Autor: Aguirre López, José María (AMÉRICO VÉLEZ). 
   El tema de España en la OTAN     
 
 Informaciones.    24/05/1975.  Página: 1,Última. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

EL TEMA DE ESPAÑA, EN LA O.T.A.N.

BRUSELAS, 24. (Por Américo VELEZ, corresponsal diplomático de INFORMACIONES en Europa

occidental.)

EL comunicado final de la sesión del Comité de Planes de Defensa de la O. T. A. N. da cuenta, en un

lacónico párrafo, de que el secretario del Pentágono, señor Schlesinger, «ha informado a sus colegas del

actual estado de los acuerdos bilaterales que conciernen a la utilización de las instalaciones militares en

España por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos; acuerdos que permanecen fuera del contexto de la O.

T. A. N.».

Varias delegaciones, concretamente las de Noruega, Dinamarca y los Países Bajos, habrían expresado

actitudes contrarias a todo nexo entre España, bajo su actual situación política —según nos precisó en un

«briefing» el portavoz «le la delegación británica— y la Alianza Atlántica. El señor Schlesinger, en la

conferencia de Prensa que dio al final de la reunión del Comité de Planes de Defensa, dijo que las

alusiones a España se habían limitado a esa intervención suya. «Las bases americanas en ese país —

afirmó— son de gran utilidad para la defensa de Europa occidental. Las disponibilidades de Estados

Unidos en España tienen incidencia positiva en el dispositivo de la O. T. A. N. Nadie ha contradicho esta

afirmación. Por mi parte, yo no he hecho ninguna propuesta relativa a posibles vínculos entre España y la

O. T. A. N. Es evidente que determinadas actitudes reflejan posiciones políticas. Pero en el Comité de

Planes de Defensa no se discuten más que cuestiones relativas a problemas esencialmente militares.»

Ello significa que Mr. James Schlesinger deja los aspectos políticos del problema que suscita (a juicio de

Washington y de otras capitales aliadas, por parte europea Bonn > n primer término) la circunstancia de

que Portugal, a medio camino entre la democracia y un régimen marxistoide, no constituye un aliado que

ofrezca a las instancias atlánticas superiores las garantías suficientes para asegurar el flanco suroccidental

del dispositivo aliado en Europa, al Presidente Ford y al secretario de Estado, doctor Henry Kissinger, que

la semana próxima abordarán el delicado tema y que, según todos los indicios, lo harán en conversaciones

«restringidas» entre los «grandes» de la Organización Atlántica, y no en sesión plenaria del Consejo,

como lo avanzábamos ayer en estas columnas.

Nunca se ha hablado tanto de España ni de la Península Ibérica en un Consejo ministerial de la O. T. A.

No se observaron varios periodistas durante las declaraciones que ante ellos hizo el jefe del Pentágono. A

lo que el señor Sehlesinger respondió que Estados Unidos «siempre ha concedido importancia primordial

a sus acuerdos con Madrid».

PORTUGAL. «UN PROBLEMA DE PRESENCIA»

Portugal crea a la Alianza Atlántica «un problema de presencia», según la frase de un distinguido

miembro del Consejo Permanente de la O. T. A. N. Se temía que la eventual salida del país de la

Organización defensiva de Occidente originase a ésta dificultades de índole estratégica. El almirante

líaptista Pinheiro de Acevedo ha declarado que Lisboa no tiene el propósito de denunciar el Tratado de

Washington (constitutivo d? la Alianza Atlántica) y que, en consecuencia, la nación lusitana seguirá

participando en todos los niveles «otanislas». entre ellos el Comité Militar, del que forma parte el general

Aloide de Oliveira. que ha figurado estos días en la delegación presidida por el almirante Pinheiro de

Acevedo. El Comité Militar de la O. T. A. N. conoce todos los secretos relativos a los problemas

castrenses de la Organización.

El ministro portugués de Negocios Extranjeros, comandante Rielo Antunes, llegó ayer a Bruselas,

procedente de Alemania occidental. En tina visita a las autoridades de la Comisión de las Comunidades

Europeas se esforzó por demostrar que los problemas en curso en Portugal carecen de importancia; que

no se van a disolver los partidos políticos y que la situación actual en el país «es un fenómeno de

desarrollo político que acabará desembocando en una democracia socialista, pero no en un régimen

totalitario»

FORD, POR LA ALIANZA CON ESPAÑA

Mientras los ministros de Defensa de la O. T. A. N. trataban en Bruselas de la trascendencia que la

Península Ibérica tiene en el esquema estratégico de la Alianza, el Presidente Ford, en Washington, hacía

a cinco periodistas extranjeros declaraciones menos «restringidas» en cuanto a las relaciones úe la O. T.

A. N. y Madrid que las que su secretario de Defensa está haciendo en Bruselas. «La presencia de

ministros comunistas —ha dicho el Jefe del Ejecutivo U. S. A.— en el Gobierno portugués presenta un

grave problema para la Alianza Atlántica.» El señor Ford hizo después el eíogio de España, cuya «larga

amistad con Estados Unidos» puso de relieve sin circunloquios. «Pensamos —afirmó— que España es un

factor importante en el Mediterráneo y en Europa.» De fuente autorizada americana se nos indica que el

señor Ford se manifestará en los mismos términos en el transcurso de las discusiones que con motiyo de

la «cumbre» atlántica tendrá la semana que viene aquí «con los principales países miembros de la O T. A.

N.»

HOLANDA SE INCLINA POR EL «F-16»

Holanda se ha decidido por el modelo americano «F-16» para sustituir a los «Starfighter» de sus Fuerzas

Aéreas. Así lo ha decidido el Gobierno de La Haya. El portavoz que dio la noticia precisó que la elección

sólo será firme a condición de que Bélgica se pronuncie en el mismo sentido. El Consejo del Gabinete

duró cerca de seis horas y terminó pasada la medianoche de ayer a hoy. La decisión de Bruselas será,

pues, decisiva. Los noruegos y los daneses han hecho la misma elección que los neerlandeses. Por su

parte, el Gobierno belga declara que no adoptará una decisión firme hasta que el primer ministro, señor

Leo Tindemans, conferencie sobre la cuestión, el miércoles próximo por la noche, con el Presidente

Gerald Ford, que —se añade— ha tomado la iniciativa de esa conversación sobre el tema concreto del

llamado «contrato del siglo».

 

< Volver