Declaraciones del secretario general de la Alianza sobre la situación del Mediterráneo. 
 España sólo puede entrar en la OTAN por unanimidad     
 
 Informaciones.    17/03/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

España sólo puede entrar en la O. T. A. N. por unanimidad

NÁPOLES (Italia), 17. (EFE.)—«España se encuentra en una situación estratégica muy importante y

cuenta con una fuerza militar positiva, pero una eventual inclusión de los españoles en el área del Tratado

Atlántico debe recibir la unanimidad absoluta de todos los miembros», ha declarado el sábado pasado

Joseph Luns, secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (O. T. A. NJ, al

plantear que si Portugal —como Grecia o Turquía, aunque por causas diferentes—, abandonasen la

Alianza Atlántica, la O. T A. N. debería «revisar todos sus planes estratégicos y defensivos en el

Mediterráneo».

Luns tuvo elogios para las relaciones bilaterales entre el Gobierno español y los Estados Unidos, que «son

seguidas con interés por los restantes miembros adheridos a la O. T. A. N.».

En cambio, el secretario general de la Alianza rechazó categóricamente cualquier «aproximación a

Yugoslavia» como consecuencia de las nuevas situaciones estratégicas que se podrían crear en el

Mediterráneo.

Se trataría fundamentalmente, según Luns —que ha mantenido dura nte cuatro días coloquios con los

principales responsables militares cié las fuerzas aliadas en el Mediterráneo—, de fortalecer las Flotas

estadounidense, italiana y francesa, contando con que París, aun fuera de la O. T. A. N., mantenga sa

actual política de mejores relaciones con la Alianza Atlántica.

El señor Luns expresó su inquietud por la incertidumbre desde el punto de vista político por la que

atraviesa Portugal.

Asimismo, se mostró preocupado por las declaraciones que los responsables de Lisboa habrían hecho ya

en sentido adverso a la O. T. A. N., o concretamente anti-Estados Unidos. «Por esto, seguimos los

desarrollos del caso con viva aprensión», apostilló Luns, aunque haciendo notar que el Movimiento

portugués de las Fuerzas Armadas no había hecho aún declaraciones oficiales sobre sus relaciones con la

Alianza Atlántica.

Preocupado también apareció el secretario general de la O. T. A. N. sobre la situación en torno a Chipre,

«con Grecia y Turquía en mutuo desacuerdo», aunque observó que una retirada de Atenas o Ankara de la

Alianza Atlántica se podría, producir «sólo con el tiempo». Pero ante esta hipótesis, declaró que Estados

Unidos, Italia y Francia quedaban como «los últimos baluartes de la defensa del Mediterráneo». Expresó

su confianza en una más activa participación militar de Francia en el seno de la Alianza y consideró que si

en Italia se produjese el compromiso entre democris-tianos y comunistas, con el acceso de éstos al Poder,

las relaciones se convertirían en «no fáciles», aunque subrayó que un ejemplo del género se había

producido en Islandia, y ahora en Portugal, en el ámbito de la O. T. A. N.

La cuestión sobre la posible incorporación de España a la Organización del Tratado Atlántico Norte

está planteada en la actualidad en los siguientes términos: Estados Unidos es decidido partidario del

ingreso de nuestro país en el organismo defensivo atlántico. El bloque nórdico —Bélgica, Holanda,

Dinamarca, Noruega e Islándia—, por el contrario, se opone por razones políticas no ocultadas jamás.

Otras naciones —Francia y Gran Bretaña, principalmente— «flirtean» a favor, pero sin el entusiasmo

norteamericano.

La postura española, en otro tiempo opuesta a la integración por considerar que ésta sería excesivamente

gravosa para nuestra economía y que con los acuerdos militares con los Estados Unidos y el pacto militar

de Francia tiene suficientemente garantizada su seguridad, tiende ahora a considerar —sobre todo entre el

sector militar más profesionalizado y progresista— la conveniencia de convertir los convenios con U. S.

A. en una integración en la O. T. A. N., pero, por plurales razones, el propio Gobierno obvia la situación

sin considerar el fondo de la misma.

 

< Volver