Autor: Massip Izábal, José María. 
   El centro de gravedad de la tensión mundial se desplaza de Europa a Asia  :   
 La política de contención del expasionismo de Pekín podría muy bien requerir la fuerza combinada de Moscú y de todo el Occidente, escribe Lippmann. 
 ABC.    11/12/1959.  Página: 33-34. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

ABC. VIERNES 11 DE DICIEMBRE DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 33

EL CENTRO DE GRAVEDAD DE LA TENSION MUNDIAL SE DESPLAZA DE EUROPA A ASIA

Los Estados Unidos protegerán a sus amigos contra "una filosofía social extranjera, apoyada en grandes

fuerzas militares"

Eisenhower y Nehru se lian referido en sus conversaciones de Nueva Delhi a la aparición de una gran

potencia asiática: China roja

LA POLÍTICA DE CONTENCIÓN DEL EXPANSIONISMO DE PEKÍN "PODRIA MUY BIEN

REQUERIR LA FUERZA COMBINADA DE MOSCU Y DE TODO EL OCCIDENTE", ESCRIBE

LIPPMANN

Washington 10. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) Dos nuevas corrientes empiezan a dibujarse

en esta capital por lo que respecta a las grandes líneas de su política exterior: una, anunciada hoy por el

secretario de Estado en su reunión de Prensa;´otra, apuntada también hoy en Nueva Delhi, en su discursó

ante el Parlamento de la India, por el presidente Eisenhower.

El secretario de Estado se refirió sin especificarlos, a los países que componen la alianza atlántica; el

presidente también sin especificar demasiado, se ha referido a la China roja y a sus conflictos fronterizos

con la India.

—Uno de nuestros propósitos en las próximas reuniones del OTAN en París, vino a decir Mr. Herter, es

pedir a nuestros aliados una mayor participación en los gastos militares de defensa.

En su discurso de Nueva Delhi, Eisenhower reiteró su apelación en favor de un desarme vigilado;

justificó las alianzas militares americanas como "una contribución necesaria a una paz estable"; exaltó la

"gran cruzada por la paz y el desarme", que lleva a cabo la India, y añadió:

—Estados Unidos se mantiene dispuesto a proteger a sus amigos contra "una filosofía social extranjera,

apoyada en grandes fuerzas militares".

Horas antes, el primer ministro de la India, en un importante discurso sobre política interior y exterior,

había examinado detenidamente la crisis fronteriza con la China comunista, y había dicho aún, después de

reiterar su posición tradicional neutralista: el centro de gravedad del conflicto se está desplazando desde

Estados Unidos a Asia, Nos encontramos en una encrucijada de la historia mundial. Por primera vez, las

dos grandes naciones del continente asiático se enfrentan sobre una frontera, armadas...

En él cuadro de la situación de 1959 las palabras de Nehru, las de Eisenhower y las del secretario de

Estado han de ser interpretadas como lo que son: el desplazamiento de los problemas de la década que

termina el 31 de este mes, hacia los problemas de la década que empieza el 1 de enero. En otras palabras,

como decía ayer el Nehru, el desplazamiento del centro de gravedad del conflicto desde Europa al

continente asiático.

Cuando América proponga en París una mayor participación aliada en los grandes gastos de la defensa

común, lo hará, en lo inmediato, por razones presupuestarias apremiantes, que exigen la limitación de

gastos, para hacer posible una disminución de los déficits que están debilitando el dólar.. Como es sabido,

la posición americana es que la Europa occidental se ha recuperado económicamente, hasta un punto en

que no es ningún problema para una mayor participación en gastos militares que hasta el presente han ido

a cargo de Estados Unidos.

A la vista del presupuesto de la Alemania occidental para el año próximo, hecho público hoy, se aprecia

que el Gobierno de Bonn toma ya la iniciativa para aliviar" a Estados Unidos de algunas de sus cargas

militares exteriores. En opinión de los observadores Washingtonianos, dicho presupuesto tendrá un gran

efecto en las próximas conversaciones de París, en el sentido de apoyar la tesis del secretario de Estado.

