Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Juego político y limpieza publicitaria     
 
 ABC.    16/02/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 1. 

EN POCAS LINEAS

JUEGO POLÍTICO Y LIMPIEZA PUBLICITARIA

Fraga está de nuevo en Madrid. Y mucha gente, en vilo y llena de curiosidad. Y, sin embargo, los que esperan definiciones políticas concretas se llevarán otro chasco como el anterior. Cada día que pasa creo menos que Areilza pueda seguir el mismo rumbo que, quizá, marque el embajador en Londres cuando deje de serlo. En cambio, cada día creo más que Federico Silva tiene recursos bastantes para dar una sorpresa en el terreno de la competición política. De otra parte, hay quienes aseguran —como Ramón de Rato— que no se descarta la posibilidad de que don José María Gil Robles y Quiñones diga cualquier día una palabra que pudiera transformarse —como antaño— en concentraciones de masa. Ya fue sintomático que recientemente en la Universidad de Barcelona dijera, ante numerosos estudiantes que le asediaban a preguntas, estas palabras: «No he sido, no soy y no seré jamás socialista», ganándose una ovación. Los futurólogos políticos serios prevén que si hoy se votara habría un diez por ciento de socialistas, un quince de comunistas y la gran mayoría, sin trampas, se la llevaría una derecha sólidamente coaligada. Lo que hace jaita es que los que pretendan ser líderes se definan cuanto antes. Por otra parte, consideramos encomiable que un subdirector general de Actividades Publicitarias, como Jaime de Urzaiz, haya conseguido, con la colaboración de la Policía Municipal, limpiar las fachadas, vallas y muros de Madrid de los carteles publicitarios ilegalmente fijados. Pero, además, con un proyecto de orden que regulará la publicidad exterior en el casco urbano, se enfrentará con el problema del gigantismo de las vallas publicitarias, las peligrosas vallas «caballo» y su proliferación en lugares que no sean cerramientos de solares, casas declaradas en ruina o vallas de obras. El colofón podría consistir en la ordenación publicitaria en nuestro bellísimo paisaje rústico. ¿No creen ustedes que ya va siendo hora de hacer una buena limpieza?—ARGOS.

 

< Volver