Autor: Carcedo, Diego. 
 Oreja, en Túnez. 
 El Mediterráneo, para los mediterráneos     
 
 Pueblo.    11/01/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

OREJA EN TÚNEZ

EL MEDITERRÁNEO, PARA LOS MEDITERRANEOS

TÚNEZ. (Crónica telefónica de nuestro enviado especial, Diego CARCEDO.)— El Mediterráneo, para

los pueblos mediterráneos. Este podría ser en líneas muy generales el lema que presidirá la política

exterior española en la zona. Marcelino Oreja aprovechó su presencia en Túnez para adelantar los

planteamientos generales de esta política. En su discurso, pronunciado ante los embajadores de la Europa

occidental —que reproducimos íntegramente en estas mismas páginas—, ha sido un alegato en favor de la

independencia de los países mediterráneos.

La situación en el Mediterráneo ha sido también el eje central de las conversaciones que el ministro

español de Asuntos Exteriores mantuvo con su colega de Túnez, señor Chatty, y con el presidente de la

Asamblea Nacional, señor Mokadem. También hablaron de cuestiones bilaterales, del problema del

pueblo palestino, de la política española haría los países árabes e incluso, aunque parece que sólo de

pasada, sobre el conflicto del Sahara. Pero, insisto, el tema del Mediterráneo como punto conflictivo que

a todos nos afecta muy de cerca fue el tema principal. Las impresiones que existen es que ha habido un

entendimiento casi absoluto, lo cual se relejará en el comunicado que al final de a visita se va a hacer

público. Durante la cena ofrecida ayer noche al señor Oreja, el ministro tunecino ya adelantó su simpatía

«por los esfuerzos emprendidos por España en las grandes conferencias europeas para hacer prevalecer la

paz en el Mediterráneo de forma indisolublemente unida a la paz y la cooperación en Europa».

Toda la visita está desarrollándose en un tono de gran cordialidad. En su discurso, el señor Chatty, dijo:

«Nosotros estamos encantados de que Túnez haya sido elegido como el punto de partida de una serie de

visitas que las más altas magistraturas del Estado español se proponen realizar en las próximas semanas a

las tierras árabes y africanas.» También tuvo grandes elogios el ministro para «la gran clarividencia de Su

Majestad el Rey Juan Carlos y la autoridad eminentemente competente del presidente Suárez», así como

para las grandes transformaciones democráticas emprendidas por el Gobierno español».

El señor Chatty se congratuló del reconocimiento por parte de España de la injusticia que en base a la

violencia sufre el pueblo palestino. Luego añadió: «Las condiciones para el comienzo de un proceso de

paz en el Medio Oriente nunca fueron tan favorables como en este año 1977 y espero que Europa aporte

su impulso decisivo para la edificación de un Estado palestino, en lo cual España ya se ha adelantado con

su ejemplo.»

Toda la visita mantiene este tono de cordialidad y de coincidencias que parten, en reiteradas palabras del

ministro español, de la convicción de que Túnez es un factor de equilibrio, de contacto y de moderación

en el Mediterráneo.

En la mañana, los dos ministros celebraron una nueva reunión, y a continuación, el señor Oreja sería

recibido por el primer ministro, jefe de Estado en funciones. Como ya es sabido, el Presidente Burguiba

se encuentra en Ginebra, reponiéndose de su enfermedad.

 

< Volver