Declaraciones del presidente     
 
 Informaciones.    01/03/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE

LA bandera del 12 de febrero no está arriada», declaró en la noche del miércoles el presidente Arias en la rueda de Prensa mantenida con varios periodistas ante las cámaras de la RTVE. El presidente habló durante más de setenta minutos sobre diversos temas del actual momento político y económico del país, entre ellos las asociaciones, la dimisión del ministro de Trabajo, la evolución política y la subversión.

Don Carlos Arias opinó que «el sistema es perfectible» y que «la pluralidad de criterios enriquece la gama de puntos de vista a tomar en consideración»; dio un no rotundo al inmovilismo, al comunismo y al separatismo y se mostró partidario «de un desarrollo lógico, pausado y siempre acorde con las líneas que nos marcan los Principios del Movimiento», que tienen cuna absoluta posibilidad de desarrollo». Se refirió a que «nuestra Constitución no sólo prevé, sino que establece previsoramente el mecanismo a que ha de sujetarse su posible modificación»; sin embargo, afirmó que él personalmente opinaba que «antes de pensar en una reforma institucional debería agotarse la posibilidad de extraer de la legalidad vigente todo su rico contenido». «No considero ni necesaria, ni conveniente, ni oportuna la reforma constitucional», añadió.

Don Carlos Arias reveló, por otra parte, que «ai frente del Gobierno no he sentido ni desfallecimiento ni cansancio», y en cuanto a las críticas, que efectivamente «ciertos sectores, por fortuna minoritarios, que se sienten inquisidores de la ortodoxia, me han tachado de desviacionista». Manifestó, en otro orden de cotos, que «la situación económica no es tranquilizadora» y «que la reforma fiscal está en manos del Gobierno».

Fue especialmente rotundo al abordar el terna de la subversión: «Los que pretenden hacer de los conflictos plataformas de lanzamiento para la subversión pueden contar de antemano con la firme postura del Gobierno para aplastarla con toda la fuerza de la autoridad de que dispone.»

 

< Volver