Un decreto-ley, aprobado en Consejo de Ministros, lo establece durante tres meses. 
 Estado de excepción en toda España     
 
 Nuevo Diario.    25/01/1969.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Un decreto-ley, aprobado en Consejo de Ministros, lo establece durante tres meses

EN TODA ESPAÑA

Quedan en suspenso los artículos 12,14,15, 16 y 18 del Fuero de los Españoles El Gobierno, por unanimidad, propuso la aprobación del decreto-ley al Jefe del Estado

El Gobierno, en su reunión de ayer por la mañana, propuso por unanimidad a su Excelencia el Jefe del Estado, y así se acordó, la aprobación del siguiente decreto-ley:

Acciones minoritarias, pero sistemáticamente dirigidas a turbar la paz de España y su orden público, han venido produciéndose en los últimos meses, claramente en relación con una estrategia internacional, que ha llegado a numerosos países.

La defensa de la paz v el progreso de España y del ejercicio de los derechos de los españoles, deseo unánime de todos los sectores sociales, obligan al Gobierno, en cumplimiento de su deber, a poner en práctica medios eficaces y urgentes que corten esos brotes y anomalías de modo terminante.

Por tanto, se hace uso de los recursos que la Ley establece, y en particular de lo dispuesto por los artículos 35 del Fuero de los Españoles; 10, número 9, de la ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado, y 25 de la ley de Orden Público.

En su virtud, y previo acuerdo del Consejo de Ministros,

DI S P O N G O:

Artículo 1.° Durante el plazo de tres meses, contados desde la publicación del presente decreto-ley, se declara el estado de excepción en todo el territorio nacional, quedando en suspenso los artículos 12,14,15,16 y 18 del Fuero de los Españoles.

Art. 2.° El Gobierno adoptará las medidas en cada caso más adecuadas, conforme a la legislación vigente.

Art. 3.° Del presente decreto-ley se dará cuenta inmediata a fas Cortes.

Así lo dispongo por el presente decreto-ley, dado en El Pardo, a 24 de enero de 1969.

COMENTARIO DE FRAGA IRIBARNE

El ministro de Información r Turismo, durante la amplia-:ión del Consejo de Ministros, ras leer íntegramente el texto leí decreto-ley, se dirigió a Da periodistas, diciendo:

"Y si ustedes me permiten un breve comentario al decreto, que yo creo que en su laconismo matiza la cuestión con bastante nitidez, quiero subrayar lo de acciones mino, ritarias, porque, gracias a Dios, la salud social y política del país es excelente. Pero repito que s´e trata de acciones claramente concertadas para meter al país en una ola de confusión y de subversión mundial, que en sus propias noticias está perfectamente clara todos los días; una estrategia en la que se utiliza la generosidad ingenua de la juventud para llevarla a una orgía de nihilismo, de anarquismo y de desobediencia que ha sido denunciada, por lo ´í-más, en estos días por todos los nombres de Estado y por todas las grandes tribunas del mundo. Dentro de ella, unos cuantos malvados y ambiciosos que han querido capitalizar en sti beneficio esta situación. Y, efectivamente, es le-jor prevenir que curar. No vamos a esperar a una jornada de mayo para que luego sea más difícil y rías caro el arreglo. Una marea de opinión sana y mayoritaria que ha llegado por todas las vias (telegramas y cartas en estos días) apoya al Gobierno, que desea la paz.

Estamos cargados de razón porque se ha hecho todo_^;f_ahíj^tánJosLj«-cieñíeT sucesos de Barcelona— para llegar al diálogo y ha dado toda clase de facilida-á-j para una auténtica armonía. Vamos a cumplir cgn nuestro deber de defender la Patria y el progreso de España; vamos a defender, como dice el decreto, el derecho de los1 españoles a estudiar, a enseñar, a trabajar, a mejorar su vida y vivir en paz y en sosiego; vamos a hacerlo tranquilamente, con los recursos que la ley establece por el tiempo que sea necesario.

