Autor: Martínez, Julián M. . 
 Relaciones con el exterior. Antes de abandonar Dublín. 
 El señor Areilza, recibido por el Preidente de Irlanda  :   
 Extraordinaria cordialidad irlandesa hacia España. El Conde de Motrico, partidario del reconocimiento de la autonomía de Cataluña y el País Vasco, pero no de una solución federal. 
 Informaciones.    20/02/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

ANTES DE ABANDONAR DUBLIN

El señor Areilza, recibido por el Presidente de Irlanda

• EXTRAORDINAIRIA CORDIALIDAD IR-LANDESA HACIA ESPAÑA

• EL CONDE DE MOTRICO, PARTIDARIO DEL RECONOCIMIENTO DE LA AUTONO-MIA DE

CATALUÑA Y EL PAIS VASCO, PERO NO DE UNA SOLUCIÓN FEDERAL

Por Julián M. MARTINEZ (Enviado especial de INFORMACIONES.)

DUBLIN;20.

EL ministro español de Asuntos Exteriores, don José María de Areilza, prosiguió ayer, en Dublín, su

exposición que viene haciendo a los líderes de la Europa comunitaria en torno a los planes y calendario de

reforma politica del Gobierno de la Monarquía española.

El señor Areilza volvió a matizar ayer, en ocasión de una rueda de Prensa, el carácter estrictamente

informativo e informal de su gira por las capitales europeas: "España no está pidiendo ni solicitando

ayuda o apoyo. Únicamente estamos exponiendo a los "nueve* el proceso de homologación política del

Gobierno español. Cuando el clima entre todos esté maduro será el momento en que el Gobierno de Su

Majestad decidirá si nos conviene o no, el cómo y cuándo, de la solicitud de Ingreso en la Comunidad

Europea."

El ministro expresó su esperanza de que para 1977 nuestro país habrá alcanzado las bases democráticas

con las cuales estaremos en una posición de empezar las largas negociaciones que acaben con la plena

integración española en la C. E. E. En este sentido, el señor Areilza recordó la "norma de oro" de la

Comunidad —"ir despacio"—, en la que tendremos que basarnos. Frase equivalente —y esta no es

expresión del señor Areilza— al "calzarme despacio que voy deprisa", de Felipe II.

AMNISTÍA Y EXILIADOS POLÍTICOS

Dado el excelente estado de las relaciones entre Irlanda y España y el clima de simpatía y comprensión

que han dominado desde el primer momento la recepción ofrecida al señor Areilza en Dublín, las

preguntas que despertaron mayor ínteres periodístico fueron las formuladas en torno a diversos aspectos

políticos de la situación española. Y así," ampliando el tema de la amnistía, el señor Areilza concretó el

contenido de sus últimas declaraciones, expresando su confianza de que para Junio o Julio próximos

practicamente no existirán presos políticos en España excepción de aquéllos implicados en delitos

terroristas, en delitos de sangre.

El señor Areilza concretó el contenido de sus recientes declaraciones periodísticas sobre el tema amnistía

y formuló la situación de esta forma: recientemente pidió el titular de Justicia las estadísticas de la

población penal española y el equivalente de detenidos políticos. El número ascendía aproximadamente a

600, de ellos unos 100 implicados en delitos terroristas, en delitos de sangre. Al estar pendiente una

próxima reforma del Código Penal relativo al derecho de reunión, asociación manifestación y

propaganda, quiere decirse que cuando tal reforma esté ultimada —y de ahí las referencias del ministro a

Junio— los actuales detenidos por ese tipo de delitos habrán sido liberados. S e r í a absurdo que

continuaran .cuando estén reconocidos los derechos por los que fueron procesados.

Que después haya o no amnistía (y este es problema distinto —añadió el ministro—, ya que supone o se

refiere a la eliminación de antecedentes políticos), es otra cuestión, que probablemente sea abordada por

el Gobierno en el segundo semestre del año.

De todo lo anterior se deduce que la actual campaña en pro de la amnistía no se ajusta objetivamente a la

realidad. Y de ahí las sospechas de que el tema esté siendo manipulado por determinados grupos

políticos.

