Autor: Orosa, José Luis. 
 En audiencia privada. 
 El señor Areilza, recibido por el Papa  :   
 Esta tarde, conversaciones difíciles con el gobierno italiano. 
 Informaciones.    12/04/1976.  Página: 1,Última. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

El señor Areilza, recibido por el Papa

ESTA TARDE, CONVERSACIONES DIFÍCILES CON EL GOBIERNO ITALIANO

Por José Luis OROSA (Enviado especial de INFORMACIONES.)

ROMA, 12.—El Papa Pablo VI ha recibido esta mañana en audiencia privada, en el despacho del

Pontífice, al ministro español de Asuntos Exteriores, don José María de Areilza.

El conde de Motrico ha llegado a la Ciudad del Vaticano poco antes de las nueve de la mañana, hora

local. Iba acompañado por el director general de Asuntos Eclesiásticos del Ministerio de Justicia,señor

Zulueta, y el embajador de España ante la Santa Sede, señor Fernández Valderrama. La conversación del

jefe de la diplomacia española con el Papa ha durado cuarenta y cinco minutos y se sabe que no fue

protocolaria.

El ministro español «permanecerá mañana en Roma para una visita de trabajo», anunció el Ministerio de

Asuntos Exteriores italiano. Esta nota, escueta, sin adjetivos, indica un poco el clima que existe, a nivel

gubernamental, de la visita del señor Areilza. Un ambiente que no debe confundirse con el que pueda

reinar en el Vaticano. Estos dos ámbitos de la visita se distinguen aquí con sutileza diplomática, puesto

que los contactos del señor Areilza en Roma tendrán lugar hoy a partir del mediodía. Esta mañana y

el martes, la visita oficial será sólo al Vaticano. A pesar de todo, en los medios diplomáticos españoles se

espera que las conversaciones serán, por lo que se refiere a la República Italiana, al menos «correctas»,

sin descartar otros resultados. Es ya conocido que las relaciones España-Italia no trascienden más allá de

los límites diplomáticos; no llegan a ser plenamente políticas.

LLEGADA

Como estaba previsto, l1egó don José María de Areilza a última hora de la tarde de ayer al aeropuerto de

Ciampino, en un vuelo no regular. Venía acompañado por el director general de Asuntos Económicos,

don Raimundo Bassols; el jefe de su Gabinete, don Pedro Churruca, y el director general de Asuntos

Eclesiásticos del Ministerio de Justicia, don Eduardo Zulueta. Se espera la llegada para hoy del director

general de Asuntos Europeos, señor Aguirre de Cárcer. El conde de Motrico fue recibido por los

embajadores de España ante el Quirinal y la Santa Sede, señores Jiménez-Arnáu y Fernández Valderrama,

respectivamente, y por los señores Márquez y Bravo, de la Oficina de Información Diplomática. También

estaban en el aeropuerto el director general de Política Exterior de la Farnesina (Ministerio de Asuntos

Exteriores italiano), Walter Giaridiani, y el embajador de Italia en Madrid, señor Staderini. Por parte

vaticana se encontraban el nuncio de Su Santidad en Madrid, monseñor Luigi Dadaglio;

don José María de Areilza saludó a todos amistosamente y se retiró a descansar a la Embajada española

ante el Quirinal, ubicada en el Gianicolo, Junto a la iglesia española de San Pedro In Montorio.

A pesar de la delicada situación política italiana, el señor Areilza ha querido cerrar cuanto antes su

«itinerario diplomático» por Europa, según el plan establecido hace unos meses. Es decir, ha querido ser

fiel al protocolo y serio ante los compromisos de contactos con los países miembros de las Comunidades

Europeas, antes de comenzar negociaciones formales para un nuevo acuerdo comercial con el Mercado

Común. Posiblemente no sea este el momento mejor para la visita a Roma (no habrá seguramente

conversaciones con Aldo Moro, primer ministro italiano, aunque no se descarta del todo), pero también es

cierto que no se vislumbra el día en que esos contactos pudieran ser más fructíferos.

En este sentido, se puede crer que el ministro español de Asuntos Exteriores no hará especiales esfuerzos

por exponer el programa de la «vía española a la democracia», a menos que, desde el Gobierno italiano,

se interesen por ello. Teniendo en cuenta, que, si no me equivoco, desde que finalizó la segunda guerra

mundial no ha habido visita oficial de ministros españoles de Asuntos Exteriores a Italia, excluyendo al

Vaticano, ello adquiere su dimensión real, pese a la seriedad diplomática del conde de Motrico.

EN EL VATICANO

Otra cosa son los contactos con el Vaticano, que hoy han comenzado con una visita de don José María de

Areilza a Su Santidad. El ministro español ha estado a solas con el Papa durante tres cuartos de hora y no

ha trascendido, naturalmente, el temario de la entrevista. Eso sí, se espera que entre hoy y mañana martes

(en que tendrán lugar conversaciones con el cardenal Villot, secretario de Estado; monseñor Benolli,

adjunto a la Secretaría de Estado, y monseñor Cassaroli, secretario para Asuntos Públicos de la Iglesia)

salgan resultados concretos. No sería aventurado pensar que lleguen a un acuerdo para la normalización

plena de las relaciones entre la Iglesia y el Estado en España, aunque ese acuerdo no puede llamarse

propiamente "concordato" o "acuerdos parciales". Parece que la famosa ´´´recta final" de los ex ministros

López Rodó y Cortina llega a su fin. Mientras el señor Areilza visitaba a Su Santidad, el director general

español de Asuntos Económicos, don Raimundo Bassols, mantenía conversaciones en el Ministerio de

Asuntos Exteriores italiano.

HOSTILIDAD EN LA PRENSA

Finalmente tendría que referirme a la actitud de la Prensa en relación con la visita del señor Areilza. En

resumen, es desfavorab1e, para no distinguir esta crónica con adjetivos, en ocasiones muy fuertes. La

reacción es más dura en periódicos como "Avanti", órgano del Partido Socialista italiano; "L´Unita",

órgano del Partido Comunista italiano, o "Paesse Sera", "Il Corriere de la Sera" e "II Giornale Nuovo", de

Milán, ignoran la visita, de momento. Asimismo el resto de la Prensa no partidaria, incluso moderada,

califica el viaje de "inoportuno" o "temido". En definitiva, las invectivas tocan al señor Areilza, aunque

vayan dirigidas más bien a Madrid.

Es posible aún es pronto para saberlo que se realicen manifestaciones de protesta contra la visita del

ministro español de Asuntos Exteriores. «Il Manifiesto», grupo de extrema izquierda, intenta llevar a cabo

una. Y si no se acumulan más, quizá haya que atribuirlo a que el embajador español ante el Quirinal,

señor Jiménez Arnau, recibió a Pietro Nenni, socialista histórico y presidente del Comité Italia-España,

hace unos días. En aquella entrevista el señor Nenni le entregó una petición de amnistía.

Aunque los lectores de INFORMACIONES conocen el programa oficial de la visita del señor. Areilza a

Italia, publicada en este periódico el viernes, les recuerdo los actos para hoy: después de la visita al Papa,

a la 13,30, el ministro de Asuntos Exteriores italiano, señor Rumor, ofrece un almuerzo al Ministro

español en Villa Madama. Tras el almuerzo mantendrán conversaciones los ministros y altos

funcionarios. Para las seis de la tarde de hoy está prevista la audiencia con el Presidente de la República

Italiana, Giovanni Leone, en el Quirinal. A las nueve aproximadamente el ministro español ofrecerá una

cena a su colega italiano, señor Rumor.

 

< Volver