del Exterior—preguntó—«Je que no le están engañando de nuevo?"

La contestación de Lloyd fue la siguiente: "No creo que se preste servicio a la causa de la estabilidad y de

la defensa de la Europa occidental al hacer comparaciones de esa clase. No creo que haya comparación

posible entre la República federal del doctor Adenauer y la Alemania de Hitler."

Selwyn Lloyd continuó diciendo, >jue Gran Bretaña desea mejorar sus relaciones con España. A este

respecto, puntualizó: "Creemos Qiie los pueblos español y británico tienen muchas cosas en común. El

medio peor para mejorar esas relaciones es hacer alegatos acerca de los asuntos internos de aquel país.

Nos proponemos intentar mejorar las relaciones. El ministro español de Asuntos Exteriores vino a este

país el otoño pasado, y espero que vuelva este año. Ese es un medio mucho mejor de tratar de la

situación."

El laborista Konni Zilliacus dijo que las contestaciones de Lloyd han fortalecido la sospecha de que en

este asunto hay mucho más de lo que se ve a primera vista. Preguntó también si Gran Bretaña está

preparando el terreno para introducir a España en el O. T. A. N.

La contestación del secretario del Exterior fue: "Este es un asunto gise no suscita la cuestión actual."

"SOLO HA HABIDO UNA EXPLORACIÓN"

El diputado conservador Sir Thomas Moore preguntó seguidamente si en caso de aceptarse las propuestas

aumentarían éstas la eficacia general de la O. T. A. N., Lloyd contestó: "No existen propuestas

específicas. Creo Q u e cualesquiera propuestas que se presenten deben considerarse con arreglo » sus

méritos."

El dirigente de la oposición el laborista Hugh Gaitskell, preguntó: "¿Cómo es que a pesar de la aparente

oposición del Gobierno británico, que líeva consigo la presunción de que se propone vetar cualquier

decisión áe ess tipo en el Consejo del O. T. A. N., el Gobierno alemán siguió adelante con tales

negociaciones en España?" "Está usted dispuesto—continuó preguntando—a> asentir en nombre del

Gobierno británico a cualesquiera, acuerdos ¿fe ese tipo? De 110 estarlo ¿lo expresó usted claramente al

Gobierno alemán?"

El secretario >7el Exterior respondió: "No hay negociaciones. Según tengo entendido ha habido una

exploración. Sigo pensando >jue sería más prudente que la República í´cdcral consiguiese esas facilidades

en países que ya sen Miembros del O. T. A. N."

Emanuel Shinwell, ex ministro de Defensa en el Gobierno laborista, preguntó entonces si Lloyd so

opondría a ,una solicitud por parte cíe Alemania occidental tío facilidades para entrenar a sus fuerzas

aéreas en un país extraño al O. T. A. N.

Lloyd replicó gao dependería, y reiteró que «no de los buenos resultados de la antuyl controversia es qué

el O. T. A. N. ha de estudiar el asunto, y espera, sobre la base sugerida por él.

BONN SE DIRIGIÓ HACE ALGÚN TIEMPO AL GENERAL NORSTAD

Arthur Henderson, también laborista, preguntó si´el Gobierno de Bonn h´abía hecho alguna manifestación

oficial al O. T. A. N. antes de enviar a España a sus delegados, Lloyd declaró que no sabía si se habían

hecho propuestas concretas, pero que el canciller ha dicho que los alemanes dieron repetidamente cuenta

de sus necesidades en cuanto a facilidades fuera de la República Federal.

"Crea—prosiguió—que una de las consecuencias de esta controversia sea que esa, petición se examine,

acaso con mayor rapi-dey. que antes.´"

El laborista John Mendelssohn dijo que se da por seguro en los círculos relacionados con el Ministerio de

Asuntos Exteriores alemán que el Gobierna alemán se dirigió hace algún tiempo al general Norstad,

comandante supremo del O. T. A. N., y a miembros del Estado Mayor, aceica de IA cuestión de las

facilidades en E´spaña y que s» reacción no fue desfavorable. Dijo que deséate se le aclarase esto.

Selwyn Lloyd respondió que al comandante supremo y al Gobierno de Bonn es a quienes corresponde

hablar de las discusiones confidenciales habidas entre ellos.

ALEMANIA. LEAL AL ESPÍRITU DEL O. T. A. N.

En su forma revisada, el Tratado de Bruselas no prohibe la fabricación por la Alemania occidental de

armas atómicas, biológicas y químicas fuera de su propio territorio, ha declarado en la Cámara Alta lord

Lansdowne. subsecretario del Exterior, en contestación a preguntas sobre la gestión alemana cerca de

España para conseguir facilidades de carácter snilitar en ese último país.

Pero, añadió, tai fabricación sería completamente contraria al espíritu del Tratado de Bruselas de 1054 y

estaría en directa contradicción con reiteradas declaraciones del Gobierno Federal, Agregó que no hav

motivo para creer que el Gobierno alemán no se propone atenerse leaimente al espíritu y a las

obligaciones aceptados al ingresar en el O. T. A. N. y en la Unión Europea Occidental, Es improcedente,

dijo, sacar inmediatamente conclusiones de que está haciéndose algo raro o siniestro.

