Autor: López Cansinos, Rafael. 
 La Iglesia en el mundo de hoy. 
 Comenzó ayer en Córdoba el II Congreso Islamo-Cristiano  :   
 Cardenal Tarancón: Tenemos que comprendernos y respetarnos, porque la Reconquista terminó ya hace muchos años. 
 ABC.    22/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. MARTES 22 DE MARZO DE 1977.

la Iglesia en el mundo de hoy COMENZÓ AYER EN CÓRDOBA EL II CONGRESO ISLAMO-

CRISTIANO

Cardenal Tarancón: «Tenemos que comprendernos y respetarnos, porque la Reconquista terminó ya hace

muchos años»

Córdoba, 2l. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Con el fin de encontrar caminos positivos para la

convivencia, comprensión y respeto mutuos, se ha iniciado en Córdoba el II Congreso islamo-cristiano.

Asisten el presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Enrique y Tarancón; los obispos de

Astorga y Córdoba, ministros de países árabes, embajador de Kuwait, jefes de Delegaciones oficiales de

diversos países árabes y jefe de la liga Árabe en Madrid.

El acto inaugural se ha celebrado en el salón de los mosaicos del Alcázar de los Reyes Cristianos,

presidiendo las primeras autoridades provinciales. Pronunció, en primer lugar, unas palabras de

bienvenida a los asistentes al Congreso, más de dos centenares, el alcalde de la ciudad. Intervino

posteriormente el presidente de la Asociación de la Amistad Islamo-Cristiana, el padre jesuíta Gómez

Nogales, que señaló la responsabilidad ante la Historia, que responde a las exigencias de la sociedad. Es

este Congreso —dijo—, continuación del de 1974, que supuso una convivencia entre el Islam y el

cristianismo, analizando la tarea de otros Congresos de este tipo, el más importante el de Trípoli, que fue

una continuación del espíritu dé Córdoba. Es un acercamiento de quienes profesan distintas religiones,

porque los problemas que nos separan encuentran mejor solución en él. Señaló al Congreso como de gran

altura científica e investigadora y se va a dar al mundo la prueba de que al margen de divergencias

sabemos convivir quienes mantenemos muchos puntos de contacto.

Posteriormente hicieron uso de la palabra el director de la Liga de los Estados Árabes en Madrid, los

directores de las Delegaciones oficiales de Egipto, Indonesia, Kuwait, Libia, Marruecos, Palestina y

Túnez.

Los discursos de apertura estuvieron a cargo del director de Asuntos Religiosos de la Presidencia de

Gobierno de Túnez, señor Terzi, quien expresó su satisfacción por este segundo contacto entre

musulmanes y cristianos, que. sin duda, ofrecerá frutos positivos.

El cardenal Enrique y Tarancón se refirió a Córdoba como símbolo de convivencia en la Historia. Los

frutos positivos de estos Congresos son evidentes —afirmó—, y prueba de ello, los apoyos recibidos,

entre ellos el de la jerarquía eclesiástica española a estos esfuerzos para un mejor entendimiento entre las

dos religiones y un acercamiento entre los hombres musulmanes y cristianos. Habló de los problemas

teológicos, pero con fe —dijo—, seleccionando los terrenos, dejando al margen los actualmente

insolubles, habrá resultados que propiciarán este espíritu de convivencia, para afianzar nuestra amistad,

para comprendernos y respetarnos, porque la etapa de la Reconquista terminó hace muchos años. Hemos

de ser fieles —continuó diciendo— los católicos a este espíritu de Córdoba de trabajar por el bien, de

acuerdo a las directrices del Vaticano II, destacando el tema principal de este II Congreso: el aprecio

positivo de las figuras del cristianismo y del Islam, porque todos —terminó diciendo— buscamos el

mismo fin, aunque por caminos distintos.

Dieciséis ponencias, ocho relativas al Islam y otras ocho al cristianismo, se van a exponer en estos días en

el Palacio de la Merced. El II Congreso continuará sus tareas hasta el próximo día 27.—R. LÓPEZ

CANSINOS.

 

< Volver