En cuanto a los exiliados, el señor Areilza dijo que si continúan en el extranjero es porque ellos mismos

quieren. Según el ministro de Gobernación, solamente existe una docena o dos de relevantes dirigentes

políticos a los que no se les permite su entrada en España por motivos de seguridad personal, o porque su

presencia en España comporte algún tipo de peligro para la seguridad del Estado. El resto —repitió, el

señor Areilza— puede obtener sus pasaportes en los respectivos consulados y regresar a España, como

algunos han hecho ya sin ningún tipo de problemas.

REGIONES

A una pregunta, sobre las posibilidades o ventajas de una solución federal para el Estado español, el

ministro de Asuntos Exteriores dijo que no le gustaba el término "federal"; "Hay otras expresiones

semánticas más apropiadas políticamente que implican un efectivo reconocimiento de la autonomía y

libertades de los. pueblos de España sin afectar para nada a la unidad española representada por el Rey de

España, el Rey de todos los españoles como ha sido la institución monárquica a lo largo de siglos de

historia española." Y concretando otra pregunta, el señor Areilza se mostró de acuerdo con los deseos de

mayor autonomía y descentralización para los pueblos como el vasco o catalán, sin que ello afecte para

nada el concepto de unidad nacional.

LA "CONTESTACIÓN" EN BARCELONA

A otra pregunta, el señor Areilza manifestó que los últimos incidentes en Barcelona no tienen nada de

alarmante ni de especial. «Es un hecho que hay que empezar a aceptar y que es común a todos los países

democráticos europeos. El riesgo de la contestación no está excluido en ningún país occidental. De ahí

que forme parte de un contexto que tiene que ser considerado como normal por la opinión pública.»

Ampliando la pregunta, el ministro recordó que estos incidentes se venían produciendo antes de que fuera

anunciado el viaje de los Reyes a Cataluña, por lo que no cabe sacar punta a la coincidencia casual de los

hechos.

ANGOLA

El señor Areilza dijo a otra pregunta formulada por INFORMACIONES .que en los próximos días se

procederá al reconocimiento del «Estado independiente de Angola», siguiendo los últimos

acontecimientos tanto en la ex colonia portuguesa como en las cancillerías diplomáticas europeas.

ENTREVISTAS

Durante la jornada de ayer, el ministro español sostuvo conversaciones con su colega irlandés, doctor

Fitzgerald, que estuvo tan comprensivo como interesado en la exposición formulada por el señor Areilza.

El doctor Fitzgerald, una importante figura dé la política irlandesa, incluso ofreció amistosamente algunas

sugerencias de interés mutuo e informó confidencialmente de algunos aspectos de la Europa comunitaria.

El señor Areilza se entrevistó también con el primer ministro irlandés, con el líder de la oposición y con

el ministro de Correos y Comunicaciones, una importante figura del laborismo irlandés y de la

Internacional Socialista.

Hoy, antes de continuar viaje a La Haya, el señor Areilza girará una visita al Presidente de la República,

Mr. O´Dalaigh, al que entregará un mensaje de afecto personal del Rey de España. Asimismo le entregará

un obsequio donado por la Diputación de La Coruña, una gaita gallega, que simboliza los vínculos

históricos y .antropológicos entre irlandeses y gallegos. El es un gran aficionado al folklore, arqueología

y, otros aspectos del pueblo gallego.

AMISTAD

El viaje del ministro español a Irlanda acabó esta mañana con el extraordinario ambiente de amistad y

simpatía mutua que los irlandeses —a todos los niveles— han dispensado a la delegación española.

El aspecto de las relaciones bilaterales no ha sido prácticamente tocado en esta visita, por el simple hecho

de que no era necesario. Entre irlandeses y españoles —vinculados históricamente por mutuos lazos de

simpatía, reforzados tanto por vínculos religiosos como por el «enemigo común» inglés— no existe

contencioso de ningún tipo, y la ampliación de intercambios comerciales, turísticos o culturales vendrá

por sí sola, sin necesidad de retocar nada.

En Irlanda, no el Gobierno español, sino España, tiene un aliado comprensivo e incondicional como el

mejor que podamos tener en Europa.

 

< Volver