I Asamblea Nacional de Acción Democrática Española     
 
 Ya.    12/12/1976.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 27. 

INFORMACION NACIONAL

12XH76

I ASAMBLEA NACIONAL DE ACCION DEMOCRATICA ESPAÑOLA

El señor Silva Muñoz hace un llamamiento a la clase política para que se alejen el rencor y el afán de

revanchismo • Definió a ADE como un partido interclases, demócrata cristiano, integrado y solidario • El

presidiente de ADE, al conocer el secuestro del señor De Oriol y Urquijo, condenó dicho acto, cometido

"por la ola negra de la subversión" • Entre los asistentes a la asamblea se encontraba doña Soledad de

Oriol, hija del presidente del Consejo de Estado

"Ante la gravedad de la misión que le ofrece a las nuevas Cortes, ante el panorama político es pañol, ante

el estado de turbación de muchos espíritus, permitidme que levante la voz y haga un llamamiento a toda

la clase política del país, sin más título que el de ser uno más entre todos ellos. Un llamamiento

enderezado a que se alejen dentro de nuestra convivencia el rencor y el afán de reyanchismo, que

llevarían en último término a que las aguas volviesen a los cauces que terminaron en la catarata que anegó

en la desesperación, el hambre, la miseria y la destrucción a nuestros país; que alejemos la división y los

personalismos con objeto de poder ofrecer al pueblo español opciones unitarias, suficientemente cortas,

pero suficientemente fuertes, sobre cuyos programas y sobre cuyas personas pueda elegir, no sumiéndose

en la niebla y en la confusión de las siglas que tanto detestamos; que no se utilice la violencia verbal ni

física, porque la violencia no genera más que violencia y resentimiento", ha manifestado don Federico

Silva Muñoz, presidente de Acción Democrática Española (integrada en Alianza Popular), en el discurso

pronunciado ayer con motivo de la I Asamblea General de ADE, celebrada en el Palacio Nacional de

Congresos y Exposiciones del Ministerio de Información y Turismo, con asistencia de cerca de

setecientas personas.

Esta Asamblea tuvo momentos de especial tensión y emoción cuando, en el transcurso de la misma, un

periodista informó a don Gonzalo Fernández de la Mora, presidente colegiado de Unión Nacional

Española y asistente al acto, del secuestro del ex ministro y presidente del Consejo de Estado, don

Antonio María de Oriol y Urquijo. Inmediatamente, el señor Fernández de la Mora comunicó tan mala

nueva al señor Silva Muñoz, quien manifestó en voz alta, tras dar cuenta a los presentes de lo ocurrido,

que dicha acción había sido cometida "por la ola negra de la subversión". Añadió que en tales

circunstancias había que conservar la calma y tener serenidad. "Que todos cumplan con su obligación —

dijo textualmente — . ADE seguirá también adelante con el cumplimiento de su deber."

En la sala donde se celebrara la Asamblea se encontraba doña Soledad de Oriol, hija del secuestrado,

viuda de Diez de Rivera. Doña Soledad, visiblemente conmocionada por la noticia, abandonó el lugar en

compañía de otras tres damas.

Entre las personalidades invitadas se hallaban, además del señor Fernández de la Mora, en representación

de Alianza Popular, don Jesús Barros de Lis, por Unión Demócrata Cristiana; don Santiago Udina

Martorell, Por Unión Catalana; don Francisco Rivera, en representación del ministro galo Philippe Malo,

del Partido Republicano Independiente de Francia; don Luis Jáudenes y García de Sola, por Unión

Regional Andaluza, quienes pronunciaron unas palabras en el turno de intervención de observadores i n v

i tados. También se leyó un telegrama de adhesión de Strauss, presidente de la Unión Cristiano Social de

la República Federal Alemana, quien excusó su asistencia, h ab i e n d o tenido que anular la víspera el

billete de avión, debido a la crisis ministerial existente en su país.

PRESENTADA LA DOCUMENTACIÓN

ADE ha presentado la documentación pertinente en el Ministerio de la Gobernación. Cuando el partido

haya sido legalizado se convocará otra asamblea nacional a fin de elegir la Junta directiva y al presidente.

Dentro del orden del día, don Antonio Ramilo, delegado de Pontevedra, leyó un informe sobre Alianza

Popular y Acción Democrática Española. Se refirió a la escisión producida en Unión Democrática

Española hasta llegar a la formación de ADE y a las reuniones mantenidas con otros grupos

democristianos, entre ellos con el que preside don Fernando Alvarez de Miranda, sin resultados positivos

para conseguir una posible integración. También hubo conversaciones con don Iñigo Cavero. El obstáculo

principal era la presencia, en los órganos de gestión, de personalidades vinculadas al régimen de Franco.

Con realismo político y en vista de que la unión democristiana no llegaba a cuajar, se llegó a la adhesión

con Alianza Popular, produciéndose posteriormente su vinculación total a la misma, lo cual provocó una

disensión muy grande en UDE, por lo que el señor Silva se dio de baja de esta asociación para fundar

ADE junto con a 1to número de miembros de UDE.

