Autor: M. P. F.. 
   La prensa francesa resalta el éxito de España en sus conversaciones con Estados Unidos     
 
 ABC.    25/09/1963.  Página: 51-52. Páginas: 2. Párrafos: 4. 

LA PRENSA FRANCESA RESALTA EL EXITO DE ESPAÑA EN SUS CONVERSACIONES CON

ESTADOS UNIDOS

París 24. (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por "telex".) Es tema para nosotros obligado y

altamente satisfactorio el de los comentarios que aquí han suscitado las conversaciones

hispanonorteamericanas, y, concretamente, de nuestro ministro de Asuntos Exteriores, señor Castiella,

en su viaje a Estados Unidos. Hoy la mayor parte de los periódicos de esta ciudad conceden particular

importancia a la negociación, y entre esos diarios, los dos anglosajones, en sus ediciones parisienses,

"New York Times" y "New York Herald Tribune". Los artículos son cálidos para la actuación española y

las informaciones abundantes e igualmente calurosas. Desde luego, nos parece interesante recoger

esta actitud, que es un eco de la opinión francesa. El hecho es que nuestro país va tomando posiciones

cada vez más firmes en la atención ajena y cuanto de él se dice ahora revela que está cobrando forma

de pieza cada vez más considerable en el panorama diplomático y político internacional.

De todos los artículos aparecidos hay uno que merece mencionarse con más detalle publicado en

"L´Aurore" por Henry Benazet, y que titula "Madrid gana". Es, en realidad, un viva a España. Una

llamada de atención y, a la par, entusiasta. Comienza de esta manera: "Quien representa hoy día en el

antiguo mundo para los Estados Unidos el más preciso aliado no es ni Alemania, ni Inglaterra, ni Francia,

ni Italia, sino España, porque de las otras cuatro potencias la primera se halla demasiado cerca de la U. R.

S. S., la segunda y la tercera han perdido sus bases del Mediterráneo sur, y la última será siempre una

aliada dudosa."

Explica a continuación Benazet que nuestro país es el pilar fundamental para la defensa europea, y de

Occidente, y con cifras demuestra la inferioridad en que se hallaba respecto a las otras en cuanto a la

ayuda y compensación recibidas en virtud de los acuerdos que ahora expiran, y subraya la posición de

Madrid ante la renovación de esos acuerdos y su justa ambición de que se hicieran en otras condiciones.

Sería por demás extenso recoger todos los comentarios aparecidos o difundidos por la radio, la televisión

y la Prensa de ayer a hoy, aunque nos limitásemos a extractarlos con rigor. Pero lo que sí es digno de

notar, y creemos que curioso para el lector, es de qué manera los que tenemos la misión de informar desde

fuera de nuestro país, y en nuestro caso concreto desde la capital de Francia, hemos comprobado—

insistiremos en ello—el peso que España va adquiriendo, lo que crecientemente cuenta, el relieve que va

cobrando, porque lo merece y tiene derecho a él, y después de su largo drama superado empieza a poder

hacerlo valer.—M. P. F.

 

< Volver