¿España en la EFTA?     
 
 Informaciones.    25/11/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

¿ESPAÑA EN LA E.F.T.A.?

EL Ministerio de Asuntos Exteriores ha confirmado la existencia de conversaciones exploratorias entre

España y los miembros de la jrueva E.F.T.A., Asociación Europea de Libre Comercio que actualmente

engloba a Austria, Finlandia, islandía, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza. Se llegue o no a un acuerdo

final, resulta lógico el planteamiento español de una posible entrada en la E.F.T.A,, dados los recientes

acuerdos bilaterales suscritos por sus miembros con la C.E.E. y que conforman una gran zona europea de

libre comercio, de la que nuestro país se encuentra ausente. De otra parte, las exportaciones de la nueva

E.F.T.A. a España están en desventaja con relación a nuestras compras en la C.E.E., dado el acuerdo

comercial preferencial que nos liga a la Comunidad.

La Oficina de Información Diplomática ha señalado que «Se trata, por tanto, de un problema doble, cuya

solución interesa tanto a España como a los países de la nueva E.F.T.A.». «Estos contactos —dice la nota

de la O.I.D.— y eventuales negociaciones entre España y los países de la E.F.T.A. son absolutamente

independientes de las negociaciones entre España y la C.E.E, para la readaptación provisional del acuerdo

ya existente y para el establecimiento >áe «no nuevo de carácter más amplio.»

Observadores diplomáticos extranjeros estiman que España, en efecto, está, al igual que Yugoslavia,

firmemente interesada en ingresar en la E.F.T.A. Esta organización nació como una especie de réplica

británica ante la creación en 1958 de la C.E.E,, aunque sus objetivos siempre han sido mucho menos

ambiciosos que los del Mercado Común y se han reducido primor-dialmente a una eliminación de

aranceles industriales entre los países miembros.

Tras el ingreso en la C.E.E de Gran Bretaña e Irlanda, la E.F.T.A. quedo reducida a siete miembros. El

pasado julio, la «mini-E.F.T.A.» y la C.E.E. se integraban en una zona de libre cambio industrial en la

que también se incluían Importantes concesiones mutuas en el terreno agrícola, conformando el bloque

comercial mas potente del mundo. España quedaba entonces como único país de la Europa occidental al

margen de tal grupo, dado que Grecia y Turquía entran en él de alguna manera a través de sus acuerdos

comerciales con la C.E.E. El ingreso de España en la E.F.T.A., por tanto, es una aspiración obligada que

nos llevaría a conversaciones dobles: por una parte, con aquella organización; por otra, con C.E.E., de

cara a esa gran zona europea de libre cambio industrial.

 

< Volver