La entrevista estaba preparada anes de la supresión del TOP     
 
 Arriba.    02/01/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La entrevista estaba preparada antes de la supresión del TOP

MADRID. (Logos.)— La «cumbre» hispano-germana del 6 y 7 de enero en Madrid puede abrir una

nueva etapa en las relaciones entre España y Alemania, pese a que en ella no se va a negociar ningún

asunto concreto. Schmidt y Suárez se limitarán, según nuestras noticias, a tener un cambio general de

impresiones sobre temas de política internacional y europea, y el Jefe del Gobierno español informará a

su huésped sobre su programa de quemar etapas para consumar el proceso democratice en España.

No es cierto, como han informado algunos medios informativos, que el canciller alemán se haya inclinado

a visitar a Suárez en Madrid como consecuencia de la evolución de los últimos días —de la liberación de

Carrillo y de la supresión del Tribunal de Orden Público—, pues nos consta que el encuentro de ambos

estadistas se llevaba preparando desde hace meses. En las altas esferas diplomáticas de Bonn se detectó

con singular interés el viaje relámpago de Suárez a París para entrevistarse a principios de verano con el

entonces primer ministro francés Jacques Chirac. Francia y la República Federal Alemana han sido las

dos Naciones europeas que han «apostado» de manera más decidida, a la evolución política impulsada

por la monarquía tras la muerte de Franco. Los Presidentes Giscard y Scheel estuvieron en Madrid el día

de la proclamación, de Juan Carlos. El próximo encuentro de Suárez y Schmidt es una consecuencia de la

política iniciada entonces, fruto de los contactos internacionales de Juan Carlos siendo todavía Príncipe de

España.

Ya el pasado otoño se mostró Schmidt dispuesto a entrevistarse con Adolfo Suárez, y así se hizo saber por

los canales pertinentes en Presidencia del Gobierno, en Castellana, 3. Dado que el canciller germano es

vicepresidente del SPD, el Partido Social Demócrata alemán (el presidente del partido es Willy Brandt),

de parte española se creyó sería más oportuno fijar el encuentro después de la celebración en Madrid del

Congreso del PSOE, que tuvo lugar del 5 al 8 de diciembre, iba a haber ido Suárez a Bonn en un viaje

relámpago. Luego, por otros compromisos de ambos estadistas (y quizá también ante la perspectiva del

viaje de Schmidt a la Costa del Sol no llegó a desplazarse Suárez a Alemania.

Primer socialista Jefe de Estado

Ha habido unos momentos de «suspense» porque, aún estando en intención de ambos Jefes de Gobierno

el reunirse, no se supo si concretarían el verse en la Costa del Sol; si ,al contrario, Schmidt vendría a

Madrid en su viaje de regreso a Bonn (Logos lo daba el pasado lunes, no solo como posible, sirio también

como probable, o si la cita quedaría para más adelante en Alemania.

El canciller alemán se ha avenido de buen grado a ser huésped de su colega español en Madrid. Va a ser

esta visita del canciller a la capital de España de singular significado político, pese a que por su duración

será poco más que de «parada y fonda», ya que llegará el día 6 a última hora de la tarde —habrá un

encuentro con Suárez y una cena oficial— y al día siguiente, hacia el mediodía, continuará vuelo a

Alemania.

Schmidt es el primer ¡efe de Gobierno europeo perteneciente a un partido socialista que viene a Madrid

desde antes de la guerra civil. El propio Schdmit estuvo en Mallorca hace dos años, y su antecesor en la

cancillería, Billy Brandt, en Canarias hace cuatro, y ambos evitaron contactos oficiales a alto nivel. La

reunión Suárez-Schmidt, en estos momentos, se interpreta como una prueba de que España ha empezado

a superar ya el aislamiento internacional.

Schmidt es, no obstante, el segundo canciller de la República Federal que visita Madrid. Ya hace diez

años —en 1967— vino a la capital de España el entonces jefe del Gobierno de Bonn, Kurt Georg

Kiesinger, miembro del ala conservadora de la democracia cristiana y exmiembro del partido nazi. Fue el

único jefe de Gobierno de un país importante europeo en visitar España hasta entonces, desde que Franco

había asumido el Poder.

Adolfo Suárez ha tenido en menos de seis meses, contactos a alto nivel con varios estadistas europeos. El

pasado verano se vio con el entonces primer ministro galo, Chirac, y con el jefe del Gobierno de

Luxemburgo, Thorn. En noviembre le recibió en Lisboa su colega portugués, Mario Soares, y el próximo

jueves se reúne en Madrid con el canciller alemán, Helmut Schmidt. Por lo visto, a más de los temas

generales de política europea, Suárez y Schmidt abordarán en su encuentro de trabajo de Madrid

cuestiones relacionadas con la política de defensa de la países occidentales (y la participación futura de

España) y, de manera especial, asuntos económicos (la lucha contra la inflación y la incidencia de la crisis

de producción y del paro en la inestabilidad política).

 

< Volver