La ayuda española a los refugiados del nazismo     
 
 ABC.    11/08/1960.  Página: 40. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA AYUDA ESPAÑOLA A LOS REFUGIADOS DEL NAZISMO

El 24 de julio reprodujimos la "carta al director" que firmada por Mrs. E. Heller había publicado el día 15

el periódico londinense "The Jewish Chronicle". La corresponsal se refería, aduciendo datos concretos

entresacados de su propia experiencia, a la ayuda española a los refugiados—especialmente judíos—de la

persecución nazi durante la última guerra mundial.

Aliora Mrs. E. Heller escribe al director, de ABC una carta->itie, por* su esponta^´ ncidad y viva

expresión de la gratitud que guarda a España aíite el recuerdo de aquellas trágicas´ horas, encierra un

singular valor humano. El texto original de la misiva es el siguiente:

Muy señor mío:

´Amigos míos´de Madrid me mandaron un recorte de su periódica del • 24 de julio reproduciendo ini carta

dirigida a ¡a "Jewish Chronicle´*.

Me alegro mucho de esto, pues de esta manera me fue facilitado de dar expresión en la-Prensa española

por lo menos un poquísimo- ´de la ,gran admiración y profunda gratitud (¡ne siento por España. Referente

a aquellos pagúeles mandados durante la guerra a los los diferentes campos de concentración, permítame

de añadir un detalle muy importante. Mi madre, señora Renée Reichmann, se dirigió al presidente de

entonces de la Cruz Roja Española, al duque de Hernani, y más larde al conde de La Granja, los cuales

felicitándole por sus, esfuerzos de todo corazón le autorizaban de mandar todos aquellos paquetes bajo

etiqueta de la Cruz Roja Española. De esta numera conseguimos no solamente que bajo pro tección de la

Cruz Roja Española los paquetes- llegaron a-sus destinatarios, inocentes víctimas. del nazismo, sino que

además no teníamos ´que pagar derechos postales-´, pues paquetes de la Cruz Roja, según acuerdo

internacional, se transmiten gratis. Esta economía fue de muy gran ayuda.

Durante los años de 1941 hasta después de la terminación de la guerra yo acompañaba a mí madre a

muchas oficinas y autoridades y siempre fuimos recibidas con tanta simpatía y verdadera comprensión,

todo el mundo´ haciendo lo máximo para ayudarnos, que simplemente era magnífico´.

Es relevante del carácter español que nunca niugima de estas personas intentó atraer la atención del

mundo a la, ayuda tan mal que prestaban, pues no lo hacían en , anticipación de alguna recompensa, sino

sencillamente de pura compasión y sinceros sentimientos humanitarios. ¡Que Dios se los pague!—Eva

Heller (Mrs.) 38 The Ridgeway, London, N. W. II."

 

< Volver