Relanzamiento de las negociaciones España - CEE  :   
 Los nueve países del Mercado Común aprueban en principio el acuerdo entre Ullastres y De Kergolay. 
 ABC.    23/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

RELANZAMIENTO DE LAS NEGOCIACIONES ESPAÑA-C. E. E.

Los nueve países del Mercado Común aprueban en principio el acuerdo entre Ullastres y De Kergolay

Los nueve países de la Comunidad Económica Europea han aprobado el compromiso Ullastres-De

Kergolay, en relación con la reactivación de las negociaciones entre España y el Mercado Común, que

habían quedado en punto muerto desde el pasado mes de noviembre según informa Europa Press.

No obstante dicha aprobación, tres países —Italia, Francia y Holanda— han condicionado su aceptación

del documento a ?a subsiguiente negociación sobre los temas concretos de los diferentes sectores

productivos.

GRUPO DE ESTUDIO

Al objeto de concretar más detalles y descender al estudio de las matizaciones, la semana próxima iniciará

sus trabajos un grupo de expertos de la Comunidad Económica Europea y de los países miembros.

En fuentes competentes se cree que el citado grupo aceptará las líneas básicas del documento firmado por

el embajador español Ullastres y el director de Relaciones Económicas de la Comunidad, señor De

Kergolay.

Asimismo se informa de aue los tres últimos países que aceptaron el compromiso (Francia, Italia y

Holanda) pretenden que la posible entrada en vigor del Acuerdo se supedite a la aprobación de

reglamentos propios de los distintos sectores productivos y posteriormente al estudio de las implicaciones

que dicho posible Acuerdo tendría en las negociaciones de la C. E. E. con los países mediterráneos.

CONCLUSIONES DE UN INFORME

La Delegación española que ha estado ¡presente en la reciente reunión de la Organización Internacional

del Comercio, celebrada en Sevilla, presentó un amplio informe sobre el desarrollo de las relaciones

económicas entre España y la C.E.E., entre las que figuran a título de conclusiones los siguientes puntos:

• La conclusión de un nuevo acuerdo comercial entre España y la Comunidad debe basarse

necesariamente en un equilibrio de las concesiones mutuas, que implicaría, entre otras cuestiones de

índole industrial, una oferta agrícola comunitaria

más amplia que la actual, así como la ausencia de cualquier tipo de discriminación respecto a nuestros

principales países terceros competidores.

• La consecuencia de un acuerdo comercial con la C. E. E. debe respetar con todo rigor el

mantenimiento del máximo grado posible de libertad en el comercio exterior y de las corrientes

tradicionales de intercambio entre ambas partes.

• Al margen de estas negociaciones, la Delegación española expresó su enérgica protesta ante los

incidentes sufridos por productos españoles a su entrada en la Comunidad, pues suponen un evidente

atentado contra los más elementales usos del comercio, y cuya repetición continuada pudiera motivar la

adopción de medidas apropiadas de defensa.

 

< Volver