Autor: Pérez Ferrero, Miguel. 
   Brindis del embajador ruso al de España en París  :   
 Ojalá veamos este año la reanudación de las relaciones entre nuestros dos países. 
 ABC.    08/01/1964.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

BRINDIS DEL EMBAJADOR RUSO AL DE ESPAÑA EN PARÍS

"Ojalá veamos este año la reanudación da las relaciones entre nuestros dos países"

París 3 (madrugada). (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Algún periódico de hoy, y en particular

"París Presse", comenta el artículo publicado ayer en el "New York Times" por Sulzberger, retratando el

brindis del embajador soviético Vinogradov al de España, conde de Motrico, durante la recepción del día

primero de año en el Elíseo, en el que el primero le dijo, levantando su copa: "Ojalá veamos este año la

reanudación de los relaciones entre nuestros dos países." Comenta "París Presse" que, desde hace años,

existia una negociación oficiosa para establecer contacto, después de que la victoria de Franco y la caída

da la República provocó la ruptura de las relacionas de España con la unión Soviética. Una de las grandes

cuestiones era la del tesoro español que durante la guerra fue enviado a Odesa, y que continúa en los

Báñeos soviéticos. España siempre puso como condición—glosa el periódico-- la restitución de dicho

tesoro, y esto fue lo que ocasionó el fracaso de las primeras conversaciones entre Vinogradov y Motrico.

Gracias al embajador de Italia—continúa el periódico—volvieron a establecerse contactos en 1961.

Después se han efectuado varias progresivas conversaciones y cambios de impresiones, y el cónsul de

España en Alemania (sic) también celebró conversaciones, y algunos españoles y soviéticos se han

encontrado en varios Congresos. Más recientemente—añade—se hizo un Acuerdo para el suministro por

la Unión Soviética de aceite de alimentación para España.

La muerte de Grimau—prosigue—volvió a interrumpir las relaciones comercialas establecidas en un

principio, y que ascendían a cuarenta millones de dólares.

La proposición a Franco de hacer del Mediterráneo una zona desnuclearizada permitió que se reanudaron

los contactos. Moscú hizo implícitamente un reconocimiento oficial de Franco, enviando una nota al Jefe

del Estado español. La nota fue rechazada, pero la negativa fue dirigida, no sin cortesía, al señor Kruschef

jefe del Gobierno soviético, lo que también era un reconocimiento implícito.

En octubre, Vinogradov sugirió volver a estudiar la extensión de los cambios comerciales, y la

proposición—continúa el periódico—ha sido favorablemente acogida en Madrid, que declaró que no

quería cerrar ninguna puerta.—M. P. F.

 

< Volver