Asociacionismo     
 
 Informaciones.    01/02/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Asociacionismo

EL pasado lunes, el Consejo Nacional del Movimiento recibía la documentación preceptiva de la segunda asociación política en ciernes: Reforma Social Española, que promueve don Manuel Cantarero del Castillo. Como es sabido, el señor Cantarero preside actualmente la Agrupación de Antiguos Miembros del Frente de Juventudes y pretende conjugar la doctrina falangista con un socialismo no marxista. «Muchos puntos de mi programa —declaró el señor Cantarero— no se podrán realizar si no se proyecta una reforma constitucional.»

Al filo de esta declaración, no es balad: hacer notar que los «movimientos asociativos» se hacen en función de una reforma constitucional: reforma perfectamente legal, posible y prevista en las actuales Leyes Fundamentales.

Por lo demás, el grupo «Tácito» ha sufrido a cuenta del planteamiento asociativo si no una escisión, sí la defección de algunos de sus más destacados componentes. A. N. E. P. A. sigue haciéndose oir por boca del señor Serrata Urquiza —que se ha quejado recientemente del escaso apoyo de la Prensa «oficial» al fenómeno asociativo— y los tradicionalistas se aprestan a formar su asociación en torno a personas como miembros de la familia Oriol, los señores Zamanillo, Mazón, etc.

En general y par el momento se aprecia el «gran silencios de las provincias sobre el asociacionismo político, que produce especial «ruido» en Cataluña. A nivel gubernamental cabe finalmente reseñar las palabras del señor García Hernández, ministro de la Gobernación y primer vicepresidente del Gobierno: «El Gobierno desea un grupo de asociaciones capaces de canalizar la opinión pública.»

 

< Volver