Autor: Hontoria, Luis. 
 Resonancia del discurso. 
 Una obra maestra de inteligencia, prudencia y coraje     
 
 ABC.    25/09/1963.  Página: 52-53. Páginas: 2. Párrafos: 4. 

MIERCOLES 25 DE SEPTIEMBRE DE 1963. EDICION DE LA MAÑANA.PAG. 52.

Resonancia del discurso

"UNA OBRA MAESTRA DE INTELIGENCIA, PRUDENCIA Y CORAJE"

De la crónica de Nueva York del corresponsal de la Agencia Efe, Luis Hontoria, reproducimos los

párrafos siguientes:

"Cuando el señor Castiella terminó su discurso, el delegado británico, sir Patrick Dean, pidió la, palabra

para ejercer el derecho de réplica, Y una vez en el "rostrum" ha declarado que para la Gran Bretaña no

había dudas en cuanto a la soberanía de Gibraltar, reservándose formalmente los derechos de su Gobierno

sobre la cuestión. El gesto, puramente formal y necesario en procedimiento internacional, tuvo una

continuación literalmente sorprendente, cuando regresando a su puesto en el hemiciclo, sir Patrick se

aproximó sonriente y festivo, en un gesto caballeroso y deportivo, al escaño de la Delegación española

pava saludar calurosamente a Castiella. Si este gesto debe añadirse a la demostración del impacto —un

impacto que llegó a auténtica tensión en algunos momentos—que la intervención del ministro español ha

causado esta mañana en la Asamblea, creo que el mejor resumen de la jornada lo ha hecho una de las

veneradas, ilustres, prestigiosas figuras de las Naciones Unidas, don Víctor Andrés Belaúnde, presidente

de la Delegación del Perú y uno de los más grandes presidentes que ha tenido la Asamblea en sus

dieciocho años de historia. Con juvenil vehemencia, Belaúnde se precipitó hacia don Fernando María

Castiella y estentóreamente le dio su opinión sobre el discurso: "¡Una obra maestra de inteligencia,

prudencia, y coraje. De coraje hispánico!"

APLAUSO DE LAS DELEGACIONES AFRICANAS Y ASIÁTICAS

El ambiente extraordinariamente emocional en el que se inicia esta Asamblea al problema del

colonialismo, y muy singularmente a la situación de Portugal en África hacía especialmente arriesgada

una defensa tan gallarda y tan firme como la que ha hecho Castiella esta mañana del país hermano.

Solamente la autoridad con que el ministro español ha abordado el problema y la serena explicación de

los motivos de España para hacerlo, han podido no solamente evitar cualquier gesto desagradable por

parte de las Delegaciones africanas o asiáticas, tan propicias estos días al disgusto tumultuario, sino que,

lo que es más extraordinario, han logrado levantar el aplauso de todas estas Delegaciones cuando el

ministro ha terminado su discurso. Más de un delegado africano—entre ellos el batallador delegado

permanente de Ghana—ha felicitado personalmente a Castiella.

"GRAN DECLARACIÓN POLÍTICA"

"El calificativo de "histórico", que con tanta prodigalidad y tanta ligereza, suele aplicarse a discursos y

piezas políticas, recobra literalmente su significado en el caso de la intervención del ministro español de

Asuntos Exteriores, don Fernando María de Castiella, esta mañana, ante la Asamblea general de las

Naciones Unidas.

La calificación no me corresponde a mí, sino a una amplísima, gama de personalidades políticas y

diplomáticas del mundo entero—entre las que podemos contar a hombres como Adlai Stevenson, David

A. Morse, Luis Alvarado, y muchísimos más—que han escuchado la gran declaración política de don

Fernando María Castiella y que han expresado posteriormente en términos de entusiasmo poco común su

aprobación y su aplauso por ella."

 

< Volver