Martínez Esteruelas, en Tenerife. 
 Puede resultar peligroso polarizar la situación política  :   
 Entre el Gobierno y las posiciones de ruptura. 
 El Alcázar.    08/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Martínez Esteruelas, en Tenerife

PUEDE RESULTAR PELIGROSO POLARIZAR LA SITUACION POLITICA

(ENTRE EL GOBIERNO Y LAS POSICIONES DE RUPTURA)

"Sería muy grave que se materializara esta contradicción que se está produciendo en la raíz

misma de la nueva etapa y que desvirtúa en toda su dimensión la voluntad popular expresada

en el referéndum"

(Redacción y agencias).— Durante un acto político celebrado en Santa Cruz de Tenerife, don

Cruz Martínez Esteruetas, promotor de Alianza Popular pronunció, un discurso en at que, entre

otras cosas, dijo:

Las elecciones subsiguientes a la reforma política, van a realizarse en el marco de una

coyuntura económica muy grave. Aquellos que pretenden ocultarlo u ofrecer como remedio el

falso triunfalismo de las fórmulas mágicas, no harán sino abrir caminos hacia el caos. Quien

quiera hacer una política al servicio del pueblo español, ha de admitir con el crudo realismo la

evidencia de un horizonte de penurias y dificultades muy| ingratas, tras el pórtico de la

democratización. Admitida la certidumbre de esta situación —prosiguió Martínez Esteruelas—

no podemos desconocer las consecuencias inevitables que de la crisis económica se derivan

en el orden social y en el político. El deterioro de la capacidad de consumo y del nivel de vida,

unido al crecimiento acelerado de los índices de paro, generan en cualquier sociedad, y mas

agudamente en la española, fenómenos de insatisfacción, de protesta y de racción instintiva

contra la situación establecida. La depresión económica y la ebullición social, no sólo

constituyen una tentación demagógica para tos partidos afiliados a instancias internacionales y

marxistas; contribuyen también a excitar hasta el paroxismo la pugna electoral y sus resultados.

Al propio tiempo, dificultan e incluso hacen imposible una solución pactada de democracia con

autoridad entre las fuerzas políticas con sentimiento nacional y vocación social.

VOLUNTAD DE CONCORDIA

Hemos proclamado muchas veces, —añadió— y yo reitero hoy con solemnidad, que Unión del

Pueblo Español, y las restantes fuerzas políticas integradas en Alianza Popular alentamos una

abierta voluntad de concordia.

Otras fuerzas políticas —continuó— dificultan peligrosamente el hallazgo de fórmulas de

concordia que permitan al pueblo español afrontar la gravedad de la coyuntura con la unidad

nacional y la solidaridad social que son indispensables para triunfar. Me refiero —señalo

Martínez Esteruelas— a las que se marginaron de la reforma política con una incitación

abstencionista que el pueblo repudió, y ahora pretenden coaccionar al Gobierno y desafían la

legalidad, incluyendo entre sus miembros a la "comisión negociadora" al Partido Comunista y a

su secretario general.

CONTRADICCIÓN

Puede resultar —dijo más adelante en extremo peligroso para España, polarizar la situación

política en un pacto entre Gobierno y aquellas fuerzas políticas cuyas posiciones dialécticas

son la ruptura con el pasado, la demagogia, el internacionalismo y, en definitiva, la discordia,

mientras se busca desplazar a las fuerzas políticas nacionales, coautoras de la reforma y del

resultado positivo del referendum, cuyo patriotismo les hace situar la voluntad de concordia

como elemento sustancial de su oferta política.

Serla muy grave que se materializara esta contradicción que se está produciendo en la raíz

misma de la nueva etapa y que desvirtúa en toda su dimensión la voluntad popular expresada

en el referendum.

En otro momento, el Sr. Martínez Esteruelas afirmó, que la solidaridad con Canarias del rosto

de las provincias y regiones españolas ha de ser hoy más fuerte y atenta que nunca. No

podemos desconocer —prosiguió— que las Islas Canarias definen una posición estratégica de

extraordinaria Importancia, en un espacio geopolftico muy crítico. Las terribles y subterráneas

pugnas por la supremacía mundial; tienen ahora su escenario preferido en este vasto mundo

que se extiende desde la cuenca mediterránea al Cabo de Buena Esperanza.

SALVAGUARDA

España entera —prosiguió— ha de realizar, aun en estos tiempos defíciles, un excepcional

esfuerzo para dotar a las provincias canarias de todos los recursos indispensables para LA

SALVAGUARDA de la soberanía nacional, que no son estrictamente militares, sino también

económicos y sociales. El desarrollo del entero potencial productivo canario ha de ser un

objetivo prioritario, en el marco de un plan inaplazable de redistribución nacional de la riqueza,

no sólo a nivel de rentas personales, sino también de las rentas territoriales.

Los problemas de Canarias —reiteró Martínez Esteruelas— no hacen sino reproducir en sus

términos generales tos problemas nacionales. Por eso es necesario cerrar el paso a todo tipo

de extremismos y no dejar ahogar nuestra voz por el estrépito falaz de unas minorías

demagógicas, filiadas a utopismos revolucionarios, que, según enseña la historia, solo

conducen a la catástrofe.

OPCIONES

El referendum propuso a los españoles tres opciones legítimas; la conformidad, la

disconformidad y la duda razonable. Cualquiera de esas opciones son política y éticamente

respetables, en cuanto opciones válidas de la consulta democrática. Pero no es admisible que

pretendan poner condiciones al proceso democrático abierto por el referendum quienes

repudiaron previamente su validez e incitaron a la abstención. Negar el referendum y negociar

luego con el Gobierno el proceso constitucional y la participación en las elecciones, supone una

cínica e importante contradicción, que separa la objetivación de los propósitos y la búsqueda da

los resultados. Porque, en definitiva, la trascendencia del momento no puede quedar reducida a

pura táctica. Las tácticas de los partidos, igual que ocurrió en 1876 y en otras ocasiones de la

historia contemporánea europea, han de comenzar desde una concordia comunmente

aceptada y honestamente servida.

 

< Volver