Autor: Canto Bory, Enrique. 
   Una carta del encargado de negocios en Cuba     
 
 ABC.    24/03/1959.  Página: 36. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ABC MARTES 24 DE MARZO DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 36

UNA CARTA DEL ENCARGADO DE NEGOCIOS DE CUBA

Recogemos a continuación, íntegramente, como en ella se pide, una caria que don Enrique Canto Bory,

encargado de Negocios, a. i., de Cuba, envía al director de ABC:

Embajada de Cuba. Madrid.—Núm. 260.

Madrid, 18 de marzo de 1959.—Señor director periódico ABC. Madrid.

Señor director: Con respecto a la transcripción de un articulo del diario Excelsior, de Méjico, con una

nota sobre el mismo, titulado "Sangre en Cuba´´ y publicado en la edición correspondiente al día 17 de los

corrientes, en el periódico ABC, que tan dignamente usted dirige, me tomo la libertad de ocupar su

atención para manifestarle algunos conceptos que quizás no obren en su poder y cuyo conocimiento

seguro estoy que contribuirá a la mejor y más diáfana interpretación del contenido e intenciones de

nuestro ideario; lleno de profundas y acertadas realizaciones, que ya hoy se vienen operando en nuestro

país, por impulso y efecto de nuestro Gobierno.

Últimamente se vienen publicando sobre nuestra patria , noticias que no ayudan a dar una idea clara de lo

que en ella acontece; parece que hay una deliberada intención de publicar aquello que puede causar en el

público una idea errónea del hondo significado de nuestra revolución; como si hubiese, intereses

preocupados en presentar a nuestra revolución con un sentido vindicativo únicamente; lamentándose de

los juicios revolucionarios que se han efectuado y se efectúan, sin que anteriormente se levantara una voz

para protestar de los crímenes, más de 20.000, sobre los que se sostenía el gobierno del dictador Batista.

Parece como si quisiesen olvidar lo que la Historia enseña: que jamás ha triunfado una auténtica

revolución si no es por encima de sangre y de muerte; y mejor que nadie hoy podemos decirles a aquellas

naciones, que precisamente nos atacan con más saña, la sentencia de Cristo: "aquel que esté libre de falta,

que tire la primera piedra" o es que se quiere presentar como más humano la brutal represalia de

asesinatos sin juicios, o la bestial agresión del pueblo que logra su libertad después de luchar contra quien

lo oprime y deshonra, que los juicios que se celebran en Cuba actualmente en los cuales se permite a los

acusados defenderse y recibir, si lo desean, los sentenciados a muerte, los auxilios espirituales, cosa que

nunca permitieron los bárbaros métodos del anterior régimen, que no juzgó, sino que torturó, vejó y

asesinó a miles de cubanos.

Es que en Cuba, durante los dos meses de gobierno revolucionario, no se ha logrado nada positivo que la

Prensa pueda ofrecer con idéntica resonancia que da a la publicación de ejecuciones que se efectúan?

Después del 1 de enero el Gobierno actual ha tenido que improvisarlo todo, que realizarlo todo, y que

construir pobre las bases de una obra revolucionaria que trata de darle a Cuba la paz, la honradez y el

bienestar que el pueblo anhelaba. Se está llevando cabo una reforma agraria como jamás se hubo

realizado en América; se construyen viviendas para campesinos, como nunca se hizo; se efectúa un plan

de industrialización como hasta ahora no se había intentado; se está ordenando nuestra economía, ya que

de 650 millones de dólares que tenía Cuba situados en el extranjero quedaron reducidos en los dos

últimos años a 53; se está legislando en materia de impuestos para acabar con el contrabando organizado

que anteriormente existía; la Lotería Nacional, antes una lacra de la Administración Pública, hoy se ha

hecho un logro al servicio de la Nación con el nombre de Instituto Nacional de Ahorro y Vivienda.

Se ha implantado un plan de cuatro jornadas en la zafra azucarera para poder dar trabajo a una parte de los

600.000 parados que existían y aún existen. Las actividades docentes de las Universidades privadas están

siendo objeto de una profunda investigación teniéndose conocimiento de irregularidades, consistentes

muchas de ellas en la venta bochornosa de títulos académicos. Al campesinado, que vivía como paria en

su propia .tierra, se le está haciendo llegar los medios que ventajosamente la civilización le ofrece; el

ejemplo de una honradez administrativa cunde en todos los departamentos del Estado, y es motivo de las

más encomiásticas opiniones de los que viven en estos momentos en Cuba.

Frente a esta bella realidad de dos meses de Gobierno, en donde todo se improvisó y se hizo por hombres

que en su mayoría jamás ocuparon cargos públicos anteriormente, se quiere presentar una Cuba apa-

rentando que sólo hizo una revolución para ajusticiar a criminales mal llamados de guerra, que en su

mayoría no son más que vulgares asesinos, responsables de hechos delictivos por los cuales en cualquier

país tendrían que comparecer ante los tribuna-les de justicia y cuyas condenas no serían otras que la

máxima pena correspondiente a la calidad de sus actos.

Nos duele que se forje esta leyenda negra sobre Cuba en países como Méjico, según publica el ABC, que

tienen sobre sí la sangre derramada en sus innumerables revoluciones y en donde el Gobierno es producto

y continuidad de una de ellas, a través de unos comicios de procedimientos discutibles, cuyos resultados

se conocen de antemano, y que no señalaremos por apartarse del contenido de estas aclaraciones.

Los juicios se seguirán celebrando mientras haya un acusado a quien enjuiciar, y precisamente esta

demora en realizarlos sirve de garantía para demostrar que las cosas no se hacen con la celeridad que

implique una falta de seguridad de que se nos acusa; y si sentimos dolor, porque somos humanos, ante los

ajusticiamientos, no por ello dejamos de apreciar su necesidad para evitar que en el futuro puedan la

ambición y la soberbia de un hombre alzarse sobre el cúmulo de 20.000 asesinatos y sobre miles de

torturados que dan fe de ello porque aún viven en Cuba.

Precisamente en estos días publica la Prensa el juicio seguido contra el alemán Eric Koch, celebrado,

después de catorce, años de terminada la guerra, en forma pública, por un tribunal integrado por ciu-

dadanos pertenecientes al país que le acusa de asesino, y, sin embargo, la Prensa calla este hecho que

después de tanto tiempo pudiera mover a clemencia para el que se acusa.

Nuestra revolución está en marcha, sobre ella pesa una gran responsabilidad histórica, los ojos de

América están fijos cu nuestra patria como ejemplo y guía; pedimos a Dios que ilumine nuestras volunta-

des para no defraudar tantas esperanzas puestas en nosotros y que seamos fuertes para no flaquear en el

cumplimiento de nuestros deberes y obligaciones.

En espera de que acepte la presente con la intención que la ha dictado y con el ruego de que le dé cabida

en las páginas de su diario, aprovecho la ocasión para expresarle el testimonio de mi más distinguida

consideración.—Enrique Canto Bory, encargado de Negocios, a. i."

 

< Volver