Culminación de la apertura española a los países del Este. 
 Embajador Bogomolov y embajador Pertsov  :   
 Dos hombres decisivos en las relaciones hispano-soviéticas. 
 Ya.    10/02/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

EMBAJADOR BOGOMOLOV Y EMBAJADOR PERTSOV

Dos hombres decisivos en las relaciones hispano-soviéticas •• El primero lleva siete años en Madrid; el

segundo será, probablemente, el embajador soviético en Madrid

Después de la guerra civil española, las relaciones España-Rusia siguieran interrumpidas un largo

paréntesis de muchos años. Los contactos a nivel oficial fueron casi nulos, y algunos contacto , como el

de Vinogradov Areilza en París, se quedaron casi en meras anécdotas. Hay que constatar que en las

relaciones ha sido muy insistente la Unión Soviética; de siempre ha llevado la iniciativa en los contactos.

Pero toda insistencia en reanudar las relaciones se estrellaba contra la postura oficial española.

Hemos de llegar al año 1964, unos meses antes de la caída de Kruschev, para que, con motivo del

encuentro de fútbol España-Rusia, pudieran abrirse algunos contactos. El 21 de Julio de 1964 se celebró

en el estadio Bernabéu el encuentro valedero para la Copa de Europa entre las selecciones nacionales,

España venció con el famoso gol de Marcelino, Pero junto con los jugadores y entrenadores en aquel

viaje, como en casi todos los viajes posteriores, había presencia de policías y políticos, y asi, en aquella

fecha acompaño a la selección rusa un hombre que ha sido decisivo en las relaciones hispano-rusas:

Vladimir Vladimirovich Pertsov. Este personaje iba a ser clave en todo el entramado de las relaciones

entre los dos países, perseguidas con tanto ahínco por la Unión Soviética. Y su nombre se da seguro para

el cargo de primer embajador de Moscú en Madrid. Pero antes de referirnos a Vladimir Pertsov, y para

seguir un orden cronológico, hay que hablar de otro hombre clave que actualmente vive en, Madrid. Es el

diplomático Serguei Alexandrovich Bogomolov, desde hace siete años representante diplomático de la

URSS en España, y quE ha desarrollado en ese tiempo una enorme labor en interés de su propio país.

BOGOMOLOV

Serguei Bogomolov fue colocado por Moscú en Madrid debido a las presiones de algunas compañías

españolas que comerciaban con la Unión Soviética. Una de estas compañías, Taba-cos de Filipinas, y uno

de sus consejeros, el señor Mas Ramón, pidió al entonces ministro de Asuntos Exteriores, señor López

Bravo, que Bo-gomolov fuera incorporado al personal de la compañía rusa Naviera del Mar Negro a la

delegación soviética en Madrid. Fue aquella incipiente apertura al Este de López Bravo y su escala

técnica en Moscú. Pero Bogomolov se quedó en Madrid, en donde comenzó una nueva labor, callada y

efectiva.

ESPECIALISTA EN VINOS Y RELACIONES SUBTERRÁNEAS

Sergio Bogomolov es un especialista en vinos y en relaciones subterráneas. Los dos temas los maneja par

igual, como un auténtico experto. Delgado, pensativo, calvo, de ojos azules y mirada fría, poco emotivo,

cerebral, con una gran capacidad para e1 análisis y la velación social. No hay restaurante madrileño de

cuatro o cinco tenedores que no conozca la presencia de Bogomolov en sus mesas. Y no hay personaje y

personajillo de la vida política o económica española que no se haya sentado a la mesa con él.

La camida para Bogomolov es una manera de relacionarse y de lograr informaciones. Y asi, de un

almuerzo (las propinas que suele dar a los camareros rebasan las quinientas pesetas) suele sacar de su

interlocutor que éste le presente a su vez nuevos personajes a quienes invitar y con quienes dialogar. De

esta manera Bogomolov ha logrado introducirse, de una manera eficaz y efectiva, en todos los sectores

que le han interesado de la vida económica y política española. Y todo ello, naturalmente, al servicio de

su país y de la política rusa. En ningún otro punto de destino de su carrera diplomática (cuando vino a

España, la prensa americana publicó que era un destacado miembro de la KGB) se ha encontrado tan a

guato y ha trabajado con tanta eficacia como en Madrid. Buena prueba de ello está en las condecoraciones

que su Gobierno le ha otorgado, asi como el ascenso a la categoría de em-bajador, que actualmente

ostenta.

Aunque al principio de su llegada a Madrid Bogomolov se comportaba con prudencia y discreción,el

afianzamiento de su situación, así como las vicisitudes internas de la política española,la permitieron

desplegar una actividad insólita en cualquier otro sitio. Y de la mano de Bogomolov han desfilado por

Madrid empresarios soviéticos, falsos turistas, intelectuales, políticos, jefes de la KGB y un sin fin de

figuras, la mayor parte de ellas ignoradas totalmente del público, pero que han efectuado una intensísima

lalbor en favor de los intereses soviéticos en España.

