Mingote, traducido al inglés     
 
 ABC.    10/03/1960.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

MINGOTE, TRADUCIDO AL INGLES

¿Qué es fantasía y qué es realidad? Los bienaventurados y angélicos enemigos de España no conocen la

fantasía; sólo conocen la realidad. Y la realidad es que, en España, estamos fabricando feroces armas

nucleares. Tienen razón. Don Quijote tomaba los hechos fantásticos por realidades tangibles. Era un

héroe; porte, fuste, ímpetu de héroe y de poeta. Pero es que la gente caricaturizada genialmente por

Mingóte no sabe distinguir entre fantasía y realidad. Son r.ada más que realistas; que es otra cosa. Los

realistas son aquellos que filosóficamente niegan la existencia de la realidad. La realidad es, para ellos,

relativa; mera apariencia, el ignoto designio final de ías investigaciones metafísicas. Lo que nosotros

llamamos "irreal" no supone para ellos asía negación, sino una pura diferencia en orden y en grado de lo

"real". Luego, 5o "real" y lo "irrcaV se funden y confunden en Ja cabeza de los "realistas" políticos que

viven y viajan por esos mundos.

¡Buena jugada les ha jugado Mingóte en el ABC del día 5 de este mes! "The Times" reproducía ayer su

dibujo, efomo vemos más arriba. Seanos permitido reproducir el "pie" escrito >-n español por Mingóte:

"OBSERVADORES. — No son armas nucleares. Son gigantes." "The Times" traduce, sagazmente: "A

LOS MODERNOS DON QUIJOTES: No son armas nucleares. Son gigantes."

Cómo nos agrada que nuestro admirable Antonio Mingóte haya fiado el "tiro de gracia" a la estulta

campaña tramada, por esos mundos realísticos, contra la sencilla y alegre Patria nuestra! Cuyo

"quijotismo" es verdaderamente puro, directo y ajeno a toáo interés y bastardía. Este dibujo de Mingóte

está siendo ahora reproducido, no ya en el más sereno y alcurniado periódico de Londres, sino en otros

periódicos dé Europa y América. Si cuando se incubaba la Leyenda Negra contra España hubiésemos

tenido, en el arte de Mingóte, antecesores pariguales, la Leyenda Negra hubiera sido ahuyentada por la

risa. Gracias, ¡oh admirable Mingóte!, por lo que ríes y sonríes y nos haces reír y sonreír, con tus bisrlas

diarias, a los españoles, y también a los extranjeros de ánimo leve y buena fe, Eres el puro "humour", el

buen humor que ríe "con", pero que no se ríe "de". Humano, desenfadado, jovial, y tan agudo y fecundo...

¡que eres el regocijo de España´.

 

< Volver