Autor: ;Fuente, Elisa de la. 
 El secuestro de los croatas. Señor Díaz, director comercial de SAS. 
 Creo que los secuestradores no tenían una idea muy clara de a dónde podían ir  :   
 La intervención del coronel Alonso fue trascendental. 
 Informaciones.    18/09/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 21. 

«Creo que los secuestradores no tenían una idea muy clara de a dónde podían ir»

«La intervención del coronel Alonso fue trascendental»

MADRID, 18. (INFORMACIONES, por M. A. Iglesias, E. de la Fuente y J. L. Sanz.) Minutos antes de

las tres de la tarde del sábado, la noticia, confirmada por los representantes de la compañía sueca de

aviación S.A.S., de que los nacionalistas´ croatas se habían entregado a la Policía española (renunciando

así a su inicial propósito de continuar viaje tras su, al parecer, infructuoso intento de obtener asilo político

en España), ponía fin a la primera etapa del suceso.

A partir de este momento, el interés de los medios informativos nacionales y extranjeros se centró muy

especialmente en el conocimiento de las circunstancias en las que se habían llevado a cabo las

negociaciones con los secuestradores croatas, negociaciones en las que, según todos los elementos de

juicio confirman, ha tenido un papel determinante la Policía española y, sobre todo, la Intervención

directa del coronel Alonso, jefe de campo del aeropuerto de Barajas.

Poco después de las cuatro de la tarde, el jefe superior de Policía confirmaba a INFORMACIONES el

ingreso de los nueve nacionalistas croatas en las dependencias de la Dirección General de Seguridad,

desde donde pasarían inmediatamente a disposición de la autoridad judicial competente.

Desde su llegada a Madrid, la tripulación del «DC-9» secuestrado fue objeto de una intensa vigilancia por

parte de los representantes de la delegación española de S.A.S. y, sobre todo, de la Policía española, que

desde el primer momento prohibió a los pilotos y azafatas suecos cualquier contacto con los medios

informativos.

LAS NEGOCIACIONES: PRIMERA PARTE

Desde el aeropuerto de Barajas, donde —según ya habí umos informado— tuvo un papel fundamental en

el proceso de las negociaciones con los secuestradores croatas, el director general de S.A.S. española,

señor Holfso, ése se trasladó a las oficinas de la compañía sueca de aviación, situadas en la plaza de

España. La posibilidad inicial de llevar a cabo una entrevista personal para INFORMACIONES, acordada

mediante la intervención de don Indalecio Díaz, director comercial de S.A.S. en España, se anuló.

Sustituyendo al señor Holf-56, y aclarando desde el primer momento el carácter oficial de sus

declaraciones, asi como la representación del director general de S.A.S. en toda la información que

pudiera facilitar, accedió a responder a nuestras preguntas el señor Díaz, quien, al mismo tiempo,

confirmaba la imposibilidad de conseguir, por el momento, una breve conversación con el director de

S.A.S.

Tres periodistas de INFORMACIONES están presentes en la entrevista con el señor Díaz, a quien desde

el primer momento acompañaba un comisario de Policía, que permaneció en la sala durante más de media

hora, interviniendo en algunos momentos de nuestra charla con el señor Díaz.

En primer lugar, rogamos al director comercial de S.A.S., quien, junto al señor Holfso, tuvo parte esencial

en la primera fase de las negociaciones con los secuestradores croatas, nos informe de las circunstancias

en las que los directivos de S.A.S. tuvieron noticia del secuestro:

—Una comunicación directa con nuestras oficinas de Estocolmo nos informó d« los acontecimientos

producidos y de la intención de los nacionalistas croatas de dirigirse a España y tomar tierra en el

aeropuerto de Barajas. Este último dato fue confirmado tan sólo cuarenta minutos antes de

que el «DC-9n aterrizara en Madrid. Desde el primer momento tanto el señor Holfso como ya tratamos de

coordinar al máximo nuestra presencia con los trabajos de las autoridades españolas, con el fin de que

todo se resolviera favorablemente. Desde el primer instante, tanto el señor Holfso como yo advertimos el

gran cansancio que abatía a los secuestradores, al mismo tiempo que una de nuestras máximas

preocupaciones se centraba en la situación de la tripulación de la nave, que llevaba más de veinticuatro

horas de vuelo sin descansar. Fue por eso por lo que desde un principio tratamos de conseguir el relevo en

la tripulación, cosa que se obtuvo sin ningún problema por parte de los nacionalistas croatas.

EL PAPEL DE HOLFSO

—¿Cuál fue el papel del Si ñor Holfso en la primera parte de las negociaciones con los secuestradores?

—Se puede decir que ini-cialmente su papel fue el de intérprete y, en algún modo, de hombre de buena

voluntad, como finalmente lo demuestra el hecho de que se prestara voluntariamente a permanecer como

rehén dentro del avión mientras los nacionalistas croatas trataban de comunicarse telefónicamente con sus

contactos en España, El avión estuvo en marcha todo el tiempo y en ningún momento se produjo

violencia ni tensión alguna.

—¿En algún momento manifestaron los secuestradores su intención de dirigirse a un país determinado?

¿Advirtieron durante las negociaciones la presencia de la Policía española en las inmediaciones de la

pista?

—Mi impresión personal, tanto como la del señor Holfso, es que en realidad los secuestradores no tenían

una idea muy clara de a dónde podían ir, como lo prueba el hecho de que en un principio solicitaran asilo

político en España, cosa que se les negó desde el primer momento. Por otra par-tf, es cierto también que

entre ellos había disparidad de opiniones, aunque en todo momento su trato fue cordial. Desde luego, no

advirtieron en ningún momento la presencia de la Policía el señor Holfso las inten-con las autoridades

nacionales se centraba exclusivamente en las conversaciones mantenidas con el jefe del campo, coronel

Alonso. Su habilidad, tacto y paciencia fueron fundamentales en el proceso de las negociaciones.

DECISIVA INTERVENCIÓN DEL CORONEL ALONSO

—¿En qué momento y por qué causa se produjo el cambio de voluntad de los croatas para entregarse a las

autoridades españolas? ¿Conocía el señor Hofsó las intenciones tácticas del coronel Alonso respecto a la

consecución de la «rendición» de los secuestradores?

—Repito que la intervención del coronel Alonso fue trascendental en el proceso de las negociaciones,

pero no puedo informar sobre las circunstancias exactas que determinaron este cambio de actitud, aunque

ya les he dicho que los croatas no sabían exactamente qué iban a hacer y estaban muy cansados... Lo que

sí puedo asegurar es que ni el señor Kolfso ni yo conocíamos en absoluto las concretas intenciones

tácticas para la resolución del problema. Y de cualquier manera, sólo el coronel Alonso podría explicar

esto con claridad.

Don Indalecio Díaz nos informa finalmente de la concentración masiva de altas personalidades nacionales

y suecas en el aeropuerto de Barajas que de un modo u otro intervinieron en las negociaciones. En ningún

momento se personó en el aeropuerto persona alguna qu« oficial o extraoficialmente representara al

Gobierno yugoslavo.

—Los secuestradores eran jóvenes —concluye— e inevitablemente se produjo entre ellos una crisis de

nervios, que influyó decididamente en su decisión de entregarse a las autoridades españolas. Desde

luego había un jefe, pero no un criterio unánime sobre lo que deseaban hacer. En un momento de nuestra

conversación con don Indalecio Díaz, el señor Holfso entró unos segundos en la habitación, para salir

rápidamente. Sólo en la mañana de ayer y en el curso de una rueda de Prensa, los informadores pudieron

formularle algunas preguntas.

 

< Volver