Por otra parte, tenemos hoy la noticia oficial dada por el Pentágono de que Estados Unidos retira de

Islandia a sus fuerzas militares de tierra. En aquella isla estratégica permanecerán fuerzas de Aviación y

unos servicios navales complementarios, pero las fuerzas de tierra serán evacuadas en los meses

inmediatos. No es mucho—unos 1.200 hombres—, pero ello constituye una confirmación de la política de

limitación militar en el extranjero emprendida por Estados Unidos.

Evidentemente, el propósito inmediato de dichas decisiones es de tipo presupuestario y fiscal. Pero en

mi opinión, a juz-gar por las palabras de Eisenhower en Asia, por los estudios de los expertos militares y

diplomáticos de Washington, y por el mismo hecho de la larga y solemne estancia del presidente en

Nueva Delhi, Los otros y graves problemas que inquietan a la Administración americana. Uno

es encontrar con la Unión, Soviética alguna fórmula de convivencia, que alivie los conflictos de la guerra

fría en Europa y de, lo mismo a Washington que a Moscú, un margen de maniobra suficiente para atender

a la gran cuestión insinuada por el presidente y por Nehru en Nueva Dalhi. Esta cuestión es la emergencia

de una gran potencia asiática, la China roja.

Habrá que hacerlo cor. mucho cuidado y con infinito tacto. Se trata, nada menos, de lo que Walter

Lippman ha definido, muy bien, coincidiendo con lo que dijo días pasados el general De Gaullé, como

una política de "contención de China".

La década que va a terminar se centró en la contención de la Unión Soviética, formulada por Acheson. E1

índice más elocuente de que acaso Washington acertó, se encuentra en la reciente visita de

Nikita Kruschef a Estados Unidos, y la anunciada visita del presidente a Moscú el año que viene. El

"espítitu de Camp David" es, desde luego, muy relativo y frágil, pero Moscú está utilizándolo como si se

tratase de un punto de referencia positivo de su política exterior.

Por su parte, a despecho de la cautela con que Nehru ha tratado hasta ahora las incursiones armadas

chinas sobre su frontera del Himalaya, aquí se conoce su gran preocupación ante las mismas, expresada

ayer ante el Parlamento, y se sabe que en sus conversaciones privadas con Eisenhower, China es la

cuestión central.

Por parte de Rusia hay indicios suficientes para creer que sus dirigentes distan mucho de sentirse

tranquilos ante los recientes movimientos militares de la China de Mao. La reciente visita de Kruschef a

Pekín, después de Washington, fué difícil. Mientras los caudillos chinos hablaban contra el imperialismo

americano, Kruschcf expresó su coníianza en una paz con América. Ahora,- cuando los partidos

comunistas de todo el mundo—siguiendo las consignas de Moscú—aplauden el viaje de Eiseahower, la

única disidencia es la de Pekín. Para Pekin, el viaje sigue siendo una maniobra del capitalismo y de los

militares del Pentágono.

Walter Lippman, que acaba de regresar de la India, expresa hoy así, en un artículo de mucha importancia,

la que considera que tiene que ser política del futuro en relación con China, "La política de la India, así

como la nuestra, es llevar a cabo una creación de retaguardia, una retirada estratégica, mientras ello sea

posible, y promover en el entretanto y con tacto, una política de contención. China, con su enorme y

creciente población, puede convertirse, si aumenta su capacidad industrial, en la potencia más formidable

de la tierra. Y ello podría muy bien requerir la fuerza, combinada de la Unión Soviética y de todo el

Occidente para mantenerla dentro de límites aceptables."

Un resultado de dicha política—a medida que se vaya desenvolviendo después del viaje de Eisenhoirer—

no me extrañaría que fuese el de aceptar a la China roja en los Consejos internacionales, por ejemplo, en

las Naciones Unidas. Aquí empieza a temerse que una de las grandes dificultades para enfrentarse con los

problemas chinos y para limitar hasta cierto punto su dinámica agresiva es el aislamiento político de

Pekín. — José María MASSIP.

de ambos

 

< Volver