Orden público. 
 Socialismo, aquí     
 
 Gaceta Ilustrada.     Página: 51,52. Páginas: 2. Párrafos: 3. 

ORDEN PUBLICO

SOCIALISMO, AQUÍ

Los actividades de los socialistas españoles se publican cada vez más alejadas del. capítulo «orden público». El presidente Arias recabó la participación de los «socializantes» y pocos se dieron por aludidos.

LA agencia Logos no era demasiado explícita, pero el país supo que seis españoles que regresaban de un viaje turístico a Portugal transportaban «posters» alusivos a las Fuerzas Armadas portuguesas y. según la noticia, por esta razan fueron encarcelados, les fue cortado el pelo y los bigotes y finalmente puestos en libertad y el inevitable expediente pasado al T. O. P. Todos viven en Cataluña y el único delito cometido según la noticia es haberse dejado largo el cabello. Oficiosamente se ex-

6ACETA ILUSTRADA 51

ORDEN PUBLICO

plica que don Santiago Carrillo Menéndez, 24 años, hijo del secretario general del Partido Comunista Español, visitó España para hacer el servicio militar, y después se confía —desde luego oficiosamente, también— que su estancia aquí se debió a la convalidación de su título francés de doctor en Ciencias Matemáticas, además de mantener conversaciones con profesores del país. Dentro del desconcierto que desparrama el poco eficaz intento de democratización oficial, las agrupaciones o individualidades significadas de la izquierda no reconocida por el Sistema no pueden saber si sus acciones son reflejadas como logro benigno del Régimen o «como aviso a los navegantes». Si el señor Cantarero del Castillo declara su «socialismo falangista* y consigue poner en movimiento una asociación, el fraccionado partido socialista no se apunta pero se manifiesta en conferencias, en coloquios y en invitaciones.

SUECOS. — Reunidos los representantes del Partido Socialdemócrata y la Confederación Sindical suecos y del Partido Socialista Obrero Español y la Unión General de Trabajadores, después de examinar y discutir extensamente la situación por la que atraviesa el Estado español, conscientes de la necesidad imprescindible de las organizaciones socialistas democráticas en el futuro inmediato del pueblo español, acuerdan reforzar y potenciar, al máximo, sus lazos de hermandad y solidaridad para e! restablecimiento de las libertades democráticas y la consecución del socialismo en España. El comunicado oficia! del grupo sueco invitado por don Felipe González se redactó después de una reunión celebrada con periodistas nacionales y extranjeros en el reservado de un restaurante del barrio madrileño de Arguelles. La Prensa española había dado cuenta de la llegada de la comisión y cabe deducir que la autoridad encargada de mantener el orden público estuvo en cada momento al tanto de actividades y conversaciones de nuestros visitantes. Los señores Andersson, Paterson, Molin y Schori se llevaron una buena impresión de la cara del país y reclamaron la libertad indispensable para conseguir una verdadera democracia, desde el punto de vista socialista internacional. Casi al mismo tiempo, el abogado don Gregario Peces Barba dictaba una conferencia en un ciclo de «Nueva Generación», presentado por el empresario español don Ignacio Camuñas, y pedía igualmente la libertad necesaria para construir el socialismo auténtico e insistió en que el socialismo de nuestro país necesitaba libertad. Durante esta conferencia, le preguntaron al señor Peces Barba si la autoridad habría permitido el acto de haberlo protagonizado un miembro del Partido Comunista: Pregúnteselo al ministro de la Gobernación. No se obvió el recuerdo de que en otra provincia española al propio señor Peces Barba le fue suspendida una conferencia similar, y ya no «choca» que las declaraciones del profesor españot sean recogidas por el órgano del Movimiento «Arriba», de Madrid, ni que a la reunión asistiera el colaborador de «El Alcázar», falangista, don Eulogio Ramírez. Estoy dispuesto a sentarme e una mesa dialogar con cualquier grupo de la oposición democrática española —dijo también, aproximadamente, el señor Peces Barba— para conseguir un cambio democrático, y así respondió a una pregunta relacionada con la «Junta Democrática». A pesar de que continúa abierta !a polémica entre el liberal señor García Trevijano y el socialista señor Castellano, la idea de necesitar un mayor aperturismo y respeto por las ideas de los demás no se limita a frentes más o menos alejados del Sistema: el antiguo gobernador civil don Gabriel Elorriaga acaba de declarar a «La Vanguardia», de Barcelona: Para que surjan líderes políticos es preciso que exista un margen adecuado de libertad. Para algunos, lo que sobran son líderes. El espectador español, que ve pasar ante sus ojos una serie de nombres que finalmente tienen una suerte diversa, continúa esperando el momento en que pueda participar en la formación de una personalidad que verdaderamente le represente.

52 GACETA ILUSTRADA

 

< Volver