Autor: Sentís, Carlos. 
   España se incorpora progresivamente al concierto de las naciones occidentales  :   
 Se especula con su posible integración en la zona europea de libre comercio. Comentarios de Le Figaro al próximo viaje a Londres del ministro Castiella.. 
 ABC.    06/07/1960.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ESPAÑA SE INCORPORA PROGRESIVAMENTE AL CONCIERTO DE LAS NACIONES

OCCIDENTALES

SE ESPECULA CON SU POSIBLE INTEGRACIÓN, EN LA ZONAEUROPEA DE LIBRE CAMBIO

Comentarios de "Le Fígaro" al próximo viaje a Londres del ministro Castiella

París 5. (Crónica de nuestro corresponsal recibida por Teles.) Tan buen sentido como oportunidad

periodística ha demostrado el -corresponsal de "Le Fígaro" en España, Guillemé-Brulon, al trasladarse k

Londres, adelantándose así al viaje que en breve realizará a las islas británicas el ministro español de

Asuntos Exteriores, Fernando María Castiella.

En una crónica que hoy se publica en este diario, Guilléme-Brulon otorga una especial trascendencia a un

desplazamiento que será, sin duda» seguido también con mucho interés desde París por si, como algunos

observadores prevén, en Londres quieren atraer a España hacía el seno de los países de la zona del Libre

Cambio que, como sabe el lector, se reúnen en torno a Inglaterra. Estos países continentales que, sin

Inglaterra, entrarían tarde o temprano rn el retortero del Mercado Común de tanto empeño franco-alemán,

preocupa mucho aquí. El hecho de que Portugal—tan asociado y tan hermanado con España—figure entre

los países de la citada zona del Libre Cambio induce a varios observadores, como el de "Le Figuro", a

otorgar verosimilitud a una futura incorporación de España a esta zona, que se extiende por la periferia de

Europa, así como el Mercado Común aglutina más bien el centro o corazón de la misma Europa

occidental.

En todo caso, Guillemé-Brulon señala en su crónica—que el periódico publica bajo un titular de tres

columnas—que, de momento, a lo que se incorpora progresivamente Español es al concierto de naciones

occidentales. Después de decir que Castiella se informaba informando, el cronista añade que "con el

establecimiento de un contacto, Castiella pasó ya por una difícil prueba que hubiera sin ningún género de

duda, desanimado a muchos hombres de Estado. Pero Castiella posee la fe de aquellos que creen en la

causa por la cual combaten. Dirigir con convicción y firmeza su política de casa de cristal ha

proporcionado poco a poco sus frutos. Lisboa, Washington, París, Bonn, por no citar otras capitales,

debían sucesivamente acogerle, oírle, mostrándose primero interesados por «1 lado realista de sus

proyectos y luego seducidos por la lealtad de sus palabras. La próxima etapa del ministro español de

Asuntos Exteriores a Londres si se anuncia menos espectacular en la forma será, sin duda, igualmente

eficaz y útil en el fondo".

Después ´de recordar la réplica del ministro británico, Sir Selwyn Lloyd, a las argucias de la oposición

laborista, al ser interpelado sobre las intenciones del Gobierno al invitar al ministro español, Guillemé-

Brulon destaca el propósito de Macmillan, "resuelto—dice—a dar, por lo menos en el plano moral y

material, un nuevo paso, en el mismo sentido de" Madrid". EB este punto el cronista recuerda que ya

anteriormente Inglaterra había iniciado este camino al votar en favor de la entrada de España en la

O. N. U. en 1957 y en la O. E. C. E. en 1959. Finalmente se registra como una posibilidad o efecto del

viaje la firma entre la Gran Bretaña y España de una Convención consular y un acuerdo cultural. El peso

de los laboristas —termina indicando Guillemé-Brulon— poco pondrá contra los 350.000 turistas

británicos que visitaron a España en el curso del último año.—Carlos SENTÍS.

 

< Volver