Autor: Marco Linares, Victoria. 
   ¿Hemos dejado el Sahara sin firmar previamente un tratado?  :   
 ¿Acaso se ha firmado con posterioridad?. 
 El Alcázar.    21/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

¿HEMOS DEJADO EL SAHARA SIN FIRMAR PREVIAMENTE UN TRATADO?

• ¿Acaso se ha firmado con posterioridad?

Por la índole y trascendencia de esta noticia sería conveniente una respuesta oficial

aclarando de una vez por todas el tema del Sahara.

Porque entre las posibles causas del llamado «acuerdo de Madrid» el hecho de no existir tal

tratado, sino un simple compromiso verbal aclararla una serie de circunstancias que de otra

forma tendrían difícil explicación.

FALTA LA INFORMACIÓN ANUNCIADA

El caso es que un año después de nuestra salida del Sahara, la opinión pública sigue

preguntándose, especialmente ahora con la reacción suscitada en cuanto a Ceuta y Melilla,

que razón obligó a España a concluir así, con más pena que gloria, su última aventura

colonizadora, siendo lamentable no que nos fuéramos del Sahara, sino la forma en que desde

Madrid se nos ordenó hacerlo.

La falta de información oficial se hace más incomprensible teniendo en cuenta que el entonces

Ministro de Información y Turismo, señor Herrero y Esteban anunciaba públicamente que al

aprobarse la Ley de descolonización del Sahara se comunicarían las condiciones del acuerdo,

pero aunque fuera publicada su aprobación el 18 de Noviembre del 75, se limitó a mencionar

algunos extremos del régimen administrativo del propio territorio sin facilitar la información

anunciada.

Cuando se inicia una democracia que comprende la participación de todos los españoles, sería

un buen principio informarnos de un tema que a todos nos interesa y todos deberíamos

conocer, pues de no concluir ese silencio ¿no podría interpretarse esa falta de información

como una duda respecto a la madurez política del pueblo español, a una falta de patriotismo

por parte suya, o simplemente de comprensión?

¿Es que ante una fuerza mayor, como pueda ser el bien supremo de España, cabe otra actitud

que la solidaridad de los españoles?

Si hubo alguna forma de coacción sería tan lógico admitirlo como obligado comprenderlo, pero

¿qué nos obligó a ceder así el territorio? ¿fueron las condiciones impuestas a cambio del

contrato con Libia en octubre de 1975? ¿Las bases americanas? ¿La ayuda USA a Marruecos

con la consiguiente posibilidad de un conflicto a mayor escala? ¿La actitud de los países

árabes amenazando con interrumpir el suministro de crudos? ¿Quizá el conjunto de varias

circunstancias?

Saberlo quizá nos hubiera identificado con el problema facilitando su posible solución.

Indudablemente habría evitado muchas injusticias, algunas frustraciones, filtraciones

subversivas y el malestar de las islas Canarias, cuando fueron las primeras en dar el toque de

alarma sobre lo que podría ocurrir, o Ceuta y Melilla, queriendo garantizarse a toda costa de no

sufrir un día el mismo evento.

Creemos que sería una forma de lealtad, hasta una lealtad obligada, para tantos españoles que

fueron allá a encontrar la muerte o dejaron allí lo mejor de sus vidas, porque este triste final,

haciendo inútil tanto sacrificio, ha malogrado la huella que España dejase allá.

EL PSOE APROVECHA LA SITUACIÓN

Cuanto más se quiera enterrar el recuerdo del Sahara, siempre volverá a resurgir como un

fantasma o un remordimiento porque si tuvimos allí errores como cualquiera puede tenerlos,

esto no justificarla acabar con un error aún mayor, y así es como se interpreta por faltar una

información oficial.

De ello se están aprovechando los que pretenden hacer del Sahara un argumento político para

atacar a España, cuando el Sahara no es, ni fue nunca, el triste resultado de un sistema político

de esta o aquella tendencia, sino de quienes no hubieran servido con lealtad ni dignidad a

España.

Ello hace que, en tono reprobatorio, pero en puro afán proselitista, tanto González en su

reciente viaje a los campos de refugiados de Argel, como en el último congreso del PSOE,

aunque tal vez nos hubieran atacado como tiramos y colonialistas por arriesgar la vida de

nuestros soldados, pretendan demostrar a los dirigentes del Polisario que mientras el gobierno

español les entregaba a los marroquíes ellos en cambio «los buenos», les apoyan moral y

materialmente.

SE EXPLICARÍAN LAS DIFICULTADES DE UN ACUERDO PESQUERO

En cuanto a las condiciones del supuesto tratado ¿en qué consistían y quienes lo suscribieron?

Porque mientras los marroquíes reconocían el 23 de Octubre del pasado año a un corresponsal

de la agencia EFE, habernos ofrecido el 60% de los fosfatos, la explotación del banco de pesca

sahariano y mantener unas bases militares, resulta extraño que luego España haya hablado de

un 33%, nada respecto a bases y en cuanto a la pesca es obvio que seguir hablando de

«llegar» a un acuerdo es porque no lo hay y ya probablemente sea difícil conseguirlo habiendo

desaprovechado la mejor ocasión.

Por supuesto no es que sacar alguna ventaja del Sahara nos hubiera parecida una razón de

peso para entregar el territorio a quienes ya intuíamos como iban a proceder, aunque

difícilmente alcánzaseme hasta que extremos, pero si es que además de haber arrastrado esa

responsabilidad no se nos da cuenta alguna vez (y ya va siendo hora de ello) de las razones

que hubo, es como si de una forma tácita se nos diera a entender que además de todo hemos

sido tontos.

Victoria MARCO LINARES

 

< Volver