Las relaciones con España     
 
 Pueblo.    03/12/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

LAS RELACIONES CON ESPAÑA

Las relaciones exteriores con Rabat efectuaron un giro de ciento ochenta grados Tras la visita que en el

mes de mayo último realizó a la capital marroquí el entonces ministro de Asuntos Exteriores, José María

de Areilza. El momento más crítico de las relaciones tuvo lugar el otoño pasado, especialmente ante las

posibles y trágicas consecuencias de la "marcha verde" sobre el Sahara. Pero tras el «acuerdo de Madrid»

las aguas volvieron a su cauce.

Es, pues, a partir del mes de mayo cuando las relaciones entran en una nueva fase de armonía y

entendimiento. Tres frentes forman el conjunto de las relaciones: las relaciones comerciales en general,

los fosfatos y la pesca. Actualmente parece que hay operaciones económicas entre los dos países por un

valor global de 50.000 millones de pesetas y con indudables perspectivas de aumentar considerablemente,

sobre todo tras los últimos contactos entre Madrid y Rabat. Las inversiones planificadas para el periodo

1973-77 ascienden a 5.800 millones de dólares. Los proyectos son gigantescos: dos presas para irrigar

noventa mil hectáreas y un puerto para manejar 50 millones de toneladas de fosfatos, diez mil

apartamentos en el área Casablanca-Mohammedia, ampliación de aeropuertos, una carretera de 283

kilómetros de Agadir al Sur, seis fábricas de azúcar, la primera de las cuales de casi medio millón de

toneladas de capacidad, y dos plantas de cemento.

Tras el "acuerdo de Madrid", Marruecos ha comprado a España el 65 por 100 de las acciones de

Fos-Bucraa. en cuya explotación España ha invertido cerca de treinta mil millones de pesetas. También se

ofrecía a los trabajadores españoles la posibilidad de reincorporarse al Sahara, una indemnización o

trasladarse a otra empresa. Por la compra del 65 por 100 de los fosfatos, Marruecos abonará a España

9.000 millones de pesetas en cuatro plazos y se hará cargo de los créditos internacionales todavía no

pagados por España. El 35 por 100 de las acciones restantes serán controladas por el INI. Sin embargo,

parece ser que desde hace varios meses España no recibe fosfatos desde Bu-Craa, lo que está creando un

gravs problema en el sector de fertilizantes fosfatados.

• LA PESCA

Según cálculos autorizados, el valor de lo que Desean los barcos españoles cerca de las costas marroquíes

se eleva a unos 15.000 millones de pesetas al año. Es el tema de la pesen el que más fricciones ha creado

en las relaciones entre España y Marruecos. En la actualidad son 320 los pescadores que se encuentran

«prisioneros» en Marruecos. Son los tripulantes de 23 embarcaciones españolas apresadas por los

cañoneros marroquíes. «Por una parte —manifestaron hace unos días los representantes de los armadores

y pescadores de Almería, Málaga, Cádiz y Huelva— se nos asegura que podemos faenar hasta las doce

millas del litoral marroquí, pero, por otra, los marroquíes nos apresan muchas millas más lejos de su

litoral. Lo único cierto es que, pese a las promesas y a las «teóricas» buenas relaciones con los

marroquíes, éstos continúan avasallándonos y haciéndonos objeto de todas las vejaciones imaginables.»

Durante este mes de noviembre las relaciones entre los dos países se han estrechado considerablemente.

A primeros del mes, los titulares de Asuntos Exteriores de España y Marruecos, soñares Oreja y Laraki,

celebraron una entrevista con ocasión del breve paso por Madrid del ministro marroquí. Se trató el tema

de la pesca, aunque no se llegó a ningún acuerdo definitivo. Por esas mismas fechas, el primer ministro

marroquí, Ahmed Osman, declaró a un diario belga que «queda aún un contencioso con nuestros amigos

los españoles. Se trata de Ceuta, Melilla y las pequeñas islas vecinas. Tenemos la convicción de que

encontraremos una. solución en su momento».

Por último, la reciente visita del Rey de Marruecos a París ha servido para estrechar lazos. Durante ella

Hassán II ha declarado: «Deseo la creación de un eje París-Madrid-Rabat». pues a pesar de que en un

momento dado, el contencioso del Sahara complicó las cosas, «ahora podrá hacerse, y ello seria

beneficioso para la prosperidad y el entendimiento de África y Europa». También durante este viaje.

Hassán II declaró que «nuestras relaciones con el Rey Juan Carlos son excelentes y hemos programado un

viaje a España para principio de la primavera próxima».

(Servicio de Documentación)

 

< Volver