Autor: Laredo, Claudio. 
 Tánger. 
 La colaboración industrial de España con Marruecos y Argelia favorece la cristalización del Pacto del Mediterráneo  :   
 Próximamente, los países del Magreb árabe estudiarán las bases de una estrecha colaboración económica. 
 ABC.    04/04/1964.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. SÁBADO 4 DE ABRIL DE 1964.

LA COLABORACIÓN INDUSTRIAL DE ESPAÑA CON MARRUECOS Y ARGELIA FAVORECE

LA CRISTALIZACION DEL PACTO DEL MEDITERRÁNEO

Próximamente, los países del Magreb árabe estudiarán las bases de una estrecha colaboración económica

Tánger 3. (Crónica telegráfica de nuestro corresponsal.) En su último número, la revista más prestigiosa

de este continente "Jeune Afrique", dedica un comentado editorial a la anunciada colaboración industrial

de España y Marruecos.

"Parece que asistimos al comienzo de la cristalización del famoso Pacto del Mediterráneo, tan querido al

general De Gaulle". El presidente de la República francesa—agrega "Jeune Afrique"—concede

importancia singular a este proyecto. Es clara la ventaja que resultaría para París de una aproximación

hispano-ma-rroquí y del establecimiento entre las dí¡s países de una cooperación industrial intensa.

Tal cooperación podría aliviar a Francia de una parte de su carga en el momento en que De Gaulle centra

sn ayuín, no sólo en los países subdesarrollados de África, sino que intenta darle una escala planetaria.

Marruecos se beneficia de la misión técnica y cultural más importante fie las que tiene Francia en el

extranjero. Cuenta con unos treinta mil colaboradores técnicos franceses, de los cuales unos 10.000 son

profesores. Algunos indicios hacen suponer que París piensa reducir esa misión para destinar parte de ella

a otros países. Lo cierto es qua el viaje triunfal de De Gaulle por América, sus llamadas en favor de los

países asiáticos, y su nueva política de ayuda a los países subdesarrollados incitan a Rabat y a Madrid a

buscar las condiciones de entendimiento.

"Jeune Afrique", cree, por tanto, que "las relaciones hispano-marroquíes parecen haber entrado ya en una

nueva fase", después de las visitas de López Bravo_ a Marruecos y de Mulay Ahmer Awaui a España.

Y repito que "Jeune Afrique" no es publicación que se case políticamente con nadie, y ello le ha dado la

gran autoridad de que goza, no sólo en África, sino fuera de este continente.

En las capitales norteafricanas se concede gran importancia a la proyectada reunión que próximamente

iniciarán en Tánger los ministros de Economía ds Argelia, Túnez y Marruecos. Es la primera vez, después

de la independencia de Argelia que los tres países del Magreb árabe llevan a cabo una Conferencia

dedicada especialmente al estudio de los planes de coordinación industrial y económica. El Comité

económico de las Naciones Unidas qus tiene su sede en Addis Abeba, enrié recientemente una Misión

industrial a ios tres países del Magreb arabe. El programa preparado por esta Misión servirá de base a los

trabajos de la Conferencia mo-grcbí. Hay otros factores Importantes que habrán de examinar 1os señores

Driss S´aqui, por Marruecos; Boumaza, por Argelia, y Ben Salah, por Túnez. Al tratar de les problemas

complejos que plantea la industrialización de los tres países norte-africanos, habrá da evocarse por parte

de argelinos y, sobre todo, de los marroquíes, las fructuosas conversaciones celebradas fien de señor

López Bravo durante su reciente visita a Árgel y Rabat y el acuer-do de planificación conjunta concertado

en la capital marroquí. Nada se ha hecho hasta ahora por parte árabe para coordinar les políticas de

desarrollo de los países del Magreb. Se querría evitar una carrera de prestigio entre argelinos, marroquíes

y tunecinos hacia la Industrialización, sin tener en cuenta, por una parte, las condiciones peculiares de

cada uno de estos países, y por la otra las similitudes lúe originarían una competencia ruinosa. Las

Naciones Unidas estarán representadas en la Conferencia mogrebí de Tán ger, por el secretario ejecutivo

del Comité Económico para África, Gardiner. Ello tiene más importancia de la que parace. La presencia

de Gardiner, testigo excepcional de las deliberaciones, además de asociar la organización especial

económica de la O. N. U, a los acuerdos que se estipulen, evitará que la reunión puaáa deslizarse hacia un

terreno político en el (ue por razones que no es necesario puntualizar correría el peligro de empañar.

Pero de momento, la Conferencia se ha aplazado. Un despacho llagado esta tarde de Argel anuncia que,

de común acuerdo, los tres países del Magreb no inieia-rán las conversaciones el Iones próximo en

Tánger, como estaba previsto. No ss facilita ninguna explicación oficial, aunque se cree que el retraso

pueüe obsdecer a motivos de organización. En cualquier caso, el día previsto habrá una reunión

preparatoria en Tánger. Participarán en ella dirigentes de la economía mogrebí.

Pero la realización de la unidad económica entre los paisas africanos, por la que continuamente aboga la

O. Ú. A., exige el desarrollo sínci´onizacío del sistema Ole comunicaciones ferroviarias y por carreteras

de este Continente. Ello explica que el próximo martes se inicie también en Tánger un seminario

panafricano titulado "Planificación de los transportes y comunicaciones". Lo organiza la Fundación

Alemana para los Países Subdesarrollados, en colaboración con el Comité Económico de la O. N. U. para

África. Se estudiará la coordinación de los transportes y comunicaciones en el contexto del desarrolle

económico e industrial de los países africanos. Los temas del seminario serán dos: Condiciones de la

planificación de los transportes en África; rentabilidad y posibilidades de racionalización de las

actuales vías de comunicación. Nivelación técnica de los medios" de transporte; ventajas de las

cooperativas y creación de una Administración eficaz de transportes. Para los aficionadas a las

estadísticas dieremos íjac África celebra tres veces más conferencias internacionales que Europa y dos

más que América. COMO se ve, no es trabajo ni voluntad de progreso lo que falfa. Más que los

habitantes de ningun otro Continente en vías de desarrollo, los africanos manifiestan una auténtica fiebre

de aprendizaje y de recuperación del tiempo perdido en el sopos de una siesta de siglos.—Claudio

LAREDO.

 

< Volver