Autor: Salas y Guirior, José. 
 Roma. 
 La campaña antiespañola de los comunistas italianos reaparece en Gubbio  :   
 Con motivo de la Exposición Internacional de Pintura obligaron a retirar la bandera de España. 
 ABC.    11/09/1963.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. MIÉRCOLES 11 DE SEPTIEMBRE DE 1963,

R O M A

LA CAMPAÑA ANTIESPAÑOLA

DE LOS COMUNISTAS ITALIANOS

REAPARECE EN GUBBIO

Con motivo de la Exposición Internacional de Pintura., obligaron a retirar la bandera de España

Roma. (Crónica telefónica cíe nuestro corresponsal:) Las campañas antiespañolas de Italia- derivan cada

vez más hacia lo francamente grotesco. Apenas pasa día sin que alguna exteriorización se produzca. ,Y

habría, que preguntarse cómo, es posible tanta y tan pesada persistencia si no fuera cosa evidente que todo

ello responde a una planificación previa puesta en marcha por una organización eficaz. El nombre y los

apellidos de esta organización son cosas, que no necesitan ni. mencionarse a´ estas alturas. Mucha

ingenuidad hará falta para creer que la democracia y la libertad tienen gran cosa que ver con todo ello.

La calificación, según la cual lo grotesco se agudiza ´en estas campañas, se ha puesto de manifiesto .con

motivo´ de la Exposición de Pintura Internacional para el premio Bubbió,´ en la .que intervenían seis

españoles entre los artistas1 correspondientes a 33 países. Entre esos países se encon^ traban Hungría y.

Polonia, ;y el año pasa´ do, figuraban entre los opositores ciudadanos de Albania y de la Unión Soviética.

Sin embargo, ni el año pasado ni éste, nadie hizo alusión, a la evidente falta de libertad en .dichos países

hasta´ que ,se izó ´la bandera española.. Fue entonces cuando hubo que empezar a penzar que él numero

de los españoles estaba mal :contado,: va ´qué, en realidad, había cuatro españoles de cuerpo entero y dos

renegados de alma sucia que no rnerecen el nombre de tales. Porque hay que_ consignar con tristeza´ que

fueron dos .exiliados de nuestra, tierra los que pidieron nada menos que la retirada de nuestra bandera

como protesta antifranquista.

Por increíble que parezca el hecho, así ha sido, Y más increíble resulta si se considera que ello, dio lugar a

una reunión del Ayuntamiento de Gubbio, de amplia mayoría social-comunista, con motivo de la cual el

alcalde mandó retirar la enseña de nuestra patria utilizando el´ argumento de que solamente los países

pertenecientes a la O. N. U..podían alzarla. De las protestas efectuadas hay dos que merecen destacarse: la

de los italianos amigos de España, que se dirigieron al gobernador de la provincia, y la de los cuatro

•pintores españoles, que ante el ultraje, dieron cuenta a la Embajada española de su decisión de retirarse

de la Exposición. Lo ´mismo acaba decir del presidente de la Asociación para el premio Bubbio 1963,

haciendo ver que dicha entidad no tiene carácter político, sino artístico, y que España, como país.1

perteneciente-a las Naciones Unidas y en buenas relaciones con Italia, tenía perfecto derecho a izar sus

colores en la plaza de la Señoría, en honor de los españoles invitados. A pesar de ello, la Junta Municipal

insistió en su decisión,, manifestando que la bandera de España quedara depositada a disposición de la

Asociación.

No obstante, las protestas han surtido efecto. El prefecto de Perusa ha manifestado que como para poder

izar banderas extranjeras en sucio italiano es preciso pedir permiso al ministro del. Interior, y dicho,

permiso no ha sido pedido, deberían ser retiradas las treinta ;y .tres banderas correspondientes a los

´países cuyos pintores aspiraban al premio Gnpbio 1963.. Parece ser que esté permiso no habíasido

solicitado anteriormente en ninguna ocasión, alzándose en la plaza de Gubbio las banderas de los países

participantes, incluida, naturalmente, . la española. Este año, gracias a la acción rastrera de dos

desalmados que no merecen el nombre de españoles, la bella plaza de la Señoría se ofrecerá desnuda del

cordial y hermoso atuendo de las banderas al viento pregonando la universalidad del arte.

Todo ello podrá ser grotesco, como decíamos. Pero revela de una manera clara una serie de cosas que no

podernos soslayar. Hay´ una ´organización en marcha contra España en tierra italiana. Hay españoles que

saben responder con facilidad. Estos españoles suelen verse asistidos por los numerosos amigos de

España que no tienen vocación suicida. Pero "ya Va siendo hora de poner las cosas en claro y de actuar

firmemente frente a una situación que mas de cuatro veces encuentra aquiescencia donde no debía

encontrarla. Si España no es capaz de contraatacar mediante una propaganda activa y eficiente, mejor es

que no participe para nada en aquellos países donde no se esta´ dispuesto a entenderla dentro de las reglas

de una relación cordial y normal. La amistad entre los pueblos no puede tener el tono de unos juegos

florales en donde hay que contestar como e! inolvidable ".Manolete" hizo en Méjico. Ni tampoco me-

diante una calidad a la que se nos obliga a cada momento. Porque resulta que a estas horas los premios

están cayendo sobre jos cuatro españoles que no quisieron vivir sin bandera.

- Lo mismo que en Venecia, donde después de ver las octavillas en que se aconsejaba la no presencia en

las ´actividades culturales españolas,´ una .película de nuestro país ha obtenido el premio de la Crítica

Internacional. Lo mismo que en Arezzo, donde un grupo de cantores españoles, modestos y casi sin

medios, de la Universidad de Madrid, ha conseguido el cuarto premio en el concurso polifónico

internacional de canto gregoriano, frente a unos grupos internacionales de primer orden.—José SALAS ¥

GÚIRIOR.

 

< Volver