Marruecos reitera en la O.N.U. sus reivindicaciones territoriales  :   
 Los problemas pueden encontrar solución mediante un diálogo sereno, dice el delegado español, señor Piniés. 
 ABC.    05/12/1963.  Página: 54-55. Páginas: 2. Párrafos: 5. 

ABC. JUEVES 5 DE DICIEMBRE DE 1963. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 55.

MARRUECOS REITERA EN LA O. N. U. SUS REIVINDICACIONES TERRITORIALES

"Los problemas pueden encontrar solución mediante un diálogo sereno", dice el delegado español, señor

Piniés

Sede de las Naciones Unidas 4. Durante el debate sobre el colonialismo que ha proseguido esta mañana

en la Asamblea General, el representante de Marruecos, señor Benhima, se ha referido largamente a las

relaciones de su país con España a propósito de los territorios africanos bajo administración española.

Después de afirmar que en torno a este problema no se había dado paso alguno, el representante marroquí

reiteró la permanente reivindicación de estos territorios por parte de su país. En el mismo discurso atacó

duramente la política africana de Portugal e hizo mención a la actual disputa fronteriza marroquí-argelina,

haciendo un llamamiento en pro del retorno de "una parte integrante del territorio nacional que nos ha

sido amputado" a lo largo de la frontera meridional, aludiendo así al litigio entre Marruecos y Argelia,

que al presente se negocia a cargo de representantes de siete naciones. Antes de que el representante

español, señor Piniés, tuviera ocasión de responder al señor Benhima, el delegado mauritano protestó la

reclamación marroquí relativa a territorios españoles, ya que muchos de estos territorios reclamados por

Marruecos "están considerados por nosotros como parte integrante de Mauritania". La polémica entre los

representantes de ambos países africanos adquirió tonos agrios.

La intervención del señor Benhima fue contestada inmediatamente por el representante español, don

Jaime de Piniés. "Mi Delegación -dijo el señor Piniés—desea dejar constancia ante la Asamblea de que

mi país no duda de los títulos que ostenta sobre los territorios a que ha hecho referencia el delegado de

Marruecos. Estos títulos son claros y ya los expusimos ante el Comité de los Veinticuatro y ante la IV

Comisión y ante el Plenario. No obstante, mi Delegación desea recordar lo dicho por el jefe de la

Delegación española y ministro de Asuntos Exteriores, señor Castiella, ante el Plenario de la Asamblea en

el debate general:

"Semejante solidaridad, antigua y profunda, plantea en términos muy singulares el tema, de nuestras

relaciones con Marruecos. Estas relaciones pueden tener problemas, como siempre ocurre entre países ve-

cinos, pero son pocas las cuestiones que no se pueden solucionar en un diálogo sereno. Nuestro cordial

vínculo histórico con los pueblos árabes y nuestro cumplimiento escrupuloso de las obligaciones

internacionales han hecho de España recientemente uno de los principales colaboradores en la inde-

pendencia de Marruecos y garantizan que en el futuro siempre hemos de abordar los temas comunes con

ánimo de amistad y deseo de perfecto entendimiento. Es éste él espíritu que presidió la reciente entrevista

de Barajas entre Su Majestad el Rey Has-san de Marruecos y Su Excelencia el Jefe del Estado español,

punto de partida para próximos diálogos, que confiamos han de ser fecundos."

BUENAS RELACIONES ENTRE ESPAÑA Y MAURITANIA

Después de afirmar que su Delegación no se encontraba autorizada para comentar estos diálogos, el señor

Piniés afirmó que reiteraba ante la Asamblea las declaraciones hechas ante el Comité de los Veinticuatro,

reservándose el derecho a intervenir, nuevamente si lo juzgaba oportuno. "Con respecto a Mauritania—

concluyó el señor Piniés—, sólo me cabe señalar las buenas relaciones que nos unen con ese país. Nada

me cabe añadir, sino recordar una vez más que el Comité de los Veinticuatro no ha concluido sus

trabajos."

EL DELEGADO VENEZOLANO SE REFIERE A GIBRALTAR

En el mismo debate sobre el colonialismo, el delegado de Venezuela, señor Díaz González, se refirió a

Gibraltar, "segregado artificialmente—dijo—del territorio español, del que, por razones geográficas e

históricas, es parte integrante e indivisible."—Efe.

 

< Volver