Del Vaticano     
 
 ABC.    13/01/1960.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DEL VATICANO

Se acrecientan en Italia las polémicas en torno al discurso del cardenal Ottaviani sobre la amistad con

Rusia, y en torno al artículo editorial del "Osservatore", sobre las alianzas de católicos y socialistas.

Después de referir las opresiones y los crímenes perpetrados por la Unión Soviética, tras el telón de acero,

el cardenal secretario del Santo Oficio concluye: "No se podrá hablar de una paz verdadera, sino sola-

mente de coexistencia y consentimiento con el impune asesino."

"¿Puede, pues, un cristiano—añade— frente a un asesino de cristianos, frente a quien insulta a Dios y

flagela en cruel desafío a sus siervos e hijos, puede, un cristiano, sonreír y ablandarse? ¿Puede un

cristiano optar por alianzas con los auxiliares, los aliados de aquellos que propugnan y preparan, el

advenimiento de tal anticristiano régimen de terror en los países todavía libres? ¿Se puede considerar

satisfecho de una distensión, sea cual sea, cuando, en primer término, la distensión en la humanidad no

existe en el más elemental sentido del respeto a la fe y a las conciencias, y, en nuestro caso, al rostro de

Cristo, todavía una vez más escupido, coronado de espinas y abofeteado? ¿Y se puede tender la mano a

quien tal hace?"

Dan especial valor a las palabras del señor cardenal tres coincidencias: Primera: El viaje a Moscú del

presidente democristiano de la República de Italia, Sr. Gronchi. (¿Se puede ir a tender la mano a

Kruschef, a sonreír y ablandarse en Moscú?, pregunta el cardenal.) Segunda: tas gestiones laboriosas en

curso desde hace ya tiempo, para la alianza con el socialismo, deseada por Gronchi y Fanfani y ya

propuesta hace algunas semanas por los democristianos, para resolver el problema del gobierno regional

en Sicilia. (¿Puede un cristiano—pregunta el cardenal—optar por alianzas con los auxiliares del

comunismo? Se refiere, naturalmente a los socialistas dé Nenni. estrechamente aliados, en Italia, al

partido comunista.) Tercera: El creciente riesgo de una penetración del comunismo en él Gobierno de

Italia, cada día más verosímil por la marcha hacia la izquierda del gran sector democristiano de Fanfani,

favorable a la alianza con el socialismo de Nenni. (Condena por eso el cardenal "las alianzas con los

auxiliares y aliados de aquellos que propugnan y preparan el advenimiento de tal anticristiano régimen de

terror en los países todavía libres". La operación más peligrosa entre cuantas desarrolla hoy en los países

libres dé Europa la Unión Soviética, es la "operación Italia". Cuenta Moscú, en ese país, con el partido

comunista más numeroso y organizado del mundo occidental. El bloque socialcomunista representa un

tercio de los electores y ningún Gobierno occidental, en la lucha contra el comunismo, ha llegado a la

situación a que han llegado, en el día de hoy, los gobiernos de la democracia Cristiana, después de los

frece años no interrumpidos, en el Poder, ¿Qué es y qué puede hoy el comunismo y aun el socialismo en

Estados Unidos, en Alemania, en Inglaterra, en Francia? ¿Qué es y qué puede en Italia? Las cifras

cantan.)

A su vez, el "Osservatore Romano" ha publicado un artículo en el cual, después de examinar las reciente

y regresivas evoluciones de los partidos socialistas europeos, reafirma que "el socialismo, aun en sus

formas más templadas, aunque repudiase Marx, la socialización y la lucha de clases no puede conciliarse

con la profesión de catolicismo". Estima como contrasentidos insostenibles las expresiones "socialismo

católico" y "socialismo cristiano". Cita el órgano oficioso de la Santa Sede las palabras de Pío XI: "Nadie

puede ser un buen católico y, al mismo tiempo, un verdadero socialista." Por otra parte, Su Santidad el

Papa Juan XXIII se ha dirigido a la Acción Católica y ha dicho que sabe comprender las dificultades, las

ansias, las incertidumbres de algunos, pero para todos el camino está señalado en el servicio de los

párrocos y los obispos".

El Pontífice ha puntualizado las finalidades de la Acción Católica, que siguen siendo las propuestas por

San Pío X: "Neta distinción respecto a cualquier otra asociación religiosa y, sobre todo, respecto a las

civiles, y acción generosa, pero no tumultuosa e inoportuna, que no vaya en menoscabo de la formación

de los individuos y de los intereses religiosos y morales de la colectividad."

Prepara Juan XXIII a los católicos de Italia para una dura lucha en un momento grave de confusión

política o río revuelto, que puede servir de ocasión harto propicia a las acechanzas persistentes, cada día

más hábiles y más poderosas del enemigo. Este gran Papa, grande por su gran corazón, por su larga

experiencia diplomática, por su vasta, cultura y por su decisión´ en el gobierno de 13, Iglesia está

perfectamente preparado para afrontar un arduo futuro en la política de Italia. Sería Vano querer hacer

creer, como algunos han pretendido, que las palabras severas del cárdenal secretario del Santo Oficio y

las no menos severas admoniciones del "Osservatore Romano" no respondan al consejo del Santo padre

ni hayan merecido su plena aprobación.

 

< Volver