Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Cinco cosas en brevedad     
 
 ABC.    24/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EN POCAS LINEAS

CINCO COSAS EN BREVEDAD

Amilibin, en su popular «Diario de un reportero», ha recogido lo que califica de escándalo artística por la película «Canciones de nuestra vida», que ha producido Eduardo Manzanos. Pues no quieran ustedes pensar a dónde han puesto el grito nuestras más ilustres estrellas folklóricas. ¿Terminarán las «canciones» en el Juzgado? Veremos.

La resonancia del artículo de Anson titulado «Cobardía moral», publicado en, A B C, ha dado tan en la diana que ha traspasado todas nuestras regiones y todas nuestras fronteras. ¡Y tan bochornosa que es la cobardía moral de lo clase dirigente española! Ya es un hartazgo oír hablar tanto de progresismo y de socialismo, mientras los que debieran no se atreven a poner el cascabel a! gato.

De otra parte, el «republicano-falangista» don Diego Márquez ¿no se ha enterado de que José Antonio

Primo de Rivera perteneció, hasta la llegada de la República, a la Unión Monárquica Nacional, con Guadalhorce, Calvo Sotelo, Yanguas y otras conspicuas figuras? ¿Y qué Falange recibió dinero monárquico para su actividad, incluso en las elecciones de febrero del 36?

Buen discurso el de Ignacio Camuñas en su última perorata política en Madrid. Clarísimo que lo más urgente, en esta hora, es crear un clima adecuado para el diálogo, porque sin libertad para todos, sin reconciliación nacional, no será posible la paz, y el clima de agresión y de violencia encontrará terreno abonado para seguir propagándose.

Esteban Bassols, que dejó como director general en el Ministerio de Información y Turismo una huella muy simpática, ha pronunciado una interesantísima conferencia en la Casa de Madrid en Barcelona sobre los políticos catalanes en la capital de España. Y se ha hecho las siguientes preguntas: «¿Somos distintos? ¿Somos diferentes? ¿Somos incómodos?» Al final se ha quejado —y con razón— de los pocos políticos catalanes que alcanzan el Poder sin pasar de la cartera ministerial. Asi nos hemos enterado de que el general Prim fue el único jefe de Gobierno catalán que ha existido —ARGOS.

 

< Volver