Todos los detenidos por la reunión de la calle Segre, en libertad  :   
 La autoridad judicial no ha abierto sumario ni, por tanto, les ha procesado. 
 ABC.    28/11/1974.  Página: 61. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

TODOS LOS DETENIDOS POR LA REUNIÓN DE LA CALLE SEGRE, EN LIBERTAD

La autoridad judicial no ha abierto sumario ni, por tanto, les ha procesado

El grupo de personas detenidas el martes por la tarde en )a calle del Segre prestaron declaración ayer por la mañana en la Dirección de Seguridad.

El ex ministro don Joaquín Ruiz-Giménez acudió a la Dirección hacia las diez de la mañana, acompañado del letrado don Gregorio Peces Barba, después de que anoche acudió voluntariamente al citado organismo. Según personas allegadas ai señor Ruiz-Giménez, acudió para manifestar ane íambicn había asistido a la reunión en la «ue fueron practicadas las detenciones, por lo que deseaba correr la misma suerte que los demás. Prestó declaración y abandonó las dependencias policiales a primera hora de la tarde.

Otros abogados se, han personado en la Dirección General de Seguridad para interesarse por los detenidos, entre éstos, don José María_ Gil Robles y Quiñones, cuyo hijo es uno de los detenidos.

Asimismo han llegado al Palacio de Justicia para interesarse por estas personas los procuradores en Cortes de representación familiar Por Barcelona y por Guipúzcoa, señores Tarragona y Escudero Rueda, respectivamente.

EN EL JUZGADO DE ORDEN PUBLICO

A las tres menos veinte fueron puestos en libertad don Nicolás Redondo, don Felipe González, don Dionisio Ridruejo, don Jaime Cortezo, don Juan Ajuriaguerra y don Antonio García López, que Mesaron desde la Dirección de Seguridad a la una y media.

Los seis prestaron declaración ante el juez número uno de Orden Público —en el Palacio de Justicia—, ante quien, segun las noticias recibidas, se ratificaron en las declaraciones que habían prestado en la Dirección General de Seguridad, donde los seis habían almorzado y donde —según sus propias manifestaciones— fueron correctamente tratados.

A la llegada de los detenidos al Juzgado se encontraba presente el decano del Colegio de ,4´boffados de Madrid, don Antonio Pedrol Ríus, quien ha realizado algunas gestiones en relación con los detenidos, entre los cuales figuran varios abogados.

El señor Ruiz-Giménez entró a prestar declaración a las cinco y diez de la tarde y finalizó a las ciñen y veinte, aproximadamente. Al salir del Juzgado de Ordpn Público manifestó a un redactor de Europa Press que se personó voluntariamente ante la Policía y permaneció •en la Dirección General de Seguridad desde las diez hasta la una de la tarde. En ningún momento estuvo detenido, sino que esperó hasta que le fuera toma tía declaración.

En opinión del señor Ruiz-Giménez, el hecho de que !a Policía llegara al piso de la calle Segre después de salir él de la reunión fue casual.

Momentos antes de las cinco y media de la tarde fueron trasladados desde la Dirección General de Seguridad hasta el Juzgado de Orden Público los señores Gil-Robles y Gil-Delgado, Alvarez de Miranda, Benegas y Cassasas. Prestaran declaración ante el íuez por espacio do breves momentos y alrededor de las seis menos diea de la tarde fueron dejados en libertad por el juez y abandonaron el Palacio de Justicia.

El señor Alvarez Miranda se presentó voluntariamente en las dependencias de dicha Dirección, en relación can la reunión celebrada_ en la calle del Sesrre. Según fuentes jurídicas, el señor Alvarez Miranda habría manifestado que también asistió a dicha reunión.

A las siete y diez concluyeron las declaraciones. Los últimos en prestar declaración —lo que hicieron a partir de las seis y media— fueron don Amad«o Cuito Hurtado, don Manuel Góincz-Reino, don Antonio Cañellas Balcells, don José Pallach Carola y don Heriberto Barrera Costa, que acto seguido fueron puestos en libertad.

No se ha dictado ningún auto de procesamiento ni se ha abierto sumario sobre el asunto.

Sin embargo, por orden del juez un policía acompañó a su domicilio a don Amadeo Cuito para practicar un registro en el mismo, según declaró el propio señor Cuito a los informadores,—Europa Press.

 

< Volver