Á el se debe en gran parte la ampliación de relaciones comerciales (deficitarias para España),

establecimiento de linean aéreas y marítimas, etc. Tuvo una destacada estuación en las gestiones para que

un marinero ruso que escogió la libertad en Canarias fuese devuelto a la URSS: lo correspondieron quince

años en Siberia.

Sería materialmente imposible reflejar en breves tosas toda la actividad de Bagomolov en Madrid. Pero

ahí está su gran labor en beneficio de su propio país. En el orden personal, Bogomolov, divorciado de mi

primera mujer y casado hace nueve años con ,1a actual, ha tenido recientemente un hijo en Madrid, a

quien en los ambientes diplomáticos se le conoce con el nombre de Pepe Bogomolov, por aquello del

madrileñismo.

Junto a este hombre clave hemos de mencionar también el posible próximo embajador ruso en Madrid

Vladimir Pertsov, a quien nos referimos al principio.

UN EXPERTO EN TEMAS ESPAÑOLES

Vladimir Pertsov, de cincuenta y dos anos, ruso, gordo y,orondo, con un dominio completo del idioma

español, va a cumplir posiblemente un sueño largamente acariciado: ser embajador de Rusia en Madrid.

Lleva preparandose para ello casi veinte anos. Es un experto en las cuestiones españolas como asesor de

Boris Ponomariev, responsable de los asuntos de la península Ibérica. A sus órdenes se encuentran más de

cuarenta expertos en cuestiones españolas, Pertsov empezó estudiando español en la universidad y de ahí

pasó a la editorial. Progresó como traductor de español. Incluso a él se debe la traducción de alguna

novela. Es muy conocido de los miles de españoles exiliados en Moscú, los cuales no guardan

precisamente un gran recuerdo de él. Presume, y así lo declara, de tener gran amistad con Santiago

Carrilio, pero eso no impidió que en la ascisión del PCÉ,, cuando la invasión de Checoslovaquia,

Vladimir Pertsov apoyara, para destrozar a Carrillo, al grupo encabezado por Lister e incluso financiara

con dinero soviético las ediciones de Mundo Obrero", afín a la línea de Lister, Solamente cuando. éste

dejó de interesar-le volvió de nuevo a relacionarse con Carrilllo. Pertsov ha servido en alguna ocasión de

intérprete de La Pasionariaf y los juicios que ésta hacia de él se corresponden con los que Pertsov, a su

vez, decía de La Pasionaria, en organismos oficiales españoles: "La Pasionaria es una vieja santona que

no hace más que estorbarnos, pero a la que no podemos echar. No le hacemos caso. Sus juicios no tienen

ningún valor ni influyen para nada en la política, de la Unión Soviética.

FESTIVALES Y OTROS VIAJES

Desde el gol de Marcelino, Vladimir Pertsov ha realizado ocho o diez viajes a España con distintos

motivos: futbolista entre los futbolistas, artista de cine entre los cineastas, periodista entre los enviados

especiales, observador político entre los políticos e intelectuales... Con diversas denominaciones y con

diversos motivos, su presencia en España ha sido casi continua.

Por cierto que en el primer viaje, en una librería muy conocida de la calle de Serrano, concretamente en

Aguilar, entró para adquirir guías telefónicas de Madrid. Desde la librería le remitieron a la Telefónica,

No es un hecho baladí, puesto que en las guías telefónicas vienen debidamente ordenados todos los

madrileños con teléfono. En Moscú las guías telefónicas no se venden, Pertsov sirvió de introductor a

Bogomolov, y cuando éste llegó a Madrid tenía en su agenda más de un centenar de nombres españoles

con su dirección y teléfono correspondientes.

Pertsov es hombre inteligente, simpático en ocasiones, creyente con los creyentes (hay una foto de él,

publicada en "La Vanguardia", de Barcelona) asistiendo muy serio a una procesión), ateo con los ateos,

ligero con los frivolos, filósofo con los intelectuales y distante con los de abajo. Todo tiene un fin: el

servicio mejor para la Unión Soviética. Es un perfecto político-funcionario. Su capacidad de relación es

muy grande y en Madrid es muy conocido, tanto en los ambientes cinematográficos como en los políticos

y diplomáticos.

Pese, a que ahora declare ("Opinión") que le gustaría, ser embajador en la España del Rey, ha luchado

durante anos por llegar en la España de Franco. El caso es que, si su nombre se con-firma como parece lo

más probable, ha logrado su viejo sueño, primer embajador de la Unión Soviética en Madrid. Su nombre

se unirá a los de Lunarchasqui y Rosemberg. Es decir, habrá pasado a figurar en las páginas de "La Gran

Enciclopedia Soviética".

 

< Volver