Las declaraciones integras de don Juan     
 
 Triunfo.    17/05/1975.  Página: 89,90. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

LAS DECLARACIONES INTEGRAS DE DON JUAN

Una vez dejado sin efecto por el Tribunal Supremo el secuestro que pesaba sobre el número de «ABC» correspondiente al 23 de febrero de 1975, que insertaba unas declaraciones de don Juan de Borbón, el diario madrileño publicaba el pasado domingo el texto integro de tales manifestaciones. Recogemos algunas de ellas:

«— "Una gran masa de opinión, en buena parte movilizada por el propio Régimen con la propaganda proapertura, se está pronunciando cada día en favor de una modificación de la estructura del Estado en sentido democrático {...). El resultado obtenido, no sé por qué causas, ha sido muy exiguo y ha desilusionado a los que deseaban una apertura efectiva y eficaz (...). La división de diversos sectores políticos que integran el Régimen en asociaciones, en ocasiones contradictorias, va a producir en la realidad política el mismo efecto que si se hubiese derogado el Decreto de unificación. En cuanto a las fuerzas públicas no procedentes del Régimen, no creo que se acojan a la nueva ley. pues la ingenuidad tiene sus límites y en política más que en materia alguna".

— "(...). El conato de perpetuar la presente organización del Estado y la pretensión de circunscribir la actividad política de la nueva sociedad española con su actual mentalidad en los límites de los sectores y personalidades que integran el Régimen constituiría un evidente y trascendental error histórico que España habría de pagar muy caro"

— "Sobre el Ejército existen idea;, y prejuicios a mi parecer tota finante equivocadas, nacidos en parte de la propaganda contra la Dictadura de Primo de Rivera y que pretenden confinar al Ejército en una determinada actitud política. No se debe olvidar que fue el Ejército durante el reinado de Isabel Il quien impulsó a la sociedad española hacia las estructuras de tipo liberal europeo. España siempre ha confiado en el patriotismo y abnegación de sus Fuerzas Armadas, que no constituyen un mundo aparte, sino que viven inmersas en la sociedad que las rodea compartiendo sus sentimientos e inquietudes. Solamente ante las grandes crisis políticas y sociales y en circunstancias verdaderamente trágicas, el elemento armado siente la responsabilidad de intervenir, no pudiendo permanecer como un centinela sordo y mudo a las órdenes de instituciones impotentes para resolver esas crisis nacionales" (...).

— "La Historia nos enseña los tristes resultados obtenidos cuando se coloca a los pueblos en la disyuntiva de sumisión o subversión"».

Como una de las conclusiones de este secuestro ahora dejado sin efecto, el editorial de «ABC» del mismo número señala:

«Hay que estar muy seguro, tener muy firme y claro el criterio y obrar con exquisita prudencia para, desde las esferas decisorias del poder administrativo, ordenar el secuestro de cualquier publicación sería».

 

< Volver