Laboral. 
 Potasas, a puerta cerrada     
 
 Gaceta Ilustrada.     Página: 52,53. Páginas: 2. Párrafos: 4. 

LABORAL POTASAS,A PUERTA CERRADA

Cuarenta y siete mineros despedidos de Potasas de Navarra llevaron ante la Magistratura a la empresa. En los medios laborales navarros el ambiente es tenso.

NADIE debe asustarse del sentido dinámico y tenso que, día a día, toman las relaciones laborales, pues ello es prueba inequívoca de la pujante vitalidad de un contexto industrial, como el que aquí, a cada paso, se contempla, dijo en Barcelona el ministro de Trabajo, don Fernando Suárez. y en otro momento manifestó: No voy a resolver todos los problemas, y menos hoy y aquí. Sólo quiero llevarme una idea clara de la situación. Mi propósito es escucharles. Escuchó, efectivamente, la «contestación» de que fue objeto por parte del Comité Ejecutivo Sindical barcelonés en relación con las recientes medidas económicas del Gobierno; protestaron por haberlas acordado sin consultar a la Organización Sindical; pidieron la urgente regulación del derecho a la huelga, la mejora del seguro de desempleo, una verdadera reforma fiscal, la erradicación del presta-mismo laboral y la modificación de la Seguridad Social. Por otro lado, el sentido dinámico y tenso que reconoce e! señor ministro se manifiesta por todo el país: trescientos obreros de la construcción «contestan» en Córdoba frente al edificio de Sindicatos y la Policía detiene a algunos; en Madrid, los doscientos empleados de la firma Andrés Nogueras y Nogueras

Hermanos comienzan una huelga por el despido de un compañero; los representantes sindicales del Metal del Bajo Llobregat piden que las elecciones sindicales se produzcan en mayo; siete mil trabajadores de los Transportes de Barcelona muestran su preocupación por la crisis det sector que podría motivar la no percepción de sus salarios, y nadie debe asustarse de algunos juicios promovidos por obreros contra sus empresas. Sin embargo, el juicio de «los encerrados de Potasas» preocupa de un modo especial.

SEGURIDAD. — Cuarenta y siete obreros de Potasas de Navarra despedidos tras el encierro de quince días realizado en el pozo «Esparza» —del 7 al 21 de enero pasado— como protesta por la falta de seguridad en el trabajo, llevaron a la empresa a la Magistratura de Pamplona y el juicio fue fijado para el 7 de abril. Veinte abogados laboristas representaban a los trabajadores que consideraban que el despido era improcedente y la sata del juicio quedó pequeña. Desde octubre de 1974, la plantilla de Potasas había solicitado reiteradamente tanto a Sindicatos como al Gobierno Civil posibilidad de reunirse; algunos habían sido sancionados o despedidos; otros habían sufrido accidentes laborales: el pasado mes de marzo, una explosión causó la muerte de seis mineros. Los trabajadores habían solicitado documentos acreditativos de los anteriores hechos y a las diez de la mañana del día de la vista fueron llamados ante el magistrado los cuatro representantes de los despedidos, señores San Martín, Pérez, Burguete y Urroz. Compañeros y periodistas se habían amontonado a primeras horas de ese día para asistir al juicio, que era público. A las tres horas de haber comenzado, fa policía tuvo que desalojar la sala y el juicio fue suspendido: cuando el letrado de la empresa, señor Marqués, se refirió a la actitud adoptada por los trabajadores durante su encierro, los asistentes hicieron comentarios en voz alta; el magistrado ordenó el desalojo, que se había de producir forzadamente, y cuando la vista se iba a reenudar a puerta cerrada, los cuatro trabajadores se marcharon al considerar —dijeron— que en aquellos momentos no representaban a nadie.

LARGO. — La reanudación del juicio quedó fijada para el lunes siguiente y se determinó que se llevaría a cabo a puerta cerrada. La Magistratura de Trabajo de Navarra consideró que podía ser lar. go y decidió aplazar hasta mayo los restantes juicios que tenía pendientes, pero por otra parte se ha creído saber la intención de los trabajadores de no consentir la reanudación de la vista si no pueden asistir a ella todos los que lo deseen. El rumor de que se producirían paros y asambleas de trabajadores de diversos sectores en apoyo de los despidos de Potasas, proporciona a este conflicto un clima tenso que se puede apreciar en los medios laborales navarros. Las peticiones formuladas por los mineros van desde un aumento salarial hasta una mayor atención a los -inválidos por accidente, pasando desde luego por una mayor vigilancia en las medidas de seguridad que, según algunas opiniones, sólo se cuida especialmente en las galerías en las que existen maquinarias costosas y parece relajarse en aquéllas en las que los trabajos se realizan a mano.

 

< Volver