Esta madrugada, a la 1.45, llegó a Madrid el emperador de Etiopía, Haile Selassie  :   
 Fue recibido en el aeropuerto de Barajas por el jefe del Estado español y los ministros de asuntos exteriores, gobernación, ejército y aire. 
 ABC.    27/11/1963.  Página: 47. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

MADRID, MIÉRCOLES 27 DE NOVIEMBRE DE 1963 .

ABC

ESTA MADRUGADA, A LA 1,45, LLEGO A MADRID EL EMPERADOR DE ETIOPIA, HAILE

SELASSIE FUE RECIBIDO EN EL AEROPUERTO DE BARAJAS POR EL JEFE DEL ESTADO

ESPAÑOL Y LOS MINISTROS DE ASUNTOS EXTERIORES, GOBERNACIÓN, EJERCITO Y AIRE

HOY VISITARA EL VALLE DE LOS CAÍDOS Y ALMORZARA CON EL GENERALÍSIMO

FRANCO

El Emperador de Etiopía, Haile Selassie, llegó esta madrugada a Madrid después de haber asistido en

Washington, con una Delegación de su país, a los funerales del asesinado presidente Kennedy.

A la una y veinticinco llegó al aeropuerto transoceánico de Barajas el Jefe del Estado español,

Generalísimo Franco, al que acompañaban los jefes de sus Casas Militar y Civil, teniente general

Menéndez Tolosa y conde de Casa de Loja, respectivamente, y los ayudantes de servicio. Al descender

del automóvil, Franco, que vestía traje de paisano, con abrigo gris y sombrero flexible, fue saludado por

los ministros de Asuntos Exteriores, don Fernando María Castiella; de la Gobernación, don Camilo

Alonso Vega; del Ejército, don Pablo Martín Alonso, y del Aire, teniente general don José Lacalle, así

como por las demás personalidades que habían acudido al aeropuerto para recibir al Emperador etíope.

Penetró en el salón de gala de recepciones del aeropuerto y permaneció con los ministros hasta las dos

menos cuarto de la madrugada, hora en que tomaba tierra el avión especial, un reactor de la Ethiopian

Airlines, que invirtió en el vuelo desde Washington seis horas y media.

En seguida subió las escalerillas del aparato el primer introductor de embajadores, barón de las Torres,

para recoger al Emperador de Etiopía, que bajó a la pista de aterrizaje y estrechó efusivamente y durante

largo rato, la mano del Generalísimo Franco. Luego se procedió por el barón de las Torres a las

presentaciones de los ministros españoles y personalidades del séquito del Emperador, y ambos Jefes de

Estado, atravesando el campo, penetraron en el recinto del aeropuerto, que cruzaron dirigiéndose al coche

del Generalísimo, que ocuparon Haile Selassie y el Caudillo. Desde el aeropuerto marcharon al hotel Ritz,

donde se alojará el Emperador durante su estancia en Madrid. El Emperador vestía traje gris y abrigo

oscuro y llevaba la cabeza sin cubrir.

Al llegar el automóvil, precedido por sección de motoristas, a la puerta del hotel descendieron los dos

Jefes de Estado del vehículo, despidiéndose efusivamente. Luego, en Generalísimo Franco marchó a su

residencia de El Pardo. Eran las dos y cuarto de la madrugada. En el "hall" del hotel conversaron Haile

Selassie y los miembros de su séquito con el ministro de Asuntos Exteriores, señor Castiella, y los

representantes del Protocolo del Ministerio. El Emperador de Etiopía se propone visitar hoy el Valle de

los Caídos. Será acompañado durante la visita por el ministro subsecretario de la Presidencia, señor

Carrero Blanco, y a su regreso será recibido en El Pardo por el Jefe del Estado español, con quien

almorzará. Haile Selassie se propone emprender la marcha a su país a las once de la noche.

OTROS DETALLES DEL RECIBIMIENTO

En el aeropuerto de Barajas, mediada la noche, montaron guardia las fuerzas de la Casa del Generalísimo

Franco. La carrera quedó cubierta por fuerzas de la Policía Armada desde dicho lugar hasta el hotel Ritz.

Los periodistas hablaron con el ministro de Asuntos Exteriores acerca del programa de estancia del

Emperador de Abisinia en Madrid.

Se trata—dijo el señor Castiella—de un viaje improvisado, en puridad, de escala. Haile Selassie antes de

abandonar Washington ha hecho unas declaraciones muy halagadoras para el Jefe del Estado español y

expresó vehementes deseos de conversar con él. El Caudillo no ha tenido inconveniente en acceder a

estos deseos. Se propone—continuó—visitar el Valle de los Caídos y establecer un contacto personal con

el Caudillo.

La noticia de su visita la hemos conocido mediada la tarde, y teniendo en cuenta la diferencia de horario,

ha sido muy a última hora.

EL SÉQUITO DEL EMPERADOR

Acompañan al Emperador de Etiopía S. A. R. el Rass Ander Gachew; el ministro de la Corte, Tafara

Worg; un general ayudante de campo; el comandante Iskander Desta, nieto de Haile Selassie; el

embajador norteamericano en Addis Abeba, dos miembros del Servicio de Seguridad y dos servidores de

cámara.

PERSONALIDADES QUE ACUDIERON A RECIBIRLE

Además de los ministros de Asuntos Exteriores, Gobernación, Ejército y Aire, acudieron a recibir al

Emperador de Etiopía el alcalde de Madrid, conde de Mayalde; el primer introductor de embajadores,

barón de las Torres, los directores generales de Asuntos Políticos de África, don Eduardo Ibáñez; de la

Oficina de Información Diplomática, señor Martín Gamero; de Seguridad, don Carlos Arias Navarro; de

Prensa; general Xifre, jefe de la Policía Armada; segundo jefe de Protocolo, marqués de Jura Real; mar-

qués de la Vera; subdirector de Seguridad, señor De Diego, y el jefe de la Región Aérea, teniente general

González Gallarza.

El aeropuerto aparecía totalmente iluminado, y grandes reflectores proyectaban sus haces de luz sobre la

pista en la que tomó tierra el avión que conducía al ilustre jefe de Estado etíope.

 

< Volver