Israel y España     
 
 Informaciones.    02/06/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ISRAEL Y ESPAÑA

La visita de Mr. Rogers a Madrid la alianza marroquí-argelina para reivindicar

la provincia del Sahara español, la reunión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en Roma,

los recientes viajes del señor López Bravo, la visita del presidente Caetano y la inminencia de la firma del

tratado preferenciat con el Mercado Común ponen de manifiesto ¡a extraordinaria actividad en la que se

desenvuelve ahora la política exterior española.

Lo deseable seria que España delimitase su sentido como potencia internacional en el seno de las

relaciones entre los países. Se trata al tiempo, de un lado, de no admitir presiones externas sobre la

orsaniza-ción interna de n u e stro país y, del otro, de lograr que éste se enmarque ple-namentp en las

corrientes del diálogo y la coopera ción internacional A este respecto las opciones son varias, pero una

sola la que nosotros recomendaríamos: nos interesa el Occidente —somos occidentales — y del

Occidente. Europa según el propio ministro de A E. ha declarado en más de nna ocasión— y

Norteamérica, que no solamente es parte integrante del mundo occidental, sino su mñ-visible

Ello significa, desde jue go, llevar a cabo determi-nados acoplamientos estructurales intfrnos, pero gohr»

todo deimitar una línea — insistimos — eoher"n-it en las relaciones con el exterior Sin que por ello

tengamos que doblegarnos «n forma alguna a las poli-ticas de bloque ni debamos abondonar la posición

no beligerante que dura ate tantos años venimos manteniendo.

Sin embargo, esta posición no beligerante es sólo relativa en el problema del Oriente Medio, que es,

paradójicamente, el lugar donde de manera mar directa y definitiva pueden encontrarse Este y Oeste,

Europa y Asia, frente a frente, p´ara dirimir sus diferencias.

Cuando hace unes días señalábamos lo peligroso de nuestro apoyo indiscriminado a los países árabes, no

conocíamos todavía el acuerdo que acaban de sellar Marruecos y Argelia en contra de España

La ocasión, sin embargo, se presta a repetir nuestras tesis. Y a señalar que una actitud de no beligerancia

en el Oriente Medio incluye forzosamente reconoci-miento de Israel y el tomar nota de las actitudes de

determinados Gobiernos árabes con respecto a España Sólo asi, ademas, tendrá coherencia y valor la

aliama militar con U S.A. Y sólo de esta manera podrá clarificarse suficientemente el oc-cidentalismo

español cara al futuro más vecino.

 

< Volver