Autor: Crespo García, Pedro. 
   Oscuridades informativas     
 
 ABC.    20/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC, VIERNES 20 DE JUNIO DE 1975.

Oscuridades informativas

Sin necesidad de recurrir al tema de País Vasco, de la declaración de materia reservada sobre las informaciones con él relacionadas, existen una serie de oscuridades, en este campo de la noticia, que tienen sumido al país en otros tantos desconciertos, proclive siempre hacia la sorpresa, por medio de su ignorancia. Vayan, sin pretensiones de agotar el tema, unas cuentas muestras.

O SAHARA. — Parece que los gritos marroquíes —alentados, según los resúmenes que nos han llegado, por las penúltimas declaraciones de Kissinger—, y proferidos en un tono un tanto teatral, adornado con ribetes melodramáticos, nos conciernen sólo indirectamente. Son para Argelia, para e) Tribunal de La Haya, para la O. N. U., la agresividad y las amenazas, pero las circunstancias nos han situado en la zona del conflicto. Y la oscuridad en este caso se refiere a la cantada actividad diplomática en relación con los prisioneros españoles del Frente Polisario, retenidos a la fuerza en territorio argelino.

Nuestra diplomacia envía dos nuevos —y muy gruesos— volúmenes con datos y documentos que refrendan nuestra actuación en ei Sahara y la aceptación, en el tiempo, de nuestra presencia por habitantes y vecinos. Y otro mapa, aún más definitivo todavía si cabe, para invalidar, una vez más —la número cuarenta y seis—, el presentado, convenientemente adulterado, por Marruecos a La Haya. Pero nuestros hombres permanecen contra su voluntad en un país con el que mantenemos relaciones diplomáticas plenas. No tiene el asunto fácil entendimiento.

* ACUERDO.—La sexta ronda de las conversaciones hispano-norteamericanas ha finalizado. Hay un nuevo comunicado y una nueva y ya menos sorprendente oscuridad. El país no está por la admisión casi gratuita de los riesgos que comporta la presencia norteamericana. Españoles de las más distintas tendencias —dentro y fuera de un orden— concuerdan en este punto como lo hacen en cuanto a Gibraltar se refiere. Pero la oscuridad permanece. Y quizá la culpa, en esta ocasión como en la anterior, haya que echársela a los procuradores de nuestras Cortes —algo más que un órgano legislativo, algo menos que un Parlamento—, que no permitieron —ellos sabrán por qué— la presencia de informadores en la sesión que, sin duda para aclarar las cuestiones antedichas, les dedicó hace unos días el ministro de Asuntos Exteriores.

O OTROS TEMAS.—Los relativos al comienzo de las obras del proyectado trasvase del Ebro; a las indemnizaciones portuguesas, motivadas por la sed nacionalizadora del país vecino, que esperan algunos españoles; a la su- . . de nuestro «contencioso» fronterero con Francia; a la cuantía del déficit de nuestra infraestructura social y sus posibles remedios; al necesario proyecto de ley cambiando la naturaleza jurídica del Sahara, esperan también luz informativa.

Lo» concernientes a la ordenación de determinadas campañas agrícolas, sustanciales para el «futuro verde» del país, y a la presentación oficial de directrices y objetivos del IV Plan de Desarrollo, bien pudieran ser contestados en el Consejo de Ministros de mañana. Como también pudieran despejarse las incógnitas de) «programa Herrero Tejedor» en cuanto el ministro Solís pronuncie tu primer discurso como tal.

Hay que esperar que todos los anteriores acaben por seguir idéntico camino. Porque luego, ni procuradores ni consejeros nacionales se acercan a sus representados y los ilustran. — Pedro CRESPO.

 

< Volver