El secretario de ADE, don Ramón Hermosilla Martín, informó de los trámites legales realizados para la

inscripción del partido en el registro correspondiente del Ministerio de la Gobernación. Pidió de la

Asamblea autorización para que la Junta promotora continúe trabajando en esta primera etapa hasta en

tanto no se elija la Junta directiva y el presidente. La propuesta fue aprobada por unanimi dad.

El primero en hablar de los observadores invitados fue el señor Barros de Lis, quien comunicó que

probablemente en los p r ó x(i mos días se puedan iniciar las conversaciones entre todos los grupos

democristianos para realizar un gran pacto que los agrupe, formando lo que´ él llamó "un gran centro de

moderación" entre la derecha intransigente y el marxismo.

Por su parte, el señor Jáudenes anunció que su grupo, URA, pedirá la legalización en el registro de

asociaciones. Fue durante la intervención del señor Jáudenes cuando se conoció el secuestro de don

Antonio María de Oriol y Urquijo. Don Federico Silva condenó enérgicamente dicho atentado, mostrando

su repulsa por este acto de violencia. Dijo que "frente a actitudes antidemocráticas y violentas e

inflesibles, Acción Democrática Española continuará inflexible en el cumplimiento de su labor".

Posteriormente intervinieron los señores Udina Martorell y Fernández de la Mora. El primero recalcó la

necesidad de unión de la derecha española para luchar "contra el socialismo. El presidente de UNE

condenó el secuestro y dijo que el señor Oriol pertenece a dicho partido; también se refirió con términos

duros a la conferencia de prensa dada el viernes por Santiago Carrillo. Cerró el turno el señor Rivera, en

representación de Philippe Malo, de quien leyó un mensaje. Dijo que en Francia se vive muy de cerca el

proceso político español y que los franceses están dispuestos a ayudar a los españoles a la consecución de

una verdadera democracia.

DISCURSO DE SILVA MUÑOZ

El presidente de ADE, don Federico Silva Muñoz, empezó su discurso diciendo que:

En estas horas trascendentales, cargadas de esperanzas, responsabilidades e incertidumbres para la vida

española con que se cierra el año de 1976, nace Acción Democrática Española; y, como todo nacimiento,

supone dolor y alegría, alegría y esperanza, porque junto al dolor que nos producen esas incertidumbres y

dificultades políticas por las que atraviesa nuestro país se halla también la alegría y la esperanza de

dotarle de un instrumento eficiente de participación política que ofrecer a nuestros conciudadanos en el

marco más amplio y federado de Alianza Popular, presentada como opción válida para todos aquellos que

piensen que, con respeto al pasado, puede llegarse con sinceridad y efectividad a una real democracia en

España que sea medio de convivencia pacífica entre todos los españoles.

El señor Silva continuó su parlamento afirmando:

Pero de lo que sí podemos estar seguros es de que si en las Cámaras existen mayorías compactas,

formadas adecuadamente, será posible el diálogo entre las cabezas y la construcción del futuro político de

nuestro país. Mas si, por el contrario, actitudes más o menos insensatas o frivolas nos llevan a unas

Cortes, a unas Cámaras, sumamentehdivididas con pequeños grupos y grupúsculos, entonces el contacto

entre las cabezas se hará mucho más difícil las posibilidades de entendimiento decrecerán, y sospecho que

el caos puede presidir el futuro de nuestra Patria. La gravedad de este augurio exige que reflexionemos

todos y que creemos las condiciones precisas para que esto no suceda, porque si lo que se pretende con

las próximas Cortes es que, fundamentalmente, elaboren para España una Constitución de larga

permanencia y estabilidad; permanencia y estabilidad son incompatibles con esa excesiva pluralidad, con

esa fragmentación de los grupos y de los partidos políticos, que darían al traste con el intento, sembrando

de las más sombrías perspectivas el futuro de nuestra Patria.

LA CRISIS ECONÓMICA

Es cierto que desde el otoño de 1973 la incidencia en nuestra economía, como en la de todo el mundo

occidental, de la subida del precio dé los crudos ha producido una profunda distorsión en nuestras

finanzas públicas, pero también es cierto que desde ese momento, y a causa de acontecimientos políticos

vividos en nuestro país y de las perspectivas que el mismo ofrece, se han retraído la aportación de

capitales extranjeros o la llegada del turismo, aunque parece que este último se encuentra en trance de

recuperación. De otra parte, las huelgas salvajes y la indisciplina social han incidido en quebrantos de la

mayor importancia en nuestra economía, unido a una cierta desorientación empresarial, cuyas causas hay

que encontrar en muchos de los aspectos anteriormente descritos. De ahí que nuestra economía ofrezca

unas perspectivas sombrías.

En el enunciado de los programas de Acción Democrática Española, conformes en un todo con los de

Alianza Popular, hemos defendido y defenderemos el sistema de economía libre, de empresa libre.

Creernos que ella ha conseguido en todo el occidente los más altos niveles de vida, los más altos niveles

de producción no alcanzados por ninguna otra forma deorganización de la economía entre los hombres.