PTO quiero hacer aquí, en nombre del Gobierno, una seria advertencia a los incitadores y a quienes les sigan, a partir de este momento, porque caerá sobre ellos (y no son palabras) todo el peso de la ley. Quiero también expresar la seguridad que e!l Gobierno tiene de que todo el cuerpo social, toda la nación, reaccionará y colaborará para la liquidación de estos pequeños brotes. Ningún hombre de bien y de paz tiene, por supuesto, n"da que temer ni perder; se trata de medidas perfectamente limitadas, que serán aplicadas de modo flexible por el tiempo necesario.

Nuestra economía, perfecta, mente recuperada; nuestro progreso, que es verdaderamente ejemplar; nuestra situación de desarrollo en todos los órdenes y muy particularmente en el cultural; el respeto a nuestro turismo y a quienes nos visitan; todo ello hace que nuestro gran país alegre y en paz creadora, tenga que defenderse una vez más, y esta vez, afortunadamente, con todos los medios que posee para ello.

Espero de todos ustedes que también colaboren en esta empresa de interés nacional."

ARTÍCULOS EN SUSPENSO

FUERO DE LOS ESPAÑOLES

ARTICULO 12

Todo español podrá expresar libremente sus ideas, mientras no atenten a los principios fundamentales del Estado.

ARTICULO 14

Los españoles tienen derecho a fijar libremente su residencia dentro del territorio nacional.

ARTICULO 15

Nadie podrá entrar en el domicilio de un español ni efectuar registros en él sin su consentimiento, a no ser con mandato de la autoridad competente y en los casos y en la forma que establezcan las leyes.

ARTICULO 16

Los españoles podrán reunirse y asociarse libremente para fines lícitos y de acuerdo con lo establecido por las leyes.

El Estado podrá crear y mantener las organizaciones que estime necesarias para el cumplimiento de sus fines. Las normas fundacionales, que revestirán forma de ley, coordinarán el ejercicio de este derecho con el reconocido en el párrafo anterior.

ARTICULO 18

Ningún español podrá s«r detenido sino en los casos y en la forma que prescriben las leyes.

En el plazo de setenta y dos horas, todo detenido será puesto en libertad o entregado a la autoridad judicial.

APOYATURAS LEGALES

FUERO DE LOS ESPAÑOLES

Artículo 35— La vigencia de los artículos doce, trece, catorce, quince, dieciséis y dieciocho podrá ser temporalmente suspendida por el Gobierno, total o parcialmente, mediante decreto-ley que taxativamente determine el alcance y duración de la medida.

LEY DE RÉGIMEN JURÍDICO DE LA ADMINISTRACIÓN DEL ESTADO

Artículo 9.—Es de la competencia del Consejo de Ministros:

9.—Acordar la suspensión total o parcial de la vigencia de los artículos doce, trece, catorce, quince, dieciséis y dieciocho del Fuero de tos Españoles, determinando el alcance y duración de la medida, y declarar y levantar, de acuerdo con la ley de Orden Público, los estados de prevención, alarma y guerra.

LEY DE ORDEN PUBLICO 1.—Cuando, alterado el orden público, resultaran insuficientes las facultades ordinarias para restaurarlo, podrá el Gobierno, mediante decreto-ley, declarar el estada de excepción en todo o parte del territorio nacional, asumiendo los poderes extraordinarios que en este capítulo se determinan. De igual modo podrá hacerlo si la magnitud de una calamidad, catástrofe o desgracia pública lo aconsejare.

2.—El decreto-ley que se dicte determinará qué garantías jurídicas reconocidas por el Fuero de los Españoles quedan suspendidas con arreglo a su artículo treinta y cinco, y si no lo fueran todas, podrá acordarlo en decretos-leyes sucesivos dictados en log casos y momentos que es-tfane pertinentes.

 

< Volver