SELWYN LLOYD NO ACLARO LOS PUNTOS PRINCIPALES

Las persistentes interpelaciones de los laboristas no han conseguido que el secretario del Exterior, Selwyn

Lloyd, haga tina declaración explícita sobre si Gran Bretaña habría, de vetar un acuerdo encaminado a dar

.facilidades militares a Alemania occidental en España si tal asunto fuese planteado en el Consejo de la

Alianza Atlántica. Con esta opinión Pamela, Mat-thews, de la agencia Reuter, comenta el desarrollo del

debate celebrado esta tarde en la Cámara cíe los Comunes.

Añade que Lloycl declinó _poner en claro si el envío- la semana pasada de una misión militar alemana a

España fue decidido en contra del criterio específico de Gran Bretaña. Tampoco contestó—añade la

periodista—a la pregunta de Konni Zilliacus de si el Gobierno está tratando de preparar el ingreso de

España en el O. T. A. N.

QUE CASTIELLA EFECTUÉ UNA VISITA A LONDRES

Ssgún ella, los observadores diplomáticos dicen que Lloyd hizo suya la declaración hedía el sábado por el

canciller Adenauer de que Alemania sólo negociaría con España con el asenso del O. T. A. N., y que

confirmó su actual declaración de que Inglaterra considera más^ prudente para Alemania conseguir,

facilidades militares de un miembro de la Alianza Atlántica.

Mr. Lloyd—dice Pamela Matthews— emparejó ese aserto con la expresión de su esperanza de que

mejoren las relaciones angla-españolas y de que el ministro español de Asuntos Exteriores, ´don Fernando

María Castiella, realice una nueva visita a Londres.

Para terminar, la periodista manifiesta que Lloyd no aclaró ante la Cámara cuál es la actual actitud de

Gran Bretaña con relación a la admisión de España en el O. T. A. N. o en cuanto a la aprobación por el O.

T. A. N. de un acuerdo germano-español.

LOS ALEMANES SE SIENTEN APUÑALADOS POR LA ESPALDA

Los periódicos británicos vuelven a referirse hoy a los proyectos de facilidades alemanas en España.

El .´´Express" dice que los alemanes se quejan de. que sus aliados "les han apuñalado por la espalda". ´´El

doctor Adenauer ha declarado que tanto el Gobierno británico como el norteamericano conocían y

aprobaron desde el principio sus planes para establecer ´bases militares «i España. Por lo tanto, sus

críticas son ahora injustas. Sorprende esta afirmación porque Gran Bretaña y Norteamérica han negado

firmemente haber aprobado tal proyecto. O mienten los Gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos o

miente Adenauer. Que hable Selwyn Lloyd."

¿HABRÁ QUE CONSIDERAR COMO INUTILES LAS BASES?

Daily Mail comenta: "Gran Bretaña y sus vecinos del Atlántico deben decidir su oposición con respecto a

los alemanes. O nos ponemos de acuerdo y los aceptamos, y ellos a nosotros, o no. La discusión en torno

a tales negociaciones ha soltado de nuevo los acostumbrados temores, desagrados y sospechas en torno ti

Alemania. Es la única consecuencia que se ha sacado. Si esto va a suceder cada vez que los alemanes den

un paso ; habrá que considerar como inútiles las bases de la alianza de1 O. T. A. N.? No nos apresuremos

a defender al Gobierno alemán. Ni pedirnos al pueblo que olvide lo que se hizo en las dos guerras

mundiales. Eso es inolvidable. Lo que decimos es que las políticas de los países del Atlántico dependen

de si se ha de aceptar a Alemania como aliado de confianza. Si no, ¿para qué sirve´ la alianza-?"

"ALGUIEN DEBE DE ESTAR MINTIENDO"

El Daily Telegraph dice: "En el asunto de las peticiones alemanas para conseguir instalaciones en España

alguien debe de estar mintiendo. Nadie que haya leído todas ´as- declaraciones hechas en Bonn, París,

Washington, Londres y Madrid deja de sacar tal conclusión. ¿Fue Von Brentano quien realizó- las

consultas creyendo que el O. T. A. N. y sus principales colegas occidentales lo sabían y aprobaban? En tal

caso, Strauss es inocente del cargo que se ha formulado contra él en algunos circuios. Pero en el estado

actual de disciplina e integración dentro del O. T. A. N. es hipócrita para los aliados de la Alemania

occidental tratarla en esta ocasión, cuando ha realizado su primer movimiento independiente de

deslealtad, espe-cialmente si ya sabían de antemano de lo que se trataba. Spaak debiera hacer tina

declaración en nombre del Consejo del O. T. A. N."

BONN DEBIERA TENER BASES EN ESPAÑA

El Daily Herald, laborista, bajo el titular de "¿Quién miente?", dice hoy, refiriéndose a la cuestión de las

bases alemanas en España: ´´El doctor Adenauer acusa, virtualmente. al Gobierno británico de embustero.

Dice que i´os acercamientos de Alemania a Franco para .solicitar instalaciones logísticas fueron hechos de

acuerdo con el O. T. A. N. Establezcamos quién miente."

El Scotsman, independiente, afirma: "La sugerencia de Adenauer, en el sentido de que las discusiones,

sobre bases fueron hechas con el consentimiento del O. T. A. N., evidentemente no carecen de

fundamento. La misma debilidad de las reacciones oficiales entre los aliados ´o confirman. Todo el peso

de los comentarios oficiales ha caído sobre el hecho de que Strauss ha sido indiscreto, no que estaba

equivocado ni que Alemania no debiera tener bases en España."

 

< Volver