Defendemos la propiedad privada, la economía social de mercado y la libre empresa, porque queremos

que el esfuerzo de nuestros hombres y mujeres, cuando asumen el riesgo de organizar la producción,

tenga la libertad consiguiente y perciban el fruto de su trabajo y de su riesgo; no queremos que de ese

producto se apodere el Estado y que una tecnocracia politizada les señale lo que tienen que hacer y cuanto

deben producir.

Deseamos que nuestros agricultores sigan labrando la tierra de sus mayores sin que el Estado les fije ni

las parcelas que han de cultivar, ni cómo han de cultivarlas, ni cuánto han de producir Queremos que

nuestros obreros tenga el derecho a discutir las condiciones y la retribución dé su trabajo sin que la

planificación estatal se lo imponga; que puedan hacer patentes sus justas reivindicaciones con los medios

legales, incluida la huelga en las condiciones que la propia ley fije, y que su nivel de vida crezca cada día

en una sociedad de consumo eficiente, en la que no cabe el ingrediente socialista y estatificador que daría

al traste con ella. Quizás una de las fórmulas más recomendables de solidaridad en la producción sea el

sistema cooperativo implantado con realismo y transparencia.

Pero admitimos también la sustitución de la iniciativa privada por la pública del Estado en orden a la

consecución del bien general por un caro principio de la doctrina social cristiana, la de la subsidiaridad, o

sea. que defendemos la intervención del Estado contra la insuficiencia de la iniciativa privada, contra el

monopolio y por razones de seguridad y defensa nacionales.

CARACTERÍSTICAS DE ADE

Llegados a este punto, quisiera concretar un poco las características fundamentales de nuestro partido, de

Acción Democrática Española:

1.° Acción Democrática Española es un partido interclases. Vosotros mismos sois en esta mañana

testimonio vivo de cuanto afirmo. Interclases sociales porque veo los rostros de personas que pertenecen a

las más variadas clases sociales.

2.a Somos un partido demócratacristiano. Esto quiere decir que queremos la realización integra del

hombre y de todos los hombres en una sociedad comunitaria y pluralista, que queremos realizar los

valores fundamentales que lleva consigo la dignidad del hombre, libertad, igualdad de oportunidades,

justicia social y solidaridad activa,

í

Por otra parte, la llamada homologación o pertenencia a la .Unión Europea Decócratacristiana la

entendemos y la hemos entendido siempre como un acto de solidaridad de los hombres pertenecientes a

esta familia ideológica en un mundo como el actual, cada vez más intercomunicado y solidario. Nunca la

hemos concebido ni como instrumento de sumisión al extranjero o de interferencia del mismo en nuestros

asuntos nacionales. Y menos aún puede concebirse como reducto de fulminaciones y excomuniones,

realizadas por un "bunker" de papel atrincherado en una cédula concedida por una organización

internacional. Tenemos un gran respeto por los partidos demócratascristianos de Europa para admitir que

a la homologación se le pueda dar tamaño alcance.

3.º Somos un partido integrado y solidario porque en esta hora todas las significaciones políticas,

conscientes del reto del tiempo que nos ha tocado vivir y de la situación en que los acontecimientos nos

han colocado, no pueden permanecer en una posición atomizada, que fomente la confusión de las siglas, a

que antes aludo y haga crecer la desorientación que el país padece.

De ahí que nunca nos hemos negado a participar en las grandes alineaciones políticas que el país reclama.

Pero quede bien claro que esa adhesión ni abdica de nuestra idea demócrata cristiana del Estado y de la

sociedad ni admitiremos que el país se deteriore y la convivencia sufra por el encasillamiento en

posiciones individualistas que la opinión condena.

UNION CON ALIANZA POPULAR

Obedientes a esta filosofía, en los primeros días de octubre del presente año Acción Democrática

Española se adhirió plena, total, decidida y sinceramente a Alianza Popular. ¿Por qué nació Alianza

Popular? Alianza Popular nació por la necesidad de dar a un extenso sector del espectro político español

una opción única, una opción unificada para luchar contra el mayor mal que la democracia puede tener en

España, que es el mal de las siglas. Alianza Popular trató de impedir la dispersión de los votos del centro

derecha, de la cual serían y serán los únicos beneficiarios la izquierda. Trató de unificar a un extenso

sector de personas que tienen un profundo respeto para el pasado, pero que quieren la evolución

perfectiva del mismo. Alianza Popular trató de ofrecer a los españoles un ejempío de unificación, aun a

sacrificio de posiciones personales e ideológicas, siempre dignas y respetables. Alianza Popular quiso

impedir que en las próximas Cortes la atomización de los grupos las hicieran ingobernables. Alianza

Popular trató de dar un ejemplo para que fuera secundado por otros y llegar a ese agrupamiento político

de pocos, importantes y fuertes grupos políticos que asegurasen la pervivencia de la democracia en

España.

Por eso no deja de causarnos sorpresa cuando se nos habla del escándalo que ha producido nuestra unión

en Alianza Popular. Que hayamos aproximado nuestras posiciones ideológicas debería ser motivo de

satisfacción y no de crítítica. Que hayamos intentado clarificar la confusión de la vida política española,

más bien debería ser motivo de tranquilidad y no de censura.

 

< Volver