Autor: Pujol, Aurelio. 
   Juicio contra seis acusados de asociación ilícita  :   
 Entre ellos figura el sacerdote Jiménez de Parga. 
 Madrid.    18/04/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

JUICIO CONTRA SEIS ACUSADOS DE ASOCIACIÓN ILÍCITA

Entre ellos figura el sacerdote don Carlos Jiménez de Parga

Un juicio muy importante en el Tribunal de Orden Público. Entre los seis procesados, de los que cinco ocupaban el banquillo, acusados de asociación ilícita, figura el sacerdote don Carlos Jiménez de Parga, hermano del profesor Jiménez de Parga, catedrático. El juicio fue suspendido hace cinco meses, cuando se señaló.

Había entre e! público personalidades destacadas. Aparte de que figuraban—no entre los asistentes a la vista como curiosos, sino como defensores—figuras importantes de la vida jurídica y política, como el profesor don Joaquín Kniz-Giménez, el citado don Manuel Jiménez de Parga, don Jaime Cortezo y Velázqnez-Dmro, don Gregorio Peoes-Barba, doña María Luisa Suárez Roldan y don Jeans García Várela, vi entre otras personas relevantes al escritor José María Girpnella, Salvador Jiménez, el ganador del premio "Ilusión", de un millón de pesetas, señoras y señoritas intelectuales, o figuras en la vida social, sacerdotes, universitarios, trabajadores, etc.

Entre esos presuntos asistentes a la vista se produjo un momento de desilusión. No podrían presenciarla. El juicio iba a celebrarse a puerto cerrada, creo que por la condición sacerdotal del citado sefior. El Tribunal dictó el oportuno auto al efecto.

PETICIÓN FISCAL: TRES ANOS

Según nuestras noticias, que estimo totalmente verídicas, el fiscal acusa a Víctor Martínez-Conde Sierra, ahora en rebeldía, Salvador Raíz Soler, Enrique Soria García, Ángel Peinado Pérez, Ángel Caballero Ruiz y el aludido sacerdote, don Carlos Jiménez de Parga, de ser autores de un delito de asociación ilícita, comprendido en los articulo* 173, número 3 y 174, número 1, párrafo 3«, del Código PenaL Me refiero a los conclusiones provisionales. Si hay modificacion, como el juicio es a puerta cerrada, la ignoro. Pedia, en principio, tres años de prisión para cada procesado.

Nos dieen que «1 representante de la Ley, imputa a los seis ahora procesados que el 23 da octubre de 1967 y en un piso de la avenida de José Antonio, número 57, en Madrid, tuvo lugar una reunión de 19 personas.

Añade la acusación que el fin de aquélla era reestructurar la Comisión Interprovinciai de las llamadas Comisiones Obraras (I. N. T. E. R.), como consecuencia de que les pareció conveniente a virtud de la detención de los miembros que hasta entonces formaran parte de la misma, y en la víspera de los actos subversivos por dichas Comisiones proyectados, siempre según el fiscal.

A la reunión y como elementos caracterizados para reorganizar dichos cuadros de mando, asistieron y fueron detenidos, entre otros, tos seis ahora procesados—Martfnez-Conde ya he dicho que está en rebeldía—, y esta Incluido, claro es, el sacerdote señor Jiménez de Parga en «ta relación a que aludo.

Concreta el fiscal que don Carlos iba vestido ñe taxista, y dice que ello, pese a en condición de sacerdote tenias veces mencionada. Añade qáe el señor Jiménez de Parga, ahora encartado, anunció la celebración de an acto litúrgico "por los compañeros detenidos".

Los defensores, queda dicho en párrafos anteriores, son: don Joaquín Ruíz-Giménez, del sacerdote; don Manuel Jiménez de Parga, de salvador Ruiz Soler; don Gregorio Peces-Barba, de Martínez-Conde, a quien se juzga «B rebeldía; la señora Suárez Roldan, y loa señores Cortezo y García Várela, de los restantes.

Todos ellos, según nos aseguran, niegan la culpabilidad de sus patrocinados y piden que sean abtnettoa con toda clase de pronunciamientos favorables.

TESIS DEFENSIVA

La tesis común en los defensores es esta: niegan que sus clientes asistieran a aquella reunirá para reestructurar las Comisiones Obreras.

Dicen que, en realidad, sólo pretendían allí tratar de solucionar en la medida de sus posibilidades el delicado problema de la vivienda en Madrid, que afectaba a grupos a quienes representaban sindicalmente algunos de los asistentes a la reunión—que ostentaban cargos sindicales o puestos de responsabilidad social—y, en el case del sacerdote, que atañen a sus feligreses.

No hay prueba sumarial alguna, agregan, acerca de que se reunieran coa la finalidad delictiva—asociación ilícita— que relata el representante del Minutario público en uno de los párrafos de su escrito.

En cualquier caso, dicen que no constituyeron asociación alguna, ya que la reunión duró escasos minutos, pues llegó la Policía y detuvo a todos, y no existe prueba de que so hablara de nada relacionado con tal tema delictivo, debido a esa rapidísima intervención de los Inspectores de servicio.

Los hechos, afirman, no integran asociación illoita., y menos de tipo subversivo, que es la que se les imputa. Por otro lado, los defensores alegan que siendo 19 tes asistentes a la reunión, sólo se procesé a seis.

El señor Ruis Jiménez, destaca la personalidad humana del sacerdote, abogado, persona de gran cultura, actual cura en Palomeras Altas. Tiene treinta y dos años y hace dos que fue ordenado sacerdote.

A hora avanzada de la tarde continuó el juicio. El fiscal, nos dicen, modificó sus conclusiones provisionales, en el sentido de pedir, definitivamente, cuatro meses de arreato para cada procesado por asociación ilícita, pero en grado de conspiración.

 

< Volver