Autor: Sentís, Carlos. 
   De Gaulle toma posesión de la presidencia de la V República  :   
 Debre ha formado ya un gobierno, que se presentará ante la asamblea probablemente el martes. 
 ABC.    09/01/1959.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. VIERNES 9 DE ENERO DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

PAG. 25

DE GAULLE TOMA POSESIÓN DE LA PRESIDENCIA DE LA V REPÚBLICA

DEBRE HA FORMADO YA UN GOBIERNO, QUE SE PRESENTARA ANTE LA ASAMBLEA

PROBABLEMENTE EL MARTES

Soustelle, ministro delegado cerca del jefe del Gabinete, será de hecho un vicepresidente

París 8. (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por "Telex".)

Hoy, primer día —histórico—de plenos poderes de la V República, París ha vivido dos apoteosis en lugar

de la que podrían mandar los cánones. La apoteosis dedicada al vivido capítulo de la historia de Francia—

de la grande—llamado Charles de Gaulle, se ha desdoblado con el emocionante adiós a M. Rene Coty.

Si, como se ha dicho, un bello morir vale por toda una vida, en política un elegante y oportuno retiro

puede aureolar de manera inmarcesible toda una ejecutoria. Los dos años presidenciales a que renunció

Coty en favor del que en mayo último llamó "el primero de los franceses" y hoy "el primero de Francia",

se los ha pagado el pueblo francés al ciento por uno.

Todos los presidentes de las Repúblicas francesas hubieran podido palidecer esta tarde de haber

tenido ocasión de presenciar las dificultades con que avanzaba el automóvil de Rene Coty minutos

después de reincorporarse a las filas ciudadanas y salir camino de su ciudad natal después de recibir el

último abrazo de De Gaulle al pie del Arco de Triunfo. Después de ascender juntos los Campos Elíseos,

los dos presidentes se separaron en el prestigioso vértice de la estrella urbana de París, presidida por el

arco napoleónico, después de rendir homenaje al Soldado Desconocido de una guerra que ambos hicieron

fundidos en la masa anónima del Ejército francés.

De Gaulle, solo ya y casi tan amo de Francia como Luis XIV, ha descendido, rodeado de los caballos de

la Guardia Republicana, bajo la luz brillante de una tarde que no parecía invernal, otra vez los Campos

Elíseos, camino del Palacio del Elíseo, donde se ha encerrado inmediatamente en su despacho para

confirmar el nombramiento de presidente del Consejo de Ministros en favor de su fiel Michel Debré,

quien, a su vez, designará sa Gobierno en el curso de esta noche o madrugada.

En dirección diametralmente opuesta y en los mismos momentos, René Coty, por la avenida de Foch salía

directo como ana flecha hacia te Havre, donde el vecindario aplaudió la llegada del primero de los

normandos.

En París, la despedida pública entre el presidiente más simpático y el más glorioso que ha conocido

Francia, fué esta tarde un digno remate de la ceremonia del traspaso oficial de poderes, celebrada esta

mañana en el interior del Palacio presidencial. De Gaulle, ataviado, por primera vez en su vida, de

chaqué, fue recibido en las escaleras del Elíseo por el presidente saliente. En el breve intercambio de

discursos se ha podido apreciar que el atuendo matutino de De Gaulle no restaba energía a su actitud: al

hablar de los nuevos textos legales—el "Boletín Oficial" viene estos días repleto de unas promulgaciones

meditadas y sopesadas durante años por un reducido y tenaz equipo político—, el nuevo presidente ha

dicho que los "impondría si hacía falta".

¿Réplica a un cierto descontento que han hecho nacer las nuevas ordenanzas económicas? Algunos, esta

noche, han querido relacionar estas palabras con un hecho que no ha podido pasar inadvertido para

algunos de los que se integraban en la multitud apretujada en ambas aceras de los Campos Elíseos. De

Gaulle ha vestido esta misma tarde uniforme militar para despedir solemnemente en el Arco de Triunfo a

Rene Coty. Es, desde luego, la primera vez que se ve en Francia a un presidente de la Republica de

uniforme militar. ¿Significación? No hay que ir demasiado allá para escudriñarla: De Gaulle quiere pasar

a la historia más como un general que como un presidente de República. El no quiere ser un general "que

llegó a presidente", sino un. general que para servir a su país ocupó también la presidencia de la

República.

Carlos SENTIS

 

< Volver