Después de treinta y siete años, relaciones diplomáticas con la URSS     
 
 Ya.    10/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DESPUES DE TREINTA Y SIETE AÑOS, relaciones diplomáticas con la URSS

Se restablecen también con Checoslovaquia y con Hungría • El nuevo embajador soviético en Madrid

parece que será Vladimir Pertsov • En la Unión Soviética viven hoy unos mil quinientos españoles, de los

veinticuatro mil que se exiliaron al terminar nuestra guerra civil

Después de treinta y siete unos sin relaciones diplomáticas entre España y la Unión Soviética; ayer,

ambas naciones han acordado reanudarlas a nivel de Embajada. La declaración oficial sobre esa decisión

fue hecha simultáneamente en Madrid y en Moscú. Momentos después se hacían otras dos declaraciones

oficiales:España restablecía relaciones diplomáticas a nivel de Embajada con Checoslovaquia y con

Hungría, Ayer mañana, España se abría en su mundo diplomático con tres países del Este. Sólo faltan en

esa apertura Alemania del Este, que las rompió unilateralmente, y Albania.

Las relaciones diplomáticas entre España y la Unión Soviética han sufrido diversos eclipses y

reconocimientos. Al producirse en Rusia la revolución de octubre de 1917, España rompió sus relaciones

diplomáticas con la nueva potencia que había surgido, la Unión Soviética. Sin embargo, los intercambios

comerciales no fueron suspendidos, hasta el punto de que los de mayor entidad se producen en la etapa

1927 a 1930, bajo el Gobierno del general Primo de Rivera, y promovidos e inspirados por su ministro da

Hacienda, Calvo Sotelo.

Los primeros contactos diplomáticos con la Unión Soviética se produjeron en julio de 1933, al anunciar el

presidente Manuel Ázaña el reconocimiento de la URSS, que llegó a nombrar su embajador en Madrid a

Lunacherki. Los elementos políticos de derechas, se opusieron a tal reconocimiento y al ganar la CEDA

las elecciones de 1933, aquel reconocimiento quedó anulado. Es el 25 de agosto de 1936—en plena

guerra civil española—cuando llega a Barcelona, como cónsul general de la URSS, Antonov Ovseenko, y

dos días después el embajador Marcel Rosenberg presentaba al presidente de la República, Manuel

Azaña, sus cartas credenciales como representante de la URSS en España. Simultáneamente fue nom-

brado embajador de España en Moscú Marcelino Pascua.

Durante los años 1937 y 1938 hubo un incremento en el intercambio comercial entre los dos países,

alcanzándose cifras si-milares a las del período de Primo de Rivera, 30,8 millones de rublos.

Al terminar la guerra civil española, las relaciones diplomáticas entre los dos países fueron rotas

nuevamente. Sin embargo, desde 1958 se fueron iniciando contactos diplomáticos ,que se plasmaron en

intercambios culturales, deportivos, comerciales y, pesqueros. Ahora, con el acuedo, se restablecen

plenamente las relaciones diplomáticas, y se da el nombre de Vladimir Pertsov como embajador soviético

en Madrid.

A la unión Soviética emigraron, al terminarse nuestra guerra civil, unos 24.000 españoles, de los que hoy

día quedan unos 1.500, ya que a partir de 1950 el éxodo de los españoles hacia su patria se fue

intensificando. Noticias procedentes de Moscú indicaban ayer que los españolea allí residentes recibieron

con alegría la noticia de la reanudación de relaciones diplomáticas entre España y la Unión Soviética.

 

< Volver