Desde hoy relaciones con URSS, Hungría y Checoslovaquia. 
 España culmina su apertura al Este     
 
 Diario 16.    09/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 25. 

España culmina su apertura al Este

MADRID, 9 (D16);—España culminó hoy su proceso de acercamiento a los países de Europa oriental

estableciendo relaciones diplomáticas plenas con la Unión Soviética, Hungría y Checoslovaquia.

Terminó así la congelación" decretada por el Gobierno de Francisco Franco contra todo lo que tuviera que

ver con el otro lado del "telón de acero", y se cumple la promesa hecha por el Rey Juan Carlos de

mantener relaciones con todos los países del mundo, independientemente de su ideología.

Recientemente, España estableció relaciones diplomáticas con Rumania, Polonia, Yugoslavia y Bulgaria.

También mantiene con la" República Democrática Alemana, aunque el Gobierno de este país retiró su

representante en Madrid a raíz de las ejecuciones de octubre de 1975.

España y la Unión Soviética restablecieron relaciones diplomáticas plenas en la segundad de que ello

redundará "en bien de los pueblos español y soviético, y en aras del fortalecimiento de la paz y la

seguridad en Europa y en todo el mundo".

Oreja y Gromyko

El acuerdo, hecho público en un comunicado conjunto hispano-soviético, fue formalizado mediante un

intercambio de notas entre el ministro de Asuntos Exteriores de España, Marcelino Oreja Aguirre, y su

colega soviético, Andrei Gromyko, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista

Soviético.

"España y la Unión Soviética desarrollarán sus relaciones sobre la base de los principios de coexistencia

pacífica, conforme a la Carta de la ONU y en el espíritu de los entendimientos logrados en la Conferencia

sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa" afirma el comunicado.

El intercambió de notas tuvo lugar a las diez la mañana simultáneamente en Madrid y Moscú.

El. ministro de Asuntos Exteriores informó que España, al establecer relaciones diplomáticas con la U.

R. S. S., hace plena reserva de sus eventuales derechos a los que no renuncia. Esta es una referencia

expresa al tema del oro enviado a Rusia por el Gobierno de la República durante la guerra civil.

Empezaron con Azaña

La relaciones España-U. R. S. S. quedaron formalizadas en 1933, durante el Gobierno de Manuel Azaña,

pero hasta el 25 de agosto de 1936, ya iniciada la guerra civil, no llegó al Madrid republicano el primer

embajador," Marcel Rosenberg. El representante español en Moscú fue Marcelino Pascua. Rosenberg fue

más tarde sustituido por León Gaikins.

Marcelino Pascua, último embajador de España en Moscú, nació en el seno de una familia vallisoletana

de extracción proletaria Estudió Medicina ,y fue director general de Sanidad en la Primera República.

Antes de finalizar la guerra pasó a París en calidad de embajador. Marcelino Pascua fue, desde su

Juventud, militante del Partido Socialista Obrero Español. En la actualidad vive en Ginebra

(Suiza),´´retirado de toda actividad política y diplomática.

La proclamación del general Franco como Jefe del Estado abrió un paréntesis de treinta y ocho años, a lo

largo de los cuales Moscú y el comunismo fueron sinónimos de "demonios" en la propaganda oficial.

El restablecimiento de relaciones con la unión Soviética ha supuesto una larga negociación que iniciaron

en 1958, al nivel de "primeros contactos exploratorios" los embajadores de España y la U. R. S. S. en

París, conde de Casas Rojas y" Serguei Alexandritich.

En 1961. a nivel de sondeos, el entonces embajador de España en París, José María de Areilza. El conde

de Motrico sí entrevistó con Vinogradov, embajador ruso en París, en casa de Manlio Brosi embajador de

Italia en Francia.

Estos primeros pasos se vieron pronto congelados por imperativo de la política interior española, hasta,

que Gregorio-López Bravo, entonces ministro de Asuntos Exteriores, en una operación más espectacular

que de fondo, efectuó en 1969 .una escala técnica en Moscú —venía de Filipinas— y logró entrevistarse

con un viceministro soviético.

Poco después, el propio López Bravo al establecer relaciones con China Popular, volvió a congelar la

normalización diplomática con Moscú. Tampoco la situación política interna de los últimos años de

Franco permitía un paso positivo en este sentido.

Con el primer Gobierno de la Monarquía, Aréilza, al frente de la diplomacia española, se volvió a

relanzar con fuerza el tema de la normalización con el Este. El embajador Nuño Aguirre de Cárcer fue

una pieza clave en esta política, al visitar el 9 y 18 de mayo de 1976,respectivamente, Belgrado y

Bucarest.

El propio Areilza, el 10 de febrero de 1976, había restablecido en París, al más alto nivel el diálogo para

conseguir la definitiva normalización con Moscú, al entrevistarse con el embajador soviético en Francia,

Stepan Chervonenko.

En abril de 1976. una detección oficial española negoció en Moscú la implantación de vuelos regulares

entre Madrid y la capital soviética.

Relaciones comerciales

En 1976 España exportó a la U. R. S. S. bienes por valor de 6.700 millones de pesetas, mientras que las

importaciones ascendieron a 11.000 millones. Hasta ahora, las compras españolas a la Unión Soviética se

orientaban casi exclusivamente en el campo de las materias primas, sobre todo petróleo, además de

madera y chatarra, mientras que por parte soviética las principales adquisiciones se basaban en productos

agrícolas (vinos, aceite de oliva y cítricos y productos siderúrgicos).

Para este año están firmados ya algunos contratos de suministro por un valor aproximado de 150

millones de dólares. Un contrato muy importante, que también está ya firmado, es el que vinculará a los

dos países desde 1978 hasta el año 2000. El contenido del mismo se refiere a la transformación en las

plantas soviéticas del producto concentrado de uranio español en uranio enriquecido, que servirá de

combustible para las centrales atómicas españolas.

Entre los nombres que se barajan para encabezar la nueva representación soviética destaca Vlademir

Pertsov, miembro del Comité Central del Partido Comunista, de cuarenta y seis años, diplomático "de

carrera y encargado de los asuntos de la Península Ibérica en el Ministerio de Asuntos Exteriores de

Moscú, quien ha visitado España en varias ocasiones.

Por aplastante mayoría, los dirigentes de la oposición democrática consideran ´"lógico" el paso dado hoy

por el Gobierno Suárez,-según una encuesta realizada por la agencia Cifra.

 

< Volver