Los procuradores y la oposición     
 
 Madrid.     Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Los procuradores y la "oposición"

Articulo de A. García Miñor en LA VOZ DE ASTURIAS:

"No Ignoramos que "aposición" significa en una Asamblea la no aceptación automática y "por descontado" de lo que realice o diga el mando o el gobierno de la misma. Lo que nos sorprende hoy, en el último teñólo del siglo XX, es que se hable de formar o constituir una "oposición" para eso, para no otorgar siempre y por las buenas el parabién al Gobierno. Uno creía que en esas condicionéis estaban todos, habían ido al Congreso todos, sin excepción, los procuradores en Cortes. Nosotros, en nuestra Ingenuidad, «reíamos que los procuradores en Cortes asistían a las Comisiones o a los Plenos dispuestos a decir si o no libremente, limpiamente. Conformándose o desistiendo según BU pensamiento honrado, pero sea quien fuere el autor de la proposición; aceptando o rechazando noble y serenamente tanto lo del jerarca amigo como la propuesta de cualquier otro señor de la banda de babor o de estribor o del centro.

En pocas palabras, oon la libertad indispensable para decir si o no a todo bicho viviente.

Hace falta una "oposición", ¿Por qué? ¿Por qué el Gobierno no tiene hoy e afrente analistas meticulosos, hombres "difíciles y duros", críticos severos y serenos? ¿Acaso porque los que forman hoy las Cortes dicen a todo que sí, afectiva y cordialmente a! Gobierno, identificados unánimemente con los proyectos y actos de éste?

No nos cabe en la cabeza cómo se puede entrar en una Junta de Comisión o en un Pleno predispuesto a decir si o a rechazar lo que en ella se exponga a los asistentes. La naturaleza del problema que se plantee es la que decidirá con aareglo al honrado sentir de cada uno, lo que es aceptable y lo que debe rechazarse, aunque sea el lucero del alba quien someta la cuestión a la opinión de la Junta."

 

< Volver