Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Una semana entre buena y mala     
 
 ABC.    19/01/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

UNA SEMANA ENTRE BUENA Y MALA

Ha llovido los últimos días de la pasada semana y esto ha sido cosa buena y lo será más, aún, si continúa cayendo el agua que necesitan los campos y las ciudades. En cambio, el viernes, que los antiguos romanos dedicaban a Venus —que no era, precisamente, una mala diosa—, hubo una noticia que estremeció a los teatros, cinematógrafos, salas de fiestas, restaurantes y hoteles, y fue el adelanto de la hora de cierre de los espectáculos. La protesta ka sido bastante general. El jefe del Sindicato de Hostelería, don José Ramón Alonso, ha dicho que la medida dictada por el Ministerio de la Gobernación afecta a media millón de trabajadores de sus ramas. El jefe del Sindicato del Espectáculo, don Jaime de Campmany, ha considerado grave la orden, porque ni se ha adelantado conjuntamente la vida del país ni se ha consultado al Sindicato. Esto es lo que Fernando Onega, en «Pueblo», califica de «impopularidad como norma». En cambio, estimó buena noticia el nombramiento, hecho por el ministro de Educación y Ciencia, designando a don José Manuel Rico-Zorrilla director de Coordinación Exterior cargo importante por variadas razones. Por contra, la semana acabada no ha ofrecido buenas perspectivas y en consecuencia no buenas esperanzas para el «leit motiv» del asociacionismo político, que sigue vagando por el éter de los malos comentarios del gran mentidero. sobre todo, de Madrid, porque en la mayor parte del país ni comentarlos siquiera. En la esfera económica la única noticia de cierto interés lo ha ofrecido la Bolsa subiendo ligeramente. Se dirá que poca cosa, pero algo es algo. Mientras tanto la cuesta de enero se está remontando y las «rebaja» mantienen, sin bruscas inflexiones, las mases de gentes, que tradicionalmente se hacen la ilusión de comprar «muy barato».—ARGOS.

